Las Tunas, Cuba. Sábado 23 de Septiembre de 2017
Home > Salud > Mujeres con Alas

Mujeres con Alas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

cáncer de mamaDesde el año 2006 en Las Tunas existe un proyecto que ofrece nuevas esperanzas a las mujeres con cáncer de mama.

Las Tunas.-  El cáncer es la primera causa de muerte en   la provincia de Las Tunas, el de mama es el segundo más representativo aquí y ocupa igual posición en el número de decesos.

En el 2014, por ejemplo, fueron diagnosticadas con la enfermedad 99 mujeres y en el presente año han detectado 82 casos, mientras todavía es un problema la no realización del autoexamen de las mamas y el seguimiento especializado.

Las Tunas tiene desde el 2006 el proyecto Alas por la Esperanza que acoge a las mujeres con la enfermedad y le ofrece alternativas para mantenerse ocupadas y optimistas, así como extender su mensaje de solidaridad a pacientes recién operadas y hasta casos con otros cánceres.

Doctora María Victoria Justo Celorrio.

Doctora María Victoria Justo Celorrio.

La doctora María Victoria Justo Celorrio, conocida como Mariví, especialista de primer grado en Imagenología, Máster en la Atención Ontegral a la Mujer y líder del proyecto, desde 1991 atiende el programa de atención precoz al cáncer de mama, y explica que las edades más representativas de la enfermedad supera los 50 años, aunque se están viendo muchos casos de mujeres jóvenes.

¿Qué síntomas hablan a favor de un cáncer de mama?

«Muchos son los síntomas, pero los principales son  la aparición de nódulos, el hundimiento de la piel, cambios de coloración y secreciones por el pezón».

¿Desde qué edad comenzar a preocuparse?

«Desde que se tiene mamas, porque ya las jovencitas llegan a consulta con fibradenomas, es decir, nódulos benignos, pero hay que tratarlos. A partir de los 30 años hay que preocuparse y hacerse el examen clínico de la mama».

¿Cuáles son los tratamientos que se ofrecen en Las Tunas para tratar los problemas de las mamas?

«Existen varios, entre ellos, el uso de estrógenos, vitaminas y antinflamatorios. En el caso del cáncer de mama tenemos servicios de ultrasonografía, mamografía y quimioterapia, además de remitir a radioterapia en provincias vecinas como Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba».

El Proyecto Alas por la Esperanza ofrece un alternativa de vida diferente ¿Cuál es su objetivo?

«Nos reunimos cada dos o tres meses, ya tiene más de 100 mujeres, y hacemos actividades diversas para que las pacientes logren superar la enfermedad; además, llevamos mensajes de optimismo a aquellas féminas que en el momento asumen el tratamiento del cáncer. Pudieran incorporarse más féminas, pero muchas temen que conozcan de su enfermedad».

Tiempo21  propone en el Día Mundial de Lucha contra el cáncer de mama conocer el testimonio de  tres mujeres que enfrentan una de las enfermedades más mortales en esta provincia, Cuba y el mundo.

NancyPara mí el cáncer se curó…

Nancy Salgado Leyva se reconoce como una mujer que vence al cáncer. El 20 de noviembre hará 19 años que se operó por primera vez y dos calendarios después la intervinieron nuevamente para hacerle la radical de mama.

«Me di cuenta yo, a mí ningún médico me dijo, usted tiene cáncer. Cuando llegué a consulta y la mamografía no aparecía, me di cuenta que estaba entre las positivas. Ahí se me cayó el mundo, pero bueno, mi depresión duró unos días y entonces me dije: No, señor, para que sea un hijo mío, que todavía estaban chiquitos, que sea yo. Y ese fue mi primer aliento, porque uno siempre tiene que buscar algo que lo inspire para seguir.

«Al mes ya sentía que lo que me habían hecho me había curado. A mí aquello se me olvidó, que jamás que he tenido un dolor he pensado que es cáncer. Para mí el cáncer se curó. Yo nunca pienso en eso. Me siento muy bien y ahora estoy en el grupo Alas por la Esperanza y ha sido revitalizador.

