Las Tunas

Sarandico: tesoro florístico de Las Tunas

 Rondeletia Gamboana, entre las especies que allí se encuentran.
Rondeletia Gamboana, entre las especies que allí se encuentran.

Las Tunas.- La presencia de plantas muy raras y en peligro de extinción convierte el área protegida de Sarandico, en la oriental provincia de Las Tunas,  en uno de los relictos florísticos más importantes del país.

Ubicada en la zona de Hermanos Mayos, al sur del municipio cabecera, constituye la única formación vegetal sobre arena sílice de toda la región oriental y su vegetación semi-natural tiene características muy particulares.

El especialista de la delegación de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente  (CITMA)  Richar Olano dijo a Tiempo21 que entre los tesoros florísticos más importantes del lugar se encuentra la re-localización, por expertos del Jardín Botánico provincial, de la Ipomoea flavo-purpurea, campañilla endémica de Cuba y en peligro de extinción, que se creía restringida a las arenas blancas de Casilda en la provincia de Sancti Spíritus.

A ella se suman otras de innegable valor para la ciencia cubana como la Rondeletia Gamboana, el Cleome Procumbens y la Catesbaea Gamboana, especies autóctonas del territorio y que fueron descubiertas, en ese mismo lugar,  por el científico sueco, Erik Leonard Ekman, en 1928, agregó.

Explicó el experto que el área también tiene interés desde el punto de vista de la fauna con la presencia de tomeguines, lagartos y gran diversidad de insectos.

El área protegida de Sarandico se encuentra en una zona dedicada a la agricultura y la ganadería, y aunque está registrada y delimitada, no se encuentra administrada por una entidad que garantice la protección, estudio y manejo de su patrimonio natural.

/edc/

Artículos relacionados

Central Colombia a punto de estar listo para la zafra

Yanet Lago Lemus

Amancio, tercer ingenio de Las Tunas que produce en la presente zafra

Yaimara Cruz García

Consejo de la Administración de Las Tunas debate sobre problemática de envejecimiento poblacional

Claudia Pérez Navarro

Enviar Comentario


+ siete = 13