Las Tunas, Cuba. Sábado 23 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Agroecología, palabra de orden en una finca de Las Tunas

Agroecología, palabra de orden en una finca de Las Tunas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Agroecología, palabra de orden en una finca de Las TunasLas Tunas.- Con orgullo habla de su finca agroecológica Enrique Santiesteban Prieto, un campesino asociado a la Cooperativa de Créditos y Servicios Fortalecida Josué País, en el municipio de Las Tunas.

Desde lejos sus tierras se ven hermosas y en su interior la realidad regala imágenes de postales a los visitantes; en primer lugar, por el verde que abunda por doquier, a pesar de la sequía.  Y también porque cada actividad tiene su espacio independiente.

Cabras, carneros, vacas, caballos y aves crecen para el pueblo, muy cerca de donde crecen diversos frutales y cultivos varios, gracias a técnicas amigables con el medio ambiente y a la voluntad del productor y su familia.

¿Qué origen tienen sus tierras?

«Las tierras son herencia familiar.  Eran de mi abuelo y luego las trabajó mi papá, que vive todavía.  Tiene 90 años y reside en la ciudad.  Nosotros siempre las hemos trabajado.  Me tocó, por cosas de la vida.  Yo soy el más chiquito de los hijos y aquí estoy, sembrando muchas cosas, con los ojos puestos en el futuro».

Agroecología, palabra de orden en una finca de Las Tunas

Enrique Santiesteban Prieto.

¿En qué condiciones las recibió?

«Tengo muchos recuerdos de aquí durante mi niñez.  Era una finca bella; todo el tiempo, sin importar la estación del año.  Pero, solo se sembraban plátanos.  No había diversificación.  Además, los años no pasan por gusto y las tierras se destruyen.  La verdad es que el deterioro era evidente».

¿Cómo transformó la finca?

«Lo primero que hice fue rotar los cultivos para enriquecer los suelos.  En la parte delantera teníamos un potrero y poco a poco fui cambiando ese entorno y lo dediqué a la crianza de mis animales.  Aquí en la finca había una parte con un desnivel de cerca de un metro.  Me puse como meta resolver ese problema porque ahí no crecía ni la hierba.  Ahora todo es lindo ahí y está parejito.  Vaya, parece un dibujo».

¿Qué siembra?

«Lo que más siembro es coco intercalado con mango.  También tengo mucha naranja agria.  Pero vamos a fomentar naranja dulce y otras frutas como guayaba.  O sea, ya hay pero voy por más cantidades.  También quiero incursionar con la piña pues cuando muchacho llegué a tener hasta cinco mil plantas de esa fruta. Y en otros momentos he cosechado cientos de cajas de tomate, un millón de ajo de siembra y medio millón de ajo de cebolla, y mucho más».

¿Qué alternativas agroecológicas aplica en su propiedad?

«Creo que lo primero es diversificar los cultivos.  También cuidar la hierba, que es la capa protectora de los suelos.  Desde niño he usado cercas de maya o piña de ratón y siembro variedades, cuyos desechos me sirven para tapar los espacios que aprovechan las corrientes de agua.  Uso fertilizantes biológicos que hago yo mismo como compost y humus de lombriz.  Lo hago convencido de que hay que fortalecer el terreno porque de lo contrario las nuevas generaciones no tendrían vida mañana».

¿Cómo lo apoya la familia?

«Muchísimo, con el cariño y el respeto que siempre nos hemos prodigado, y con ayuda física también.  No tengo hijos varones.  Solo una hija que también tuvo una hija.  Yo quisiera que vieras a mi nieta de 13 años, tan elegante y grande y a la vez tan trabajadora.  Desde que tenía ocho años me ayudaba y me pedía un azadón para desyerbar.  Me ayuda a recoger semillas de mango, a rellenar bolsos y constantemente quiere ayudarme a sembrar las plantas».

¿Cuál es el compromiso para el futuro?

«Seguir produciendo.  Mis cosechas van todas a la población.  Y así será, mientras viva».

La finca Maravilla de la Naturaleza es ejemplo ante las demás de la provincia de Las Tunas por la puesta en práctica de diferentes alternativas que protegen los suelos, las aguas subterráneas y a otros recursos del medio ambiente.

Es orgullo de su dueño, quien comparte ese sentimiento con los visitantes, con la satisfacción de haber cumplido el encargo que, por herencia, le dejara su abuelo.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera se destaca por su sensibilidad para las historias de vida a través de entrevistas. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. Ama por sobre todas las cosas a sus hijos Johana y Oscarito, le facsina el color verde y es amante de la naturaleza, la música. Para ella el amor abre cualquier puerta y la amistad es un puente para sustentar la vida. yenimadv@enet.cu Blog: http://www.soydelastunas.blogspot.com

Un comentario

  1. Hermoso articulo!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve − 5 =