Las Tunas, Cuba. Martes 26 de Septiembre de 2017
Home > Salud > Porvenir para la mejor obra de arte

Porvenir para la mejor obra de arte

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Porvenir para la mejor obra de arte

Las Tunas.- Concebir es un don y quienes tienen la posibilidad de asegurar su descendencia disponen en la oriental provincia de Las Tunas de un centro especializado en la detección de problemas genéticos y malformaciones congénitas, tanto en el proceso prenatal como postnatal, y entre las anomalías más frecuentes encuentran las cardiovasculares y renales.

La doctora Nora Orive Rodríguez, jefa del Centro de Genética de Las Tunas, precisa que entre los estudios prenatales el más utilizados está la ultrasonografía de alta resolución, que permite diagnosticar situaciones que afectan la calidad de vida de los bebés.

Porvenir para la mejor obra de arte

Doctora Nora Orive Rodríguez, jefa del Centro de Genética de Las Tunas.

«Existen tres ultrasonidos diferentes. El del primer trimestre de embarazo, que se hace entre las 11 y las 13.6 semanas; el del segundo, alrededor de las 20 semanas y uno entre las 28 y 30 semanas de gestación. Cada uno tiene un fin diferente, y en común, la búsqueda de defectos congénitos.

«Lo más importante es el ultrasonido del primer trimestre y hoy es un problema en la provincia, porque un 10 por ciento de las mujeres lo pierden por la detección tardía del embarazo, que debe ser captado ante de las diez semanas.

«De resultar positivo este ultrasonido, se le llama a estos hallazgos, marcadores, que permiten hacer otros estudios más profundos y pudiéramos encontrar un defecto que a veces ni por ultrasonido se diagnostica.

«En el tercer trimestre del embarazo se ven patologías y malformaciones que no se pueden detectar antes. Es un ultrasonido con una importancia capital, porque de encontrar algún problema es más traumático para la pareja y debemos prepararnos para esperar un bebé que no está sano».

¿En ese caso, se le da a la familia la opción de interrumpir el embarazo?

«Existe una interrupción de embarazo, que se le llama excepcional, porque tiene un riesgo enorme. No se realiza en la provincia, e incluso es valorada y aprobada por expertos y el Ministerio de Salud Pública de Cuba, luego de varios análisis».

¿En los últimos tiempos han tenido casos de interrupción en la última etapa de la gestación?

«Sí, las fundamentales por dificultades del sistema nervioso central, displasias óseas o alteraciones del sistema osteomeoarticular; enfermedades de causa genética y que además, tienen clínicamente una repercusión que afecta la calidad de vida del bebé. Es importante conocer que la pareja puede optar por la interrupción del embarazo siempre que el defecto afecte la vida de ese futuro niño, porque el bebé que tenga la posibilidad de desarrollarse, a pesar de la situación genética, e insertarse a la sociedad, nace».

¿Cuáles son las causas hereditarias que condicionan las malformaciones?

«Puede ser que el bebé esté afectado por un defecto que haya estado segregándose en la familia, por ejemplo, enfermedades que causan retraso mental, y esa situación no es diagnosticada en ultrasonido. Tenemos en Las Tunas familias con todos sus hombres retrasados mentales. Pero con una atención previa al embarazo pueden tenerse en cuenta estos factores.

“Además, existen errores innatos del metabolismo. Atendemos casos que han tenido hijos previos, fallecidos al nacer, sin causa conocida, o los mortinatos, fetos que nacen muertos, y estos son signos de alarma que pueden llevarnos a pensar en posibles causas de malformaciones o enfermedades genéticas».

 ¿Los síndromes de Down son por causa hereditaria?

«Por causa hereditaria y no hereditaria. Los primeros son pocos frecuentes, los que más inciden están asociados a factores como la edad materna o al azar.

«El ultrasonido del primer trimestre va dirigido a buscar alteraciones cromosómicas. Encontramos marcadores, que no son malformaciones, sino hallazgos ultrasonográficos, que hablan a favor de estos cambios, y uno de ellos es el síndrome de Down».

¿Existen otras causas que provocan malformaciones congénitas?

«Nuestro registro genético reporta mayor número de causas multifactoriales, que dependen de factores genéticos y ambientales. Por ejemplo, defectos aislados, como las cardiopatías, defectos renales o digestivos, que pueden atentar contra la vida de los niños.

“Los problemas genéticos constituyen la segunda causa de fallecimiento al nacer en Las Tunas».

¿Cuáles son los factores de riesgo que propician la aparición de malformaciones?

«Si usted tiene una predisposición genética, el ambiente desencadena la expresión de estos genes; desde las radiaciones, hasta los niveles de determinadas proteínas o tóxicos en sangre.

«Una glicemia o colesterol elevados en el momento de la concepción son causas de un defecto congénito. Además, afectan la obesidad y el sobrepeso.

«Está demostrado científicamente que un trago de alcohol puede provocar que el bebé nazca con un retraso mental. Es importante tomar ácido fólico y una dieta balanceada para estar preparados».

¿Cuáles son las pruebas más novedosas que se realizan hoy en Las Tunas?

«Nosotros tenemos la posibilidad de realizar estudios como si estuviéramos en el Centro Nacional de Genética en la capital del país, porque este servicio funciona como una red y la población tiene acceso desde aquí.

«Hacemos estudios de enfermedades metabólicas, extremadamente complejas y poco frecuentes, que son los estudios de ADN; realizamos estudios cromosómicos de careotipo, pruebas del talón al recién nacido con un 95 por ciento de cobertura y ultrasonografía avanzada.

«No tenemos niños que hayan nacido con defectos graves sin que fueran detectados a tiempo por el equipo de genetistas de la provincia».

En Las Tunas los niños pretérminos y bebés y madres bajo peso, están entre los indicadores negativos del programa materno infantil y también condicionados por malformaciones congénitas.

Durante el 2015 han fallecido seis niños por defectos congénitos y dos de ellos por enfermedades genéticas que no se conocían.

Bendecidas por un don…

Lizandra Peña Manduley tiene 19 años y cuida con esmero de su primer embarazo. Ella agradece que exista el Centro de Genética de Las Tunas para detectar niños con malformaciones congénitas y está feliz porque trae un varoncito y tras el examen aseguraron que no tiene problemas.

Noidis Jen Tamayo a los 18 años decide tener un bebé y ahora se empeña más porque ya perdió un embarazo de seis meses por problemas del corazón y la presión arterial, y confiesa que no hizo todo lo que debía para lograrla.

«Para mí es perfecta la atención en el centro -enfatiza Noidis- y puedo ver en la pantalla del televisor a mí bebé y eso me emociona mucho, además de que sé que examinan su estado de salud«.

A Yuniery Betancourt le brilla la mirada de una manera peculiar. Tiene 34 años y al fin está embarazada.

«Yo me siento muy feliz. Vine al centro hace un mes, porque en mi área de salud no se escuchaban los latidos cardíacos del bebé; llegué muy asustada, pero no, aquí se oyeron bien. Ahora me hice un ultrasonido y todo está bien. Este es un centro muy importante para nosotras las embarazadas».

Concebir una vida es como lograr una obra de arte, y en Las Tunas desde hace 11 años existe un centro especializado en el asesoramiento genético y detección de malformaciones para conocer si esa obra nacerá perfecta.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cuatro + 7 =