Las Tunas, Cuba. Miércoles 23 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Gente > El rey del plátano en Las Tunas

El rey del plátano en Las Tunas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
El rey del plátano en Las Tunas

Foto: Yaidel Rodríguez Castro

Jobabo.- En la Cooperativa de Créditos y Servicios Batalla de Palo Seco, de Las Tablas, Miguel Mendoza Tamayo se convirtió en el rey del plátano.

Corona no tiene y tampoco podría usarla en medio de sus campos del de este municipio, en los que produce cultivos varios y cría animales; pero, está orgulloso por ser el mejor productor de su unidad.

Cumple con todos los indicadores y cuando pasa revista a sus resultados se enorgullece por su vida de usufructuario y por la decisión de cambiar su oficio, de gastronómico a campesino.

¿Por qué decidió dedicarse a las labores del campo?

«Fue un cambio como de la noche a la mañana, muy brusco.  La verdad es que fue difícil dejar el mostrador por la tierra.  Eran 20 años en esa función; sin embargo, no estaba satisfecho.  Pero el hombre que quiere trabajar y luchar, lo logra.  No hay tierras malas y tampoco hay hombres malos, lo que hay es que dedicarse al trabajo de sol a sol y ver el fruto del esfuerzo de uno».

¿Qué extensión posee?

«Tengo una finca integral con 13,42 hectáreas, divididas en dos partes.  Una es para los cultivos varios y la otra está dedicada a la ganadería, fundamentalmente ovino-caprino y ganado mayor.  He prestado más atención a la siembra de diferentes renglones; pero, de manera especial al plátano vianda enano guantanamero».

¿Por qué esa variedad?

«Te cuento que la trajeron desde Villa Clara y allá hay suelos diferentes.  Aquí en la provincia de Las Tunas la sembraron de otra manera.  Me dirigí a donde estaba la siembra que hace la empresa agropecuaria; pero, no me gustó porque a mi juicio estaban muy pegadas las plantas.  Entonces me decidí a sembrarlos, cambié el marco de siembra y le apliqué una de mis técnicas favoritas».

¿De qué se trata?

«Yo le hago un corte a las semillas para conducir el racimo para el lado que yo quiera.  Con eso evito que se me caigan las plantas por los vientos y la verdad es que he tenido grandes resultados.  Lo comparé con la producción de la empresa agropecuaria y lo que ellos obtuvieron en una hectárea fue mucho menos que mi producción.  Coseché 30 toneladas con dos mil 500 plantas.  Fue novedoso.  Fíjate que fui al festival del plátano y cogí primer lugar.  Llevé un racimo que tenía 54 unidades.  Pesó 48 libras y quedé como el mejor productor del territorio tunero».

¿Alguna vez se ha arrepentido?

«Arrepentimiento nunca; siempre para adelante.  Ahora es que voy a obtener plátanos.  Tengo plantadas unas siete mil matas y quiero sembrar a partir de enero tres mil plántulas de Zeta-30 una variedad de la que ya vi el catálogo de fotos.  Gracias a mi trabajo, el logro ha sido extraordinario.  Vivimos mi esposa, mi hijo y yo y tenemos de todo, como personas civilizadas.  Estoy construyendo una casa mejor y estamos contentos».

¿Cómo protege los suelos de la finca?

«Mis tierras son agroecológicas totalmente,  sin ningún tipo de abonos químicos.  Uso materia orgánica en descomposición como fondo cuando voy a sembrar y especialmente el humus de lombriz.  Tengo las canoas y las lombrices.  Lo hago yo mismo debajo de una mata de mango.  No me gusta intercalar cultivos porque veo que el platanal se pone feo.  El único producto que he visto que da buen resultados es el frijol porque le aporta muchos nutrientes al suelo y eso es bueno».

Lea más: Humus de lombriz

¿Ha tenido daños por la sequía?

«La sequía me golpeó un poquito porque la presa Cayojo colapsó y es la que me suministra agua.  Tengo un pozo con mucha agua pero no tengo sistema de riego.  Estoy esperando y creo que en el año 2016 me electrificarán para explotar el pozo que tengo pues ya tengo cinco hectáreas de plátano macho y quiero incrementar una hectárea de plátano burro.  También estoy preparando un pedazo de tierra para sembrar maíz y sorgo para criar cerdos».

El plátano es el cultivo favorito del campesino de Las Tablas, en Jobabo, y en la siembra, atención y cosecha emplea la mayor parte de su tiempo.

Cree en el mejoramiento humano cuando se trazan metas y, con paso firme, ha cumplido las suyas.

Rendirse no está entre sus propósitos. Al contrario, cada día se empeña en hacer, aportar, crecer, sumar y construir.

Comenta con nosotros en la página de Facebook y síguenos en Twitter

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera atiende temas del Programa alimentario y se destaca por su sensibilidad para las historias de vida a través de entrevistas. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @YenimaD

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cinco × 2 =