Las Tunas, Cuba. Jueves 24 de Mayo de 2018
Home > Especiales > Historia > Piti Fajardo: consecuente con su profesión y sus ideas

Piti Fajardo: consecuente con su profesión y sus ideas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Piti Fajardo: consecuente con su profesión y sus ideas

Piti Fajardo.

Un día como hoy, 8 de noviembre, en 1930, nació en la oriental ciudad de Manzanillo Manuel Fajardo Rivero, quien apenas tres décadas después pasaría a engrosar la larga lista de los héroes y mártires de las luchas revolucionarias del pueblo cubano.

Piti, como se le llamaba cariñosamente entre familiares y amigos, realizó los estudios primarios y secundarios en su ciudad natal, donde al influjo de su madre, la prestigiosa doctora en Medicina Francisca (Panchita) Rivero, desarrolló su vocación por esa humanitaria profesión.

En los primeros años de la década de los 50, Fajardo cursó los estudios de Medicina en la Universidad de La Habana, donde comenzó a desplegar su activa participación en la lucha revolucionaria, marcada especialmente en aquellos años por el golpe de estado de Fulgencio Batista el 10 de marzo de 1952 y el histórico asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes que un año después protagonizaran los jóvenes de la Generación del Centenario, dirigidos por Fidel Castro Ruz.

Lea más: Generación del Centenario

Poco después de su graduación como médico, en 1955, Fajardo retornó a Manzanillo, donde comenzó a trabajar en la clínica La Caridad, que dirigía el también revolucionario doctor René Vallejo, junto a quien ingresó en una cédula del clandestino Movimiento 26 de Julio.

Lea más: Movimiento 26 de Julio

Un artículo publicado en la edición digital de la revista Bohemia por José R. Herrera Medina, investigador del Instituto de Historia de Cuba, indica que luego del desembarco del yate Granma, el grupo clandestino de la clínica La Caridad se convirtió en la retaguardia médica del incipiente Ejército Rebelde, pues los guerrilleros heridos o enfermos en la Sierra Maestra eran conducidos hasta ese centro asistencial, donde prácticamente todo el personal apoyaba la insurrección y las figuras de Vallejo y Fajardo descollaban como los organizadores principales.

Ante las constantes amenazas de los sicarios de la dictadura de Batista y por órdenes de la jefatura de la Revolución, Vallejo y Fajardo tuvieron que abandonar su labor médica en la ciudad manzanillera e incorporarse a las tropas insurrectas en la Sierra Maestra.

Lea más: Yate Granma

Ya en las montañas, Piti alternó sus funciones de médico con las de soldado. Entre otros, participó en los combates de Santo Domingo, Providencia, Cuatro Caminos, Las Mercedes, El Jigüe y Cerro Pelado, en los cuales sobresalió hasta obtener el grado de capitán.

Trabajó, además, en la construcción del hospital de Pozo Azul y en otros que se edificaron en la Sierra durante la rebelión, donde contribuyó a salvar la vida de muchos soldados del Ejército Rebelde.

Durante la ofensiva del ejército batistiano contra las guerrillas revolucionarias actuó como médico en la primera línea, dualidad que luego de la muerte prematura de Piti fuera sintetizada brillantemente por el Comandante Juan Almeida, cuando dijo sobre su labor: «…era un combatiente con el bisturí en una mano y el fusil en la otra…».

En los apenas 23 meses que vivió luego del triunfo revolucionario del Primero de Enero de 1959, el doctor Manuel (Piti) Fajardo ocupó diversas responsabilidades, en las que mantuvo la dedicación, el valor y la integridad que lo caracterizaron durante las etapas de la clandestinidad y la guerrilla.

Concluida la lucha armada, había sido ascendido a Comandante y nombrado director del Hospital Civil de Manzanillo y, más tarde, del Hospital Militar de Santiago de Cuba.

Poco tiempo después es designado por Fidel Jefe de Operaciones en la Sierra Maestra, durante la conocida etapa de la Lucha Contra Bandidos, y dirige las operaciones de captura de la banda organizada por el traidor Beatón.

Lea más: Lucha Contra Bandidos

También fue meritoria su labor al frente de la edificación de la primera gran obra educacional de la Revolución Cubana, la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, en el Caney de Las Mercedes, en la Sierra Maestra, cuya primera unidad con 500 «Camilitos» se inauguró el 26 de julio de 1960.

La última misión cumplida honrosamente por Piti Fajardo fue la de Jefe de Operaciones en el macizo montañoso del Escambray, al centro de Cuba, con la encomienda de limpiar el área de elementos contrarrevolucionarios que con el apoyo de la CIA estadounidense operaban en aquella zona.

Durante un enfrentamiento con una de aquellas bandas de alzados, el 29 de noviembre de 1960, recién cumplidos los 30 años, cayó en combate aquel ejemplar revolucionario.

Al cumplirse hoy el aniversario 85 de su natalicio, nos parece oportuno recordar algunas de las palabras que, durante la despedida de duelo, pronunciara el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro:

«Fajardo cumplió su deber, lo cumplió en la guerra como médico y soldado, lo cumplió en la paz y en el corazón de los primeros 500 niños de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos. El nombre de Manuel (Piti) Fajardo Rivero será siempre recordado como lo que fue: médico, maestro y soldado, un revolucionario consecuente con su profesión y sus ideas políticas…».

/mdn/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Hernán Bosch

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente (1974). En ese año fue uno de los fundadores de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) en la antigua provincia de Oriente. Trabajó como corresponsal de esa agencia en Santiago de Cuba durante tres años y luego realizó similar función por cerca de tres décadas en la corresponsalía de la provincia de Las Tunas, con una labor destacada en el tratamiento de temas diversos como la agricultura, la salud y los deportes. En 2007 reportó como enviado especial de la ACN los Juegos Deportivos de la ALBA, efectuados en Venezuela. Entre l981 y 1989 laboró en el periódico provincial ”26”, de Las Tunas, donde se desempeñó como jefe de Redacción, jefe de Información y reportero. Está jubilado y es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @hrbosch

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


4 + uno =