Las Tunas, Cuba. Jueves 21 de Septiembre de 2017
Home > El mundo > Salvar la Madre Tierra, reclamo de los pueblos desde Bolivia

Salvar la Madre Tierra, reclamo de los pueblos desde Bolivia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La Paz.- Salvar la Tierra es el grito que los movimientos sociales del mundo llevarán a la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el Cambio Climático (COP-21), que se realizará en París a finales de año.

Tiquipaya, la llamada Ciudad de las Flores, en la periferia de la urbe boliviana de Cochabamba, acogió durante tres jornadas a más de siete mil 600 delegados de 54 países de todos los continentes, quienes abogaron por un cambio en el orden económico mundial, construyendo uno que garantice el vivir bien de los pueblos.

Los desmanes ocasionados al planeta por la emisión descontrolada de gases de efecto invernadero, que provocan el actual calentamiento global, llevaron a los protagonistas a exigir a los países desarrollados respeto, cuidado y medidas sólidas para lograr minimizarlos.

En el central departamento de Cochabamba los movimientos sociales aprobaron la creación de la Corte Internacional de Justicia Climática en defensa de la Madre Tierra; la construcción de un sistema climático basado en la responsabilidad de proteger el planeta bajo la cultura de la vida, para la realización plena de la humanidad en su desarrollo integral.

Además, los delegados en el Campo de la Universidad del Valle, se plantearon defender los bienes comunes y universales, como los mares, el agua y el espacio atmosférico, promoviendo el acceso de los pueblos al patrimonio común.

Bolivia, como país anfitrión, recomendó adoptar un nuevo modelo de civilización en el mundo, sin consumismo, sin guerras, mercantilismo, ni capitalismo, construyendo y consolidando un orden mundial para el vivir bien.

Dentro de las propuestas bolivianas que el presidente Evo Morales entregó al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sobresale la exigencia a los países promotores de la guerra, a destinar esos millonarios recursos para respaldar las acciones de los pueblos contra el cambio climático.

El líder de la ONU, por su parte, en la jornada inaugural instó a los gobernantes del mundo a encontrar de manera urgente un acuerdo que minimice los efectos del cambio climático, y recordó que todos los países deberían comprometerse a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Ban afirmó que la Conferencia Mundial sobre el tema, que desarrollarán los jefes de Estado en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre próximo, debe ser un punto de inflexión en el esfuerzo por proteger a la Madre Tierra.

Añadió que el acuerdo a tomar allí debe ser transparente, duradero y flexible, de modo que los países puedan mejorar sus condiciones de vida, debe ser un dictamen que dé una señal clara de que la transformación de la economía global es inevitable.

Morales, por su parte, acusó al sistema capitalista como el cáncer que lacera poco a poco la vida de la Madre Tierra. Aseguró que el capitalismo ve el medio ambiente como un objeto de explotación y saqueo de sus recursos naturales y por ello aplican alternativas que dañan la vida del planeta.

Por culpa del capitalismo hay egoísmo, individualismo, mercado, saqueo, guerras e industria del armamento, por lo que debemos luchar por cambiar ese modelo que no ha resuelto nada y lo que trae es más crisis, más hambre, más pobreza y diferencias entre los países desarrollados y los que están en desarrollo, destacó.

En esa línea, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que cuando los grandes contaminadores se vean obligados a compensar por sus acciones se resolverán los problemas de la Madre Tierra.

Correa advirtió que solo con justicia ambiental se resolverán los grandes problemas generados por el cambio climático y remarcó que el Socialismo del siglo XXI presenta al mundo una nueva visión de desarrollo, prestada de los pueblos ancestrales, que significa vivir bien, satisfaciendo las necesidades de base en armonía con la naturaleza y las demás culturas.

Su homólogo venezolano Nicolás Maduro, instó a hacer de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP-21), en París, la reunión de los movimientos sociales movilizados para defender la Madre Tierra.

Nuestro compromiso es llevar adelante sus propuestas a la Cumbre de París, de aquí saldrá la voz de las masas, de los pueblos indígenas, de los movimientos sociales para exigir a los países industrializados, a las oligarquías, al sistema económico de consumo, la construcción de un nuevo orden universal, limpio, transparente y para beneficio de todos por igual, remarcó.

Maduro subrayó que en la referida cumbre no se aceptarán más mentiras, porque «estamos cansados de escuchar muchas promesas de inversiones millonarias pero observamos poca acción y de resultados cero».

«Patria es Humanidad, como dijo el prócer revolucionario cubano José Martí, y así unidos, todos los países del Sur podremos conseguir salvar la Madre Tierra», aseveró.

Por su parte, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, llamó a los pueblos del mundo a defender los derechos de la Madre Tierra por encima de las guerras, el desarrollo de armas nucleares y del capitalismo depredador de la naturaleza.

Al respecto, adelantó que en la Conferencia sobre el Clima en París los países del Sur no aceptarán un acuerdo que diluya las responsabilidades de los países desarrollados, y aseguró que allí exigirán que los países capitalistas y las transnacionales paguen la deuda ecológica.

En ese sentido, el alcalde de la ciudad colombiana de Bogotá, Gustavo Preto, propuso crear una agenda global para salvar el planeta, una coalición de todos los movimientos sociales existentes.

Yo la llamaría -a la coalición- La Comuna de los Pueblos y tal como sucedió en París en el siglo XIX, movilizarnos para convocar una regulación mundial del mercado que se estrella como concepto, como el paradigma económico dominante que pululó por el mundo durante las últimas tres décadas, resaltó Petro.

De acuerdo con Petro, se podrían establecer impuestos a los capitales para que sean capaces de crear fondos dirigidos a la adaptación de los pueblos al cambio climático, o instaurar un nuevo paradigma económico, filosófico y político en aras de la justicia social y ambiental. (Prensa Latina)

/ymp/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


8 + = dieciséis