Salvador y los ómnibus sin accidentes

Salvador Vidaña González, chofer de la empresa de ómnibus en Las Tunas
Salvador Vidaña González, chofer de la empresa de ómnibus en Las Tunas. (Foto: Angel Espinosa)

Las Tunas.- Se llama Salvador Vidaña González  y es chofer de la empresa de ómnibus en Las Tunas desde hace ya 18 años. Sabe, por tanto, de madrugadas en la carretera, atento a los  ciclistas imprudentes, los animales en la vía y todo lo aciago que puede ser una noche entera frente al timón.
Conoce, así mismo, de roturas en mitad del  camino, del  trasbordo de pasajeros,  de los frenos que se resbalan en el pavimento de las calles mojadas en días de  lluvia, del que se marea en el viaje y le pide «una paradita chofer, vaya, de un momentico nada más»  y de un seremil de cosas como esas.
Me dijo que se acuerda perfectamente del día en el  que le  dieron su licencia de conducción, que fue en el año 1983 en la ciudad de Camagüey, porque debutó allá, como chofer de ómnibus urbanos y luego, tiempo después, llegó a Las Tunas.
Es padre de dos hijos y abuelo de dos nietos y confesó sentir orgullo porque apoyan y entienden sus desvelos, lo sabe porque están pendientes de todo y hasta su esposa, las  veces en que ha hecho falta, agarra lo necesario y viene para la Base a ayudarlo a limpiar y a acondicionar el carro en el que esté trabajando.
Lo que no me dijo, porque me lo contaron los otros, es su condición de «veterano» en lides de guaguas, de su entrega y disciplina; no me contó, tampoco, de que su nombre se inscribe entre los trabajadores en activo más longevos de la entidad y lo mejor: nunca ha tenido un accidente de tránsito.
¡Y en buena hora lo diga!, así exclama cuando lo interpelo al respecto y me asegura que la receta es simple porque se traduce en precaución, respeto a  todos los usuarios de la vía y responsabilidad siempre frente al timón.
/ymp/
Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

La bordadora de Barranca

Miguel Díaz Nápoles

Pedro y su hermosa vida de campo

Miguel Díaz Nápoles

Clarisbel, una vida dedicada a Bandec

Luisa Elena Rivera Cubelo

Escribir Comentario