«A pesar de ser una enfermedad tan terrible, le puedo dar gracias a Dios porque me hizo mejor ser humano, más sensible y amiga de ayudar a las personas.

«A mí me inspira todos los días pensar que un día más que viva es una oportunidad y todos los días traen algo bueno. Pienso en mis hijos; mi esposo me ayuda mucho; salimos, y el día que no estoy inspirada, yo busco una inspiración. Ese día busco bordar, tejer o hacer un cuadro con puntadas. Me pongo a pensar y qué hago; tengo que levantarme, hoy me siento mal, pero tengo que levantarme. Y siempre aparece una inspiración.

«Primero hay que amarse y luchar, porque lo mismo va a llegar la muerte deprimida, que alegre. Yo pienso que alegre demora más, porque se asusta».

JulietaUna enfermedad como otra…

Julieta Gavilán Araujo ya tiene 62 años y presentaba dificultades de displasia, por lo que con frecuencia se hacía el examen de mama y en una ocasión se sintió un pequeño nódulo. Entonces comenzó esta carrera por la vida.

«Me operé y me puse el tratamiento de quimioterapia y radioterapia. Pero, realmente esta es una enfermedad como otra, y como las situaciones de la vida hay que asumirlas con la perspectiva de resolverlas, la posibilidad en este caso es optar por el tratamiento. Yo lo asumí con la perspectiva de que iba a resolver y salir adelante. Tenía esperanza, me sentía bien y enfrenté  el proceso como la solución a mi problema.

«Tenemos mucho presente y hay que vivirlo y vivirlo lo mejor posible. Se me cayó el cabello y yo andaba sin nada en el barrio, porque pensaba, bueno, hay montones de artistas que se pelan así, y asumí esa posición; para salir entonces me ponía otros adornos en la cabeza para mejorar mi imagen, no con otra preocupación.

«Es una necesidad el autoexamen de mama. Es una necesidad acudir rápido al médico, porque eso es lo que da la posibilidad de una positiva evolución, y además hay muchas alternativas de tratamiento. Para todo el mundo no es igual, por tanto es vital y los servicios médicos están. Las personas que laboran en estos servicios de atención al cáncer de mama realmente son dedicadas, consagradas a su trabajo».

Un mal sueño…

AmparoAmparo Pérez Aguilera a 15 meses de haber sido tratada por cáncer confiesa que siente una alegría peculiar, porque tiene la satisfacción de un bienestar psíquico y físico. Es una mujer que siempre le gusta lucir bella y es todo optimismo.

«Ya me incorporé a trabajar. Soy profesora de educación física, pero como no lo puedo ejercer, ayudo a los profesores noveles con la asesoría metodológica. Siento una alegría inmensa porque me encuentro útil y voy a seguir trabajando hasta que tenga fuerzas.

«Al regresar de un viaje me detectaron un nódulo, que era maligno, pero no me amilané, seguí para adelante; muchas consultas, médicos y pruebas, y el 18 de julio de 2014 me hicieron la radical de mama con una buena evolución.

«Yo siempre he sido una persona bastante equilibrada y hasta buena pudiera decir, pero creo que después de mi enfermedad soy más comprensible, valoro mucho más los problemas de los demás y para mí eso fue un mal sueño que tuve.

«Lo primero es aprender a quererse uno mismo, a mirarse en un espejo y decir: Esa soy yo, porque el aspecto psicológico tiene mucha determinación en este proceso».

Cada día a estas tuneras las inspiran nuevos proyectos y una fortaleza espiritual que vence al cáncer. Para la mayoría de las mujeres del Proyecto Alas por la Esperanza ha sido una prueba que puso la vida para hacerlas mejores seres humanos.

Hoy se unirán junto a artistas sensibilizados con la lucha contra el cáncer para protagonizar una gala en el teatro principal de Las Tunas donde le cantarán a la vida.

/edc/

 

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 3 = seis