Las Tunas, Cuba. Jueves 19 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > ¿Murciélago o mariposa?

¿Murciélago o mariposa?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Yamilé Luguera González
Prensa Latina

La Habana.- El Nyctiellus lepidus o murciélago mariposa es el más pequeño de Cuba y el segundo más diminuto del planeta, habita exclusivamente en este país y las Bahamas, y es un insectívoro nocturno que suele confundirse con las polillas.

Es conocido también como murciélago orejón de Gervais, en honor al naturalista francés Paul Gervais, quien en 1837 lo descubrió por primera vez, según afirma Gilberto Silva Taboada en su libro Los murciélagos de Cuba.

Pertenece a la familia Natalidae, posee un peso entre dos ó tres gramos y un tamaño que puede ir de los 2.7 a los 3.2 centímetros. Las hembras son mayores que los machos, característica poco frecuente en los quirópteros.

Tiene 38 dientes y un hocico ancho y corto sin hojuela nasal. Su cola es larga con respecto a su tamaño. Sus alas extendidas miden entre 18,6 y 21,3 cm y vuela muy parecido a las mariposas.

Suelen ser de color gris parduzco o pardo amarillo. Habita en cuevas húmedas y calientes, también entre el follaje de los árboles o adaptado a las construcciones de las ciudades, túneles, casas abandonadas y campanarios.

Se alimenta principalmente de insectos que caza en pleno vuelo, a baja altura, al anochecer o casi al amanecer, el resto del tiempo lo pasa dentro de la cueva, de la cual no se aleja más de dos kilómetros para alimentarse.

Cuando es capturado emite un chillido, al que acuden otros murciélagos de la colonia y revolotean cerca mientras no es liberado.

La cópula sucede a mediados del invierno, la fecha de parto a partir de los primeros días de julio, y la lactancia desde julio hasta septiembre.

Durante esta temporada las hembras se unen por miles en colonias de maternidad en los lugares más intrincados de las cuevas y vuelan con las crías encima para poderlas amamantar; y los machos se ubican en las áreas y salones más cercanos a la entrada.

En Cuba se encuentra diseminado por casi todo el territorio, incluyendo la Isla de La Juventud. Los sitios donde abundan presentan cultivos saludables e incide con menor frecuencia el dengue.

Especialistas de diferentes centros de investigación estudian la especie con el objetivo de preservarla por su gran valor ecológico, Carlos Mancina, biólogo del Instituto cubano de Ecología y Sistemática, comenta que desde octubre del 2014 se colectan ejemplares en Camagüey y Guantánamo.

Silva Taboada, Curador de Mérito del Museo Nacional de Historia Natural de Cuba, recoge en su libro que esta variedad descendió de un ancestro sudamericano hasta ahora desconocido, el cual pobló el país y evolucionó en un nuevo género.

Él mismo realizó la taxidermia en 1998 de algunos ejemplares, uno de ellos se encuentra expuesto en la exhibición Naturaleza cubana del propio museo y otros colocados en solución líquida para su estudio.

Ocasionalmente, este animal puede trasmitir enfermedades al hombre, entre ellas: la histoplasmosis, que se adquiere en algunas cuevas contaminadas con este hongo, y la rabia, la cual puede afectar a ejemplares migratorios, pero no a los humanos, pues su boca es muy pequeña para alcanzar a morder.

Estos quirópteros son pequeñas joyas naturales, con una alta importancia ecológica, es importante preservar su hábitat, para que la especie no sufra ninguna amenaza y continúe formando parte de las 26 especies de murciélagos que habitan la Isla de Cuba.

/ymp/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− cinco = 4