Las Tunas, Cuba. Martes 26 de Septiembre de 2017
Home > Opinión > José Martí en la impronta guevariana

José Martí en la impronta guevariana

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

che_y_marti«Las palabras de Martí de hoy no son de museo, están incorporadas a nuestra lucha y son nuestro emblema, son nuestra bandera de combate.»

Ernesto Che Guevara

Para los cubanos, José Martí y Ernesto Che Guevara son ejemplos, y mucho más que héroes de leyenda, pues acompañan a nuestro pueblo en cada nueva batalla librada por mantener las conquistas de la Revolución.

Por eso, volvemos a sus obras, a buscar frases que nos sirvan de acicate en el quehacer cotidiano; profundizamos en sus luchas, en sus vidas dedicadas por entero a procurar el bien de los olvidados y oprimidos, a conquistar la independencia de la patria, aún al costo de sus vidas.

Y cada vez encontramos mayores coincidencias en el pensamiento y la acción de estos dos hombres separados en el tiempo y el espacio geográfico en que les tocó nacer.

A nuestro Apóstol le debemos su accionar incansable en la preparación de la Guerra necesaria; que aunara voluntades en este empeño y lograra la lógica pero difícil fusión de los pinos viejos con los nuevos, de los negros, blancos, mulatos, chinos… sin importar distinción de raza, posición social, ni ninguna otra con el fin de conquistar la libertad de Cuba.

Casi toda su producción literaria está relacionada con sus ideales independentistas y se sirve de ella para atraer a una causa común a quienes anhelaban, como él, conquistar la libertad de la Patria peleando por ella y no pidiendo de rodillas a la altanera metrópoli española.

Y ese legado del Apóstol llegó hasta el Che cuando aún era muy joven, a través de la lectura de sus obras. Recordemos que Guevara era un consumado lector y tuvo su primer contacto con textos martianos ya en la adolescencia. Cursaba entonces estudios preuniversitarios y leyó los Versos sencillos con los cuales quedó fascinado.

A partir de entonces lo cita de memoria y esgrime las ideas del Héroe de Cuba para argumentar las suyas.

Pretendía el Che cambiar el mundo que conoció durante su viaje por Latinoamérica: desaparecer la miseria, devolver la dignidad a los pobres y oprimidos, dar iguales oportunidades de salud y educación a los de cuna humilde y a quienes nacieron beneficiados por la riqueza.

La madurez ideológica fue sucediendo paso a paso, desde sus primeros contactos con la realidad de los pueblos de América hasta el encuentro con Fidel y la decisión de acompañarlo en la empresa que se proponía el joven abogado: acabar con la tiranía de Batista.

Y en este proceso, mostró el Che haber asimilado las enseñanzas del Maestro, sobre todo por la puesta en práctica de sus ideas. Por eso lo citaba con frecuencia en escritos y verbalmente, asimismo llevaba casi siempre consigo uno de sus libros y pedía que todos lo estudiaran.

El 28 de enero de 1960 pronuncia un discurso que rinde homenaje a José Martí. En esa ocasión se hace evidente su cabal comprensión de la obra y pensamiento martianos. Ante la multitud enardecida pide honrar a quien «había nacido, había sufrido y había muerto en aras del ideal que hoy estamos realizando, al mentor directo de nuestra Revolución, al hombre a cuya palabra había que recurrir siempre para dar la interpretación justa de los fenómenos históricos que estamos viviendo.»

Les explica a los jóvenes la convergencia histórica entre los ideales de Martí y la Revolución cubana. Argumenta que Martí luchaba por la liberación de Cuba, con todos y para el bien de todos y esta «es una revolución hecha para el pueblo (…) que nació desde abajo, que se nutrió de obreros y campesinos, que exigió el sacrificio de obreros y campesinos» y concluye: «con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar, decía Martí, y así mismo, interpretando sus palabras lo hicimos nosotros.»

En aquel corto, pero encendido discurso el Che muestra a los jóvenes al Martí organizador de la guerra, al de ideas independentistas y solidarias, al revolucionario que es ejemplo más allá de su tiempo y sin fronteras de ningún tipo.

Así les recomienda «que se acerquen a Martí sin pena, sin pensar que se acercan a un dios, sino a un hombre más grande que los demás hombres, más sabio y más sacrificado que los demás hombres, y pensar que lo reviven un poco cada vez que piensan en él y lo reviven mucho cada vez que actúan como él quería que actuaran.»

El pensamiento de Ernesto Che Guevara nunca será suficientemente destacado, estudiado e interpretado, como nunca ocurrirá con las obras martianas. Cada día se aprende algo nuevo que emana del ejemplo de estos dos grandes hombres de la historia de Cuba, de América y del mundo.

Decía Martí: Honrar, honra, y no hay mejor manera de crecer y alcanzar la estatura de revolucionarios que aprendiendo de su pensamiento. Así lo interiorizó el Che y quiso transmitirlo a las jóvenes generaciones para que se formaran, como él, en el amor a la humanidad, a la verdad y a la justicia; en el amor a la patria y a Latinoamérica, a la vez que en el antimperialismo, porque Martí nos enseña a conocer las entrañas del monstruo.

Es notable el reconocimiento del Che a la universalidad de Martí y a su condición de Maestro que nos enseña a pensar y a comportarnos como hombres y mujeres de bien, útiles y de provecho para nuestro país y para los pueblos de nuestra América.

Y es el Che otro educador, su ejemplo ha sido inspiración para varias generaciones de cubanos y también para el mundo. Sus ideas, como las de Martí, son bandera para los pueblos que luchan por su independencia y dignidad, para los que están decididos a mantener sus conquistas y son la guía de todas las personas de buena voluntad que luchan por causas justas.

/edc/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Rosa María García Vargas

Periodista. Graduada de Letras en la Universidad de Oriente. Se desarrolló como especialista del Grupo Metodológico del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Directora del noticiero Impacto de Radio Victoria por varios años. Se desempeña como redactora de los Servicios Informativos de esta emisora. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @RosaMaraGarca

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve + = 18