Las Tunas, Cuba. Miércoles 22 de Noviembre de 2017
Home > Las Tunas > Un trago amargo llamado bloqueo

Un trago amargo llamado bloqueo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
La bandera cubana, en manos de muchas personas hoy en el mundo, símbolo de lucha y resistencia del pueblo de Cuba. /Foto Cubadebate

La bandera cubana, en manos de muchas personas hoy en el mundo, símbolo de lucha y resistencia del pueblo de Cuba. /Foto Cubadebate

Las Tunas-.  Las huellas del bloqueo económico de Estados Unidos hacia Cuba están por doquier en esta isla de sol fuerte y altas temperaturas.

El cubano convive con su impacto en escuelas, hospitales, fábricas, en el trabajo con la tierra, el transporte público y hasta en el más sencillo de los asuntos de este país, que desde hace 24 años exige el fin de la política en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Hoy Cuba estuvo respaldada por 191 naciones que dijeron NO a esta injusta medida de más de medio siglo y Estados Unidos se quedó solo con Israel en contra de la votación general, mientras no hubo abstenciones.

Una nueva Era de relaciones entre ambos países comenzó a partir del 20 de julio con la apertura de embajadas en los dos territorios, pero todavía deben eliminarse medidas como el bloqueo económico que restringen la vida del pueblo cubano.

Tuneros que todos los días se debaten en una realidad efervescente y de estrecheces económicas comentan qué creen de esta política.

Omar Duarte reconoce en el bloqueo un medio genocida que afecta a la economía y el pueblo cubano. Mientras asegura que le gustaría una Cuba libre y soberana como hasta hoy, pero con oportunidades de desarrollarse.

Valia Pérez considera que la nueva etapa de relaciones entre Cuba y Estados Unidos solo necesita que finalice el bloqueo para poder hermanar los pueblos y desarrollarnos, a la vez que destaca el impacto de la medida en toda la vida social del pueblo y piensa que sí se soluciona,  sería bueno para echar a Cuba adelante.

Carlos Vega es un obrero sencillo que a sus 58 años ha visto los momentos más abundantes y difíciles de Cuba después del Triunfo de la Revolución. Parado frente a su torno en la Industria Gráfica tunera confiesa que le gustaría que tuviéramos los mismos derechos y pudiéramos desarrollarnos igual.

Quisiera que fuéramos como una familia, porque nada mejor que vivir en paz y tener lo que necesita un pueblo para vivir más holgado, acota Vega.

Sheyla Hernández García está en tercer grado de los estudios primarios y a su corta edad sabe que por el bloqueo Cuba no tiene muchos recursos que necesita, mientras con su sonrisa coqueta confiesa que le gustaría que se formara una amistad entre ambas naciones y el cese de las disputas porque para ella la amistad es más bonito que el odio.

Hoy, mientras se votaba en la Asamblea General de las Naciones Unidas, este pueblo seguía su rutina normal, azotado por el intenso calor del trópico y desde cada rincón de esta oriental provincia cubana mantenía vivo su espíritu emprendedor, alimentado por su historia y tradiciones.

/edc/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


seis × 1 =