Las Tunas, Cuba. Martes 21 de Noviembre de 2017
Home > Opinión > Cuba reforzó visión que independencia de Angola era cierta

Cuba reforzó visión que independencia de Angola era cierta

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Osvaldo Cardosa Samón
Prensa Latina

Luanda.- Aunque la juventud respira de anhelos y la longevidad de recuerdos, el nacionalista angoleño Lopo do Nascimento conserva hoy frescas las memorias a sus 73 años de edad e innumerables batallas políticas.

En una abarrotada sala de la Liga Africana en Luanda, el primer ministro del gobierno de Angola (11 de noviembre de 1975 al 9 de diciembre de 1978) sacó de su terno un pequeño cuaderno de apuntes, extraviado desde hace más de 40 años, y empezó a resucitar sus primeros contactos con autoridades cubanas.

«La ayuda de Cuba, días antes de la independencia nacional, proclamada el 11 de noviembre de 1975, vino a reforzar la visión de que íbamos a ganar», afirmó Do Nascimento a Prensa Latina.

Repasó los no pocos viajes por aquella época a La Habana y sus conversaciones con el Comandante en Jefe y líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, el presidente Raúl Castro y el luchador revolucionario Jorge Risquet.

Insistió en que el respaldo de la isla fortificó ese enfoque de que la «victoria era cierta» y enfatizó: «la independencia de un país siempre es trascendental».

Explicó que la emancipación constituye un cambio en la vida de los pobres, porque antes de estas cuatro décadas «éramos colonizados, ahora somos ciudadanos, por tanto es una transformación muy grande».

Tenemos que valorar todavía más esa independencia porque conseguimos llegar a los 40 años, indicó.

Según el otrora primer ministro, esa declaración de libertad ocurrió en un contexto «en que algunos países no querían que llegáramos a esta fecha».

Esas naciones, acentúo, hicieron muchas acciones contra Angola, contra los angoleños, «más felizmente resistimos y conseguimos alcanzar los 40 años y vamos a llegar a los 400».

Do Nascimento, quien abandonó la vida política el 27 de enero del 2013, recalcó que el máximo logro del país es la independencia, «no hay mayor y mejor conquista. Podemos hablar de la salud, la educación… todo es a base de la independencia».

Antes éramos colonizados, usábamos carnet de indígenas, hoy portamos de ciudadano, agregó.

Instó a los jóvenes a cuidar y preservar la soberanía, responder a los diálogos, tener paciencia y analizar profundamente los hechos.

TRAS LA INDEPENDENCIA EL PARTO DE LA PAZ

Pese a que el 11 de noviembre de 1975 el presidente Agostinho Neto promulgó el nacimiento de la República Popular de Angola (actualmente República de Angola), la paz se asomó de forma tenue con tal proclamación.

Ese año, tras derrumbarse la autoridad colonial portuguesa, el Movimiento Popular de la Liberación de Angola (MPLA) aflora como el más importante de los tres movimientos independentistas nacionales.

Sin embargo, el débil pacto tripartito que regía entre ellos se quebró tras el MPLA hacerse cargo del gobierno y por ende del control de Luanda.

La representativa organización del pueblo se vio involucrada en una guerra civil contra el Frente Nacional para la Liberación de Angola (FNLA), de tendencia derechista bajo el liderazgo de Holden Roberto, y la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (Unita), de Jonas Savimbi.

Tanto el FNLA como la Unita, que controlaban el centro y sur del país, recibían apoyo de Sudáfrica, potencias occidentales y aliados regionales de Zaire (actualmente República Democrática del Congo).

Bajo tal escenario, y antes de declararse la independencia, se perpetra la invasión sudafricana a Angola y el MPLA solicita la ayuda de Cuba.

Entre el cinco y 11 de octubre de 1975 arribaron desde la isla 12 mil fusiles checos R´52, piezas de mortero, antiaéreas, cañones antitanques, así como uniformes, alimentos y demás avituallamiento, para dotar en los Centros de Instrucción Revolucionaria (CIR) a las unidades de las Fuerzas Armadas Populares de la Liberación de Angola (Fapla).

Instructores militares cubanos y sus alumnos angoleños del CIR ubicado en el sur de la provincia Benguela, intentan detener el 2 y 3 de noviembre, en Catengue, el avance de la columna blindada sudafricana, la cual avanzaba desde Namibia hacia el norte en dirección a Luanda.

Sangre cubana y angoleña anega suelo nacional por primera vez.

Un día después, tras conocerse la noticia de la muerte de asesores cubanos, Fidel Castro ordenó el traslado de las primeras unidades de combate, por vía aérea y naval, dando comienzo a la Operación Carlota, una de las más singulares proezas militares de la historia moderna.

El 10 noviembre acontece el combate de Kifandongo, 23 kilómetros al norte de Luanda. Fuerzas de las Fapla, unidades de artillería con monitores cubanos, alumnos y profesores de la Escuela de Reclutas de Dalatando propinan una aplastante derrota a los invasores obligándolos a retirarse hacia el norte rumbo a Zaire.

Las tropas internacionalistas cubanas se mantuvieron en el país hasta el 25 de mayo de 1991.

Tras escabrosas negociaciones, a fines de mayo de ese calendario se alcanzó un acuerdo político que presumió el cese de las hostilidades y la celebración de elecciones generales en 1992.

Participaron en la consulta 18 partidos políticos, no obstante la rivalidad en las urnas se centraba entre el MPLA y la Unita.

El Movimiento ganó la mayoría parlamentaria y las presidenciales, con el aval de observadores internacionales, quienes calificaron los comicios de libres y justos.

La victoria zarandeó la ambición de poder de Savimbi, quien no aceptó los resultados electorales, al invocar negligencia y fraude generalizado, y determinó reanudar la guerra.

Para noviembre de 1994, con la mediación del entonces presidente sudafricano, Nelson Mandela, se llegó a los Acuerdos de Lusaka que realmente se pusieron en marcha ocho años más tarde, tras la muerte de Savimbi, el 22 de febrero de 2002.

Dos meses después se estampa la anhelada concordia y el Gobierno empieza a implementar una serie de políticas públicas que favorecen el avance social y económico de los angoleños.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete − 2 =