Las Tunas, Cuba. Jueves 23 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Gustavo, el mayor de los ejemplares hermanos Ameijeiras

Gustavo, el mayor de los ejemplares hermanos Ameijeiras

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

gustavo_ameijeirasEl 8 de octubre de 1920, hace hoy 95 años, nació en el batey del central Chaparra, entonces perteneciente al oriental término municipal de Puerto Padre y hoy cabecera del municipio de Jesús Menéndez, en la provincia de Las Tunas, un niño que el devenir convertiría en el mayor de cuatro hermanos varones que con su impronta marcarían indeleblemente la rica historia de luchas del pueblo cubano por su liberación.

Hijo del matrimonio formado por el español Manuel Ameijeiras y la cubana María de las Angustias Delgado, desde pequeño Gustavo Ameijeiras debió asumir el trabajo como contribución al sustento familiar, para lo cual laboró inicialmente como vendedor de periódicos y limpiabotas, y luego fue aprendiz de mecánico y chofer de alquiler.

Según consigna una síntesis biográfica publicada por la enciclopedia digital cubana (ecured.cu), desde 1948 comenzó a militar en el Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo), al que bajo su influjo se incorporarían luego sus tres hermanos menores que conformarían junto al él un paradigmático cuarteto de héroes de la Revolución: Ángel (Machaco), Juan Manuel (Mel) y Efigenio, el primero de ellos caído durante la lucha clandestina y el segundo en el histórico asalto al cuartel Moncada.

Efigenio, el único sobreviviente de aquel grupo de valientes hermanos, fue uno de los expedicionarios que en 1956 acompañaron a Fidel Castro en el yate Granma, alcanzó los grados de comandante en la Sierra Maestra y de general luego del triunfo de la Revolución. Tuvo importantes participaciones en la histórica batalla de Playa Girón y en misiones internacionalistas, entre otras tareas revolucionarias.

Luego del asalto al cuartel Moncada, Gustavo se fue desde La Habana, donde se había radicado la familia, a Oriente, con el fin de indagar la suerte corrida por Mel, el menor de sus hermanos, y resultó detenido y enviado a la prisión de Boniato, donde lo encausan por los hechos del ataque al cuartel, pero es juzgado y absuelto por falta de pruebas.

Durante su estancia en la cárcel de Boniato se vinculó con varios de los jóvenes de la Generación del Centenario que habían protagonizado el asalto y, a partir de entonces, se convirtió en uno de los más activos divulgadores de aquellos acontecimientos, y trabajó incansablemente con el fin de lograr la amnistía de los moncadistas, para lo cual recogió miles de firmas y se hizo un cercano colaborador de Haydée Santamaría en la misión de imprimir y distribuir La historia me absolverá, el histórico alegato de Fidel Castro durante el juicio del Moncada.

Junto con su hermano Ángel, Gustavo se encargó de verificar la distribución a nivel nacional del importante documento. En un automóvil y con sólo el dinero para el combustible ambos realizaron el recorrido por toda la Isla, con el apoyo a lo largo del viaje de militantes del Partido Ortodoxo, que les brindaron comida, alojamiento y dinero.

El 7 de julio de 1955, Gustavo sirvió de chofer a Fidel, a quien trasladó desde el Vedado hasta el aeropuerto de Rancho Boyeros, para que el líder del asalto al Moncada partiera a su exilio en México, luego de la amnistía que, presionada por las protestas populares, la dictadura se vio obligada a declarar para los asaltantes prisioneros, que fueron excarcelados el 15 de mayo de 1955.

A partir de este momento fue más intensa la vida de luchador revolucionario de Gustavo Ameijeiras, pues participó en múltiples y arriesgadas acciones clandestinas, debido a las cuales sufrió varios períodos de encarcelamiento y torturas.

Luego del fracaso de la Huelga del 9 de Abril de 1958, en cuya organización tuvo una activa participación, Gustavo decidió cumplir un anhelo ya expresado mucho antes: incorporarse a la lucha en la montañas orientales que protagonizaban Fidel y sus compañeros desde el desembarco del Granma, el 2 de diciembre de 1956.

Con ese objetivo, se trasladó a Santiago de Cuba, donde fue capturado y asesinado por sicarios de la dictadura batistiana el 22 de mayo de 1958.

En ocasión de cumplirse hoy el aniversario 95 de su natalicio, sirvan estas modestas líneas para recordar la significación que en las luchas por la independencia del pueblo cubano tuvo el accionar ejemplar de Gustavo Ameijeiras y sus tres hermanos. Nada mejor para ello que citar unas palabras que pronunciara el líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, cuando al referirse a estos héroes expresó:

«La estirpe de los Ameijeiras es un ejemplo conmovedor de heroísmo que recuerda la familia de los Maceo».

/mdn/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Hernán Bosch

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente (1974). En ese año fue uno de los fundadores de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) en la antigua provincia de Oriente. Trabajó como corresponsal de esa agencia en Santiago de Cuba durante tres años y luego realizó similar función por cerca de tres décadas en la corresponsalía de la provincia de Las Tunas, con una labor destacada en el tratamiento de temas diversos como la agricultura, la salud y los deportes. En 2007 reportó como enviado especial de la ACN los Juegos Deportivos de la ALBA, efectuados en Venezuela. Entre l981 y 1989 laboró en el periódico provincial ”26”, de Las Tunas, donde se desempeñó como jefe de Redacción, jefe de Información y reportero. Está jubilado y es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @hrbosch

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ 8 = trece