Historia

Un sitio en Las Tunas para recordar el Crimen de Barbados

crimen de Barbados
Haciendo esquina en una calle sencilla de la ciudad de Las Tunas, un Museo para recordar al crimen de Barbados.

Las Tunas-Cuando se hable de Las Tunas y sus memoriales, irremediablemente hay que recurrir a una instalación que bajo su techo alberga pasajes de uno de los hechos más horrendos de la historia moderna en este país: la voladura en pleno vuelo de una nave de Cubana de Aviación con 73 personas a bordo.

Creado en 1978 como homenaje a las víctimas del Crimen de Barbados, el memorial tunero se destaca por ser un baluarte en la preservación de objetos personales de los jóvenes esgrimistas cubanos asesinados aquel 6 de octubre de 1976.

La institución fue creada en la vivienda de uno de los mártires, Carlos Miguel Leyva González, la misma fue diseñada al estilo americano, consta de dos pisos de madera.

Según cuenta a Tiempo21 su actual directora, María Elena Moros, el memorial fue reconstruido totalmente en el año 2000, conservando la misma estructura.

«Nuestro memorial actualmente posee tres salas expositivas y tiene la honrosa misión de rescatar, conservar y preservar los bienes patrimoniales. Además, damos conocer a nuestros visitantes, sobretodo a los jóvenes, el conocimiento de la vida de los mártires de Barbados».

El memorial,  en sus inicios,  pertenecía al Instituto Nacional de Deportes, INDER, pero en el año 1994 pasó a formar parte de la Dirección Municipal de Cultura de Las Tunas.

En el patio se encuentra ubicada una escultura de Juan Heznart Hedrich, titulada «Nuestros muertos alzando los brazos», la misma fue realizada con fragmentos del avión siniestrado de Cubana de Aviación.

El artista matanzaro obtuvo con esta obra el Premio Nacional del Salón Nacional de la UNEAC en 1978.

Abierto de martes a sábado desde las nueve de la mañana y durante 8 horas, el edificio posee también importantes valores arquitectónicos, otorgándole belleza al centro histórico urbano de Las Tunas.

Hoy a 39 años, el atroz atentado sigue impune. Y familias lloran aún la pérdida de sus seres queridos y esperan justicia, porque los terroristas de origen cubano, Luis Posada Carriles y Orlando Bosch Ávila, asalariados del gobierno estadounidense, se encuentran libre.

/edc/

Artículos relacionados

Comandancia del Cuarto Frente en la memoria de San Joaquín

Tania Ramirez

La Historia me absolverá: 65 años después con plena vigencia

Redacción Tiempo21

Potrero Hormiguero, símbolo de Las Tunas

Tania Ramirez

Enviar Comentario


ocho + 6 =