Las Tunas, Cuba. Miércoles 20 de Septiembre de 2017
Home > Opinión > Vender y comprar armas, el sendero de la muerte

Vender y comprar armas, el sendero de la muerte

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

(Foto de Internet)

Roberto F. Campos
Prensa Latina

La Habana.- El mercado mundial de armas constituye uno de los flagelos que atenaza a la sociedad en su conjunto, sobre todo porque al margen de los trasiegos legales existen canales de contrabando.

Este problema es sumamente viejo, pues los principales conflictos tanto de alto como bajo nivel siempre se apertrecharon de los vendedores de armas clandestinos.

Desde hace decenios, el comercio irresponsable de armas y mal regulado contribuye a que cada año cerca de un millón de personas mueran, tal y como lo aprecian los analistas.

Existen convenios como el Tratado sobre el Comercio de Armas para establecer controles de las transferencias internacionales de armas y municiones, pero en la práctica tales reglas son violadas constantemente.

De manera oficial, los seis grandes países exportadores son Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia, que en su conjunto suministran las tres cuartas partes del valor de las armas que existen en el planeta.

La mayoría de los países miembros de las Naciones Unidas apoyan los controles y una mayor protección a las personas, pero estados de África, América, Asia, Europa y Medio Oriente reciben por canales secretos sobre todo armamento de infantería que está en manos de grupos partidarios de conflictos, como es el caso del muy conocido fusil AK-47.

Originalmente ese tipo de fusil se fabricó primero en la entonces Unión Soviética, pero luego tuvo infinidad de copias generadas en muchas partes del orbe.

Algunas cifras aportadas por entidades internacionales abruman, cuando apuntan que de 1989 a 2010 registraron 131 conflictos armados, los cuales causaron por lo menos 250 mil muertes por año.

POR SENDAS OSCURAS

El 42 por ciento de los homicidios en el mundo cada año los cometen bandas criminales o individuos que emplean armas de fuego llegadas a ellos de manera ilegal. Las estadísticas estiman que por año se cometen unos 300 mil homicidios con este tipo de armas, independientemente de los conflictos.

Alrededor del 60 por ciento de las violaciones de derechos humanos documentadas tuvieron que ver con armas ligeras. Solo a fines de 2010, la situación registró datos sumamente críticos como 27,5 millones de personas obligadas a desplazarse internamente a consecuencia de algún conflicto.

Y un ejemplo reciente está en los refugiados de Siria, Iraq y otros lugares, incluidos muchos niños. Los principales territorios de inestabilidad bélica están en Afganistán, Iraq y Somalia, entre otros, sin contar nuevos escenarios inseguros.

El otro problema que estimula el contrabando de armas está en la presencia en los grupos de conflictos de niños soldados.

El mercado mundial de armas se multiplicó por tres en 15 años, tal y como lo asegura el director general adjunto de Rosoboronexport, Serguéi Goreslavski. Entre las causas mencionadas por el experto se encuentran la tensión en diferentes partes del mundo, las operaciones de antiterrorismo, la renovación de los arsenales y las distintas estrategias de defensa de los países.

Incluso algunas empresas logran por año, por lo menos, ventas por 13 mil millones de dólares.

Estos problemas tienen también la cara de empresas de seguridad privadas en países como México, donde crecieron en 10 por ciento solo en Querétaro en un año. Cada empresa de seguridad privada cuenta con un promedio de 10 a 50 guardias con armas renovadas.

Datos publicados por el periódico mexicano Excélsior indican que en octubre del año pasado, de las 150 mil 39 armas decomisadas por la policía (de 2008 a septiembre de 2014) solo en el 13 por ciento de los casos pudo establecerse con claridad la marca y el modelo, además de su origen, lo que se repite en los casos del crimen organizado.

El resto era de fabricación casera o sufrieron alteraciones para precisamente impedir su identificación y el origen.

Entre las armas más identificadas con los confusos orígenes y su mercado están el fusil de asalto AR-15, de los que incluso se localizaron en su momento fabricas clandestinas. Por otra parte se puede adquirir legalmente piezas terminadas a razón del 80 por ciento de la confección de un arma.

Existe incluso una empresa estadounidense que comienza a comercializar un aparato diseñado especialmente para modificar los receptores inferiores e incluso distribuye los planos para imprimirlos en 3D, por tanto todo se vende, piezas, municiones, instructivos, y ello de manera legal.

Agencias internacionales coinciden que el valor del tráfico de armas asciende a cerca de 100 billones de dólares al año (un millón de millones).

A pesar de que los Estados Unidos cubren aproximadamente el 50 por ciento del mercado, existen alrededor de 40 países con capacidad de producción de gran escala y cerca de otros 60 con capacidades menores.

Por demás, las entidades globales consideran que la producción indiscriminada de armas es la responsable en buena medida de hambruna, violencia y falta de desarrollo, todo ello de mano de las guerras y los conflictos locales.

/ymp/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cuatro − 3 =