Las Tunas, Cuba. Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Home > Salud > Porque la vida es bella

Porque la vida es bella

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Porque la vida es bella

En Las Tunas cada vez crecen más los casos de jóvenes con cáncer.

Las Tunas.- La primera causa de muerte hoy en la oriental provincia de Las Tunas es el cáncer, pero en el territorio existe un servicio de oncología que a pesar de no contar con todos los tratamientos para la enfermedad, garantiza la cobertura de quimioterapia y una atención muy profesional a quienes viven con uno de los padecimientos.

Mirtha Ibarra ha perdido su cabello, pero tiene una sonrisa esplendida que brota cuando asegura sentirse joven y fuerte, aunque ya son 66 los almanaques vividos y está operada hace cuatro meses de cáncer de ovario.

Hace poco también perdió una hija de 48 años por cáncer de mama; sin embargo, tiene un optimismo y voluntad que deslumbran.

Esta tunera enfatiza que hay que vivir y luchar contra la enfermedad, mientras a su lado otros pacientes asimilan los sueros de quimioterapia y valoran de excelente el servicio del hospital general docente Ernesto Guevara, principal centro asistencial de la provincia.

Euralia Mendoza ya peina 63 años y ahora la sorprende un cáncer de pulmón, pero reconoce que fue fumadora activa, aunque abandonó el hábito cuando le detectaron el problema de salud.

«Por primera vez, con la edad que tengo, me veo en asunto de hospitales; por problema en el pulmón derecho me han puesto sueros, y aquí la atención ha sido muy buena. Es un equipo médico que se preocupa y estoy encantada con ellos».

Néstor Frómeta hace pocos días parecía dar el último adiós a este mundo. Tiene un cáncer de estómago y después de tres años de operado se descompensó; tan grave fue la crisis que permaneció por días en los servicios intensivos del «Guevara». Ha perdido 21 libras, pero sigue en la lucha por la vida.

«Estuve casi muerto, pero ahora me siento bien, porque aquí tratan a uno como si fuéramos familia y eso nos ayuda mucho. Exhorto a las personas con cáncer que nunca pierdan la esperanza, que eso es lo último que se pierde. Hay que tener fe y confianza».

Porque la vida es bella

El doctor Eliécer intercambia con Mirtha, una paciente muy optimista.

El doctor Eliécer Santiesteban González, especialista de primer grado en Oncología y jefe del departamento de quimioterapia en Las Tunas, precisó que mensualmente tratan en esta área alrededor de 224 pacientes y de 30 a 40 son casos nuevos.

La prevalencia de edades oscila entre 35 y 45 años, a la vez que crecen los casos de jóvenes con problemas como linfomas, cáncer de mama y colon, que por lo general se ven en pacientes de más de 50 años.

¿Cuáles son los tratamientos para el cáncer que ofrecen en Las Tunas?

«Con el remozamiento del Hospital provincial logramos crear un área con mejor confort para el tratamiento de quimioterapia y las consultas, pero aún necesitamos un servicio de radioterapia, pues debemos remitir nuestros pacientes a Holguín o Camagüey y existen listas de espera para la atención por la alta incidencia de la enfermedad, pero esta situación de salud no vacila en esperas».

¿Qué causas considera que influyen en el alza de enfermos con cáncer?

«Los malos hábitos de vida de la población, el estrés sostenido, la mala alimentación, sobre todo el consumo de alimentos fumigados con químicos, que pueden provocar mutaciones de las células y llevar a padecer cáncer».

Doctor Eliécer, en Las Tunas ha existido una crisis de oncólogos ¿Cómo enfrentan esa situación?

«De seis oncólogos que teníamos solo quedan tres y por eso nos propusimos formar nuevos especialistas. En estos momentos se preparan, una residente de tercer año, dos de primero, dos de segundo y una residente terminando tercer año, que se forma en el Oncológico de Camagüey».

Eliécer Santiesteban llamó a acudir al médico ante cualquier síntoma sospechoso como nódulos, ronqueras, falta de aire o la pérdida de peso repentina.

Tras un sueño…

Gilberto Rivero Reyes decidió especializarse como oncólogo y ya en el segundo año considera que amén de ser nueva la provincia en la formación de médicos oncólogos, se forman bien.

«Cuando termine esta especialidad tengo el sueño de hacer un diplomado en oncopediatría, porque los niños son una población muy sensible y en estos momentos Las Tunas lo necesita, pues no hay ningún oncopediatra aquí.

«Creo que para ser oncopediatra hay que tener una fortaleza psicológica, mucha preparación y sensibilidad. Yo decidí ser médico porque en mi familia tengo la influencia de varias personas que consagran su vida a este mundo de la salud. Es un carrera muy difícil, pero me gusta mucho».

En cada instante, la vida

A la joven Yamilet, de 25 años se le entrecorta la voz y humedece la mirada mientras cuenta que fue operada de un tumor en la cabeza por el doctor Josué Betancourt, una de las eminencias de la neurocirugía en Las Tunas, y recibió 50 radiaciones en la cabeza y 40 en la columna. Ahora se vacuna cada 14 días para prevenir la reaaparición de la enfermedad.

«Yo comencé con dolores de cabeza, mareos y vómitos. Pensé que era el dengue u otra enfermedad así, pero al pasarme por el somatón vieron que era un tumor. Fui operada y después estuve muchos días graves, hasta me hicieron la traqueotomía».

Miladis Peña es tía de la paciente y junto a ella ha pasado el proceso; asegura que ahora está más activa, quiere trabajar más que antes, y la motiva un niño precioso de dos añitos.

A Miladis el cáncer parece querer arrebatarle a sus sobrinas, pues al unísono de Yamilet, Yandira Escobar fue operada hace un año de un carcinoma infiltrante de la mama derecha, y aunque está bien, enfrenta nuevos exámenes por la presencia de otros nódulos.

Armancia Miranda acaba de iniciar su primera sesión de quimioterapia por un nódulo en la mama y confiesa que cuando se lo dijeron pensaba que ya la vida había acabado, pero se anima y quiere seguir adelante; a la vez que reconoce que el personal médico es maravilloso.

El cáncer es una de las enfermedades que más vidas cobra en Las Tunas, pero entre esta población de más de 538 habitantes caminan muchos sobrevivientes a la enfermedad que un día decidieron vencerlo, porque la vida es bella.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


5 × cinco =