Las Tunas, Cuba. Miércoles 20 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Cuba y las investigaciones espaciales

Cuba y las investigaciones espaciales

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
espacio

Tomada de Internet.

Alfredo Boada Mola
Prensa Latina

La Habana.- Aunque Cuba no posee una agencia espacial como sí la tienen los países desarrollados, en la mayor de las Antillas es normal el uso de los datos a partir de las tecnologías espaciales y el empleo de las imágenes satelitales por distintos especialistas e instituciones científicas del país.

Los investigadores y expertos cubanos aportan información a la red mundial del conocimientos del espacio y su uso pacífico.

Entre sus trabajos están temas referidos a las observaciones radioastronómicas del Sol, el monitoreo del impacto de la actividad solar, que controla, regula y modifica el clima espacial que rodea a la Tierra, el estudio de la ionosfera, la magnetosfera, las pertubaciones geomagnéticas, y el impacto del clima espacial en la salud humana y la agricultura, además de análisis de riesgo aeroespacial.

Las investigaciones del cosmos se vienen realizando en la mayor de las Antillas desde hace bastante tiempo, desde el punto de vista académico e investigativo.

No obstante, desde 1964 el Instituto de Geofísica y Astronomía (IGA), junto a universidades y otras instituciones, trabaja sobre la emisión y la influencia de la actividad solar y las tormentas geomagnéticas, el sondeo de la ionosfera, una región que está sobre la atmósfera terrestre de vital importancia para las comunicaciones de radio por onda corta, entre otras temáticas, según explicó a Prensa Latina el especialista del IGA Raydel Abréu.

En Cuba la investigación espacial se aplica en muchas esferas distintas referidas a la sociedad, las comunicaciones y la economía, como los sistemas de posicionamiento global para flotas de transporte, tareas de investigación geográfica y cartográfica, las plataformas satelitales de percepción remota, en áreas como la Meteorología y los análisis medioambientales, cartográficos, entre otras.

Hay muchas líneas de investigación, ya sea empleando los datos de plataformas espaciales o satelitales aplicadas a la investigación, y tareas de ciencias básicas sobre cómo la actividad del Sol impacta sobre los sistemas de comunicación y sobre la salud humana o la producción agrícola.

ANIVERSARIO 35 DEL VIAJE DE UN CUBANO AL COSMOS

Hace 35 años el piloto cubano Arnaldo Tamayo Méndez pasó a la historia cuando se convirtió en el primer latinoamericano y caribeño en viajar al Cosmos, durante el vuelo conjunto cubano-soviético.

Cuba y los países del extinto campo socialista formaron parte del programa Intercosmos, fundado en 1967, por medio del cual la antigua Unión Soviética puso a disposición toda su tecnología espacial para la realización de vuelos tripulados.

El vuelo soviético-cubano despegó el 18 de septiembre de 1980 a las 15:11, hora de Cuba, desde el cosmódromo de Baikonur, en la extinta URSS. Duró 159 horas, 49 minutos y nueve segundos. Tamayo junto al soviético Yuri Romanenko completaron 128 órbitas circunterrestres a una velocidad de un poco más de 28 mil kilómetros por hora, aproximadamente ocho kilómetros por segundo.

El viaje resultó tranquilo, sin situaciones complejas. La tecnología trabajó bien, sin fallas, dijo en una ocasión a la prensa nacional el cosmonauta investigador ArnaldoTamayo, quien empezó a estudiar aviación con 18 años, y llevaba 20 años en la Fuerza Aérea y tenía 38 cuando viajó al espacio.

Dentro de la nave el cubano era el segundo, y tenía la primacía en cuanto a los trabajos de investigación, y a la vez la función de ingeniero a bordo de la nave Soyuz-38.

La misión, que era científica, contempló el acople con la estación orbital Saliut-6-Soyuz-37, donde estaban otros cosmonautas soviéticos. Tamayo y Romanenko se congregaron en el complejo orbital Saliut 6 con Leonid Popov y Valeri Riumin, para realizar una serie de importantes investigaciones científicas durante una semana.

La Academia de Ciencias de Cuba dirigió el proceso de preparación de 21 trabajos científicos, más otros seis del programa Interespacial, que no eran cubanos. Las investigaciones comprendieron mayormente la esfera médico-biológica, la psicológica, así como la teledetección de recursos naturales de la Tierra, materiales imprescindibles para desarrollar la electrónica y la microelectrónica.

Muchos de los experimentos fueron puestos al servicio del futuro desarrollo de la cosmonáutica y de la ciencia espacial, mientras otros se pusieron en función de las diferentes economías que participaban en el programa internacional.

Entre los ensayos figuraron Azúcar, que estudió disímiles aspectos de la cristalización de la sacarosa en condiciones de ingravidez, y Córtex, para registrar la respuesta cerebral humana a estímulos visuales y sonoros en ese ambiente, además de otros estudios sobre energía solar y sus beneficios.

Otros trabajos favorecieron las condiciones de vida y trabajo del hombre en el espacio, además de facilitar conocimientos básicos para realizar nuevas investigaciones.

Al decir del propio cosmonauta Arnaldo Tamayo, proclamado a su regreso del espacio como Héroe de la República de Cuba, la ciencia cubana se vistió de gloria, cumpliendo lo que había vaticinado el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, de que la isla debía ser un país de hombres y mujeres de Ciencia.

CUBA EN LA SEMANA MUNDIAL DEL ESPACIO 2015

Recientemente, Cuba celebró la Semana Mundial del Espacio, principal evento internacional anual relativo al uso y la tecnología espaciales, con destaque para un taller nacional sobre el cosmos y su empleo pacífico, entre varias actividades.

La Semana Mundial del Espacio se celebra cada año del 4 al 10 octubre, desde que en 1999 la Organización de las Naciones Unidas decidieran conmemorar «las contribuciones de la ciencia y la tecnología espaciales a la mejora de la condición humana».

Esta jornada internacional busca inspirar a los estudiantes, educar e informar al público sobre las actividades espaciales, así como fomentar su divulgación.

La decisión de la ONU tomó en cuenta que el 4 de octubre de 1957 la desaparecida Unión Soviética lanzó al espacio ultraterrestre el primer satélite artificial de la Tierra, el Sputnik 1, que abrió el camino a la exploración espacial.

Asimismo, el 10 de octubre de 1967 entró en vigor el Tratado para el uso pacífico del espacio extraterrestre, la Luna y otros cuerpos celestes.

Cuba es signataria de ese tratado y por ello el Instituto de Geofísica y Astronomía realizó un taller nacional titulado El espacio ultraterrestre y su uso pacífico, explicó a Prensa Latina la especialista del departamento de Geofísica Espacial del IGA María Elena Muñiz.

En la cita, realizada en el planetario Rosa Elena Simeón de La Habana, especialistas de distintas entidades cubanas que trabajan esta temática de forma directa o vinculada a ciencias como la Medicina, Agricultura, Meteorología y Aviación, entre otras ramas, expusieron sus trabajos y experiencias.

Otras acciones que se realizan en el país caribeño están referidas a concursos infanto-juveniles de dibujo, cuento, caricaturas, así como actividades en las comunidades, para inculcar sobre todo en los jóvenes el conocimiento y protección del planeta y del medio circunterrestre, así como contribuir a la coexistencia pacífica de las naciones.

/ymp/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


ocho − = 1