Las Tunas, Cuba. Sábado 18 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Lázaro Cárdenas: digno mandatario mexicano y gran amigo de Cuba

Lázaro Cárdenas: digno mandatario mexicano y gran amigo de Cuba

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Lázaro Cárdenas: digno mandatario mexicano y gran amigo de Cuba

Lázaro Cárdenas.

Lázaro Cárdenas fue, sin dudas, uno de los políticos más trascendentes, prestigiosos y queridos de México y de toda Latinoamérica, y aún hoy, al cumplirse el aniversario 45 de su fallecimiento, muchos de los fundamentos básicos de su pensamiento y obra tienen especial significación para nuestro continente.

Nacido el 21 de mayo de 1895 en Jiquilpan, Michoacán, México, en el seno de una modesta familia de procedencia indígena, Lázaro apenas tuvo acceso a la educación elemental, pero desde joven se preocupó por la situación política y socio-económica de su país y en 1914 se incorporó a las tropas del afamado general Pancho Villa, en medio de la Revolución Mexicana, iniciada cuatro años antes.

A partir de entonces, inició una carrera militar que le posibilitó ascender con rapidez hasta el grado de general.

Finalizada la Revolución Cárdenas dio comienzos a su carrera política, durante la cual entre otros cargos fue gobernador de Michoacán (1928), participó en la fundación del Partido Nacional Revolucionario (1929), que presidió en 1930, Ministro del Interior (1930-1932) y Ministro de Guerra y Marina (1932-1934).

En 1934 ganó las elecciones presidenciales de México y, durante sus seis años de gobierno, adoptó una serie de trascendentales medidas económicas y sociales que lo inmortalizan en la historia de la nación azteca y de toda América Latina.

Entre estas disposiciones figuran en primerísimo plano la nacionalización de los ferrocarriles y la industria petrolera (1937 y 1938), hasta entonces en poder de compañías estadounidenses, la fundación de la compañía petrolera mexicana (PEMEX) y el impulso sin precedentes a la reforma agraria, la educación y el funcionamiento de las organizaciones obreras y campesinas.

Significativa resulta, además, la digna postura de Lázaro Cárdenas ante diversos conflictos internacionales y la política exterior de México en sentido general. Buena prueba de ello es su apoyo a la causa de los patriotas españoles durante la Guerra Civil en la  nación ibérica (1936-39), que no sólo se manifestó con declaraciones en foros internacionales, sino también con la acogida y protección en México de centenares de niños huérfanos e hijos de combatientes republicanos, y luego del triunfo fascista de exiliados políticos españoles.

Muchos años después, es bien conocida su diáfana y valiente posición de respaldo a la Revolución Cubana, triunfante en enero de 1959, a la que comenzó a ayudar desde 1956 con su apoyo al Movimiento 26 de Julio y a su líder Fidel Castro, cuando organizaban  en México la expedición del yate Granma.

En julio de 1959, apenas siete meses después del triunfo de la Revolución en la Isla, el expresidente mexicano visitó por algunos días La Habana, donde participó en las actividades centrales que se efectuaron en ocasión del sexto aniversario del asalto al cuartel Moncada, el 26 de julio de 1956, que diera inicio a la última etapa de la gesta revolucionaria del pueblo cubano por su emancipación.

En resumen, la firme posición en defensa de los recursos naturales mexicanos y en favor de los obreros y campesinos frente a los intereses de los poderosos, su apoyo a la justa lucha de los pueblos por su liberación, y la proverbial honestidad que lo caracterizó, le proporcionaron a Lázaro Cárdenas un bien ganado prestigio que conservaría incluso luego de concluido su período presidencial y a lo largo de toda su vida.

Al cumplirse hoy el aniversario 45 de su fallecimiento en Ciudad de México y en momentos en que los pueblos de la América Nuestra, como la llamó el Héroe Nacional de Cuba, José Martí, se esfuerzan en su lucha por la total emancipación e integración, vale la pena recordar la impronta de este valiente y digno paladín de la independencia latinoamericana, el antiimperialismo y las más nobles causas de los oprimidos.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Hernán Bosch

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente (1974). En ese año fue uno de los fundadores de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) en la antigua provincia de Oriente. Trabajó como corresponsal de esa agencia en Santiago de Cuba durante tres años y luego realizó similar función por cerca de tres décadas en la corresponsalía de la provincia de Las Tunas, con una labor destacada en el tratamiento de temas diversos como la agricultura, la salud y los deportes. En 2007 reportó como enviado especial de la ACN los Juegos Deportivos de la ALBA, efectuados en Venezuela. Entre l981 y 1989 laboró en el periódico provincial ”26”, de Las Tunas, donde se desempeñó como jefe de Redacción, jefe de Información y reportero. Está jubilado y es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @hrbosch

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cuatro + 5 =