Las Tunas, Cuba. Sábado 25 de Noviembre de 2017
Home > Deportes > Béisbol cubano: ¿rivales más fuertes… o equipo más débil?

Béisbol cubano: ¿rivales más fuertes… o equipo más débil?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Equipo_beisbol_cubaLa actuación del equipo de béisbol de Cuba en los recientes Juegos Panamericanos de Toronto, donde de forma agónica se alcanzó una medalla de bronce, y en el actual torneo Premier-12, en el que a duras penas se llegó hasta el juego de «cruce» y no se alcanzó siquiera la fase semifinal, ha incentivado la ya larga polémica en torno a los pobres resultados obtenidos por nuestra selección nacional en los principales eventos internacionales de los últimos lustros.

En esa encendida disputa, resulta preocupante que algunos directivos, técnicos y comentaristas del béisbol, al intentar explicar las constantes derrotas, esgrimen con fuerza, como si fuera el argumento esencial, la presencia de los peloteros «profesionales» que desde finales del pasado siglo comenzaron a participar en los equipos de sus respectivos países en los diferentes torneos.

Nadie podría negar, porque resulta indiscutible, que ese factor es uno de los que deben tomarse en cuenta a la hora de razonar en torno a las causas del notabilísimo «descenso» del accionar internacional de las selecciones nacionales de la Isla.

Evidentemente, no es lo mismo enfrentarse a conjuntos integrados por peloteros universitarios o «descartados» por su edad o por su calidad de las principales ligas beisboleras, como sucedía en los torneos en los que Cuba participaba y reinaba de manera casi absoluta en las décadas de los años 60, 70 y 80, que a jugadores que están o han estado recientemente en activo en las Grandes Ligas de Estados Unidos o Japón, en las llamadas Ligas Menores o en cualquiera de los torneos que existen en las naciones con mayor rango beisbolero de América, Asia y Europa, es decir, a peloteros que tienen el llamado «oficio», que se adquiere cuando se juega de manera constante y a un nivel alto.

En mi modesta opinión, el análisis para buscar las causas de los fracasos — y lo que resulta más importante –, revertir la situación y transformar las derrotas actuales en victorias futuras, debe centrarse, fundamentalmente, no en el incremento del nivel de juego de los contrarios que ahora enfrentamos, sino en los motivos que provocan el notable descenso del nuestro.

No me parece inteligente ni útil continuar esgrimiendo el argumento de la «profesionalidad» de los peloteros con los que ahora nos medimos y nos mediremos en lo adelante, porque eso ya no va a tener retroceso y, además, en honor a la verdad, los peloteros que integran la selección nacional cubana año tras año también han sido y son profesionales del béisbol, aunque, por supuesto, con las notables diferencias impuestas por las limitaciones económicas que ha enfrentado y enfrenta Cuba, entre cuyas causas tienen un gran peso el bloqueo y otros obstáculos impuestos desde el exterior, que también han afectado el desarrollo normal de la actividad deportiva, y en particular del deporte nacional. Pero este aspecto del problema necesitaría de un espacio aparte y no es el objetivo medular de este comentario deportivo.

Me parece mejor que, en vez de centrarnos en los contrarios, nos dediquemos más a mejorar lo que hacemos y fundamentalmente a lo que está por hacer para lograr que Cuba llegue, más temprano que tarde, a tener un equipo como el de las décadas de los 80 y 90.

Es cierto que el béisbol cubano se ha visto afectado en los últimos años por las frecuentes salidas del país de excelentes peloteros que hoy se desempeñan en otras ligas, pero, aún con ese handicap, debemos preguntarnos si con la fructífera tradición y el amplio material humano que tiene Cuba en el béisbol, no pudiéramos trabajar con más eficiencia en la búsqueda, captación, preparación y retención de peloteros que alcancen la talla de los de las décadas pasadas.

Sería un pesimismo extremo pensar que no podremos, aprovechando las experiencias pasadas y con una mejor labor de los técnicos, entrenadores y directivos, contar en un futuro no tan lejano con peloteros de la alta alcurnia de los Linares, Pacheco, Kindelán, Casanova, Gourriel, Ulacia, Urrutia, Mesa… o formidables lanzadores como Vinent, Rogelio, Romero, Valdés, Valle, Costa, Vera… por sólo mencionar algunos de los que posibilitaron a nuestra pequeña isla integrar formidables selecciones, que fueron capaces de ganar muchos títulos mundiales y olímpicos e, incluso, enfrentar y  derrotar a un equipo como los Orioles de Baltimore, con historial en las Grandes Ligas.

No enfaticemos más que los rivales de ahora son más fuertes que los de hace 20 años, y reconozcamos ante todo, con humildad, que lo fundamental es que nuestro actual equipo es mucho más débil que el de aquella época, y trabajemos más por lograr que recupere su fuerza y Cuba retome el camino de las victorias.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Hernán Bosch

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente (1974). En ese año fue uno de los fundadores de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) en la antigua provincia de Oriente. Trabajó como corresponsal de esa agencia en Santiago de Cuba durante tres años y luego realizó similar función por cerca de tres décadas en la corresponsalía de la provincia de Las Tunas, con una labor destacada en el tratamiento de temas diversos como la agricultura, la salud y los deportes. En 2007 reportó como enviado especial de la ACN los Juegos Deportivos de la ALBA, efectuados en Venezuela. Entre l981 y 1989 laboró en el periódico provincial ”26”, de Las Tunas, donde se desempeñó como jefe de Redacción, jefe de Información y reportero. Está jubilado y es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @hrbosch

Un comentario

  1. Bueno periodista me parece que usted le pide demasiado a la CNB o a la FCB porque ahora mismo no se no como se llama, si dejaran de justificarse con la entrada de profesionales al beisbol se quedarían sin argumentos pero cabría preguntarles porqué si solo tenemos problemas con los profesionales el equipo lució tan mal en el tope contra universitarios antes de los panamericanos.
    El problema del beisbol es de fondo y no se quieren ver las causas, cabría preguntarles, claro salvando las distancias si en atletismo no compiten profesionales y tenemos a una Yarisley a un Pedro Pablo y a otros muchos que se codean con ellos, o si en la Gimnastica no compiten tambien los profesionales y tenemos a un Manrique y compañia, o si en la lucha tampoco hay profesionales y Milian y compañía solo le ganan a los amateurs etc, etc, etc,.
    Si usted recuerda la mesa redonda en la que fueron algunos de los dirigentes del beisbol cubano el jefe técnico dijo que a el no le preocupaba el futuro del beisbol cubano, me gustaría que fuera ahora a ver que va a decir éste señor. Cambios en la dirección máxima nuevos métodos de trabajo, dejar a un lado las justificaciones y la bobería es lo que necesita el beisbol, un saludo periodista, fijese tantas personas no podemos estar equivocadas de seguro usted ha seguido el debate intenso en cubadebate y verá que la inmensa mayoría coincide con nosotros, solo cabría preguntarse, HASTA CUANDO

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× dos = 16