Las Tunas, Cuba. Sábado 23 de Septiembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Cuba en la memoria del mundo

Cuba en la memoria del mundo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

800px-placa_jimaguayuNuriem de Armas
Prensa Latina

La Habana.- A 120 años de firmada la Constitución de Jimaguayú, este documento de la historia cubana pasó a ser parte de la memoria del mundo.

La carta magna quedó registrada junto a los negativos originales del Noticiero del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) Latinoamericano, los cuales fueron inscritos en el 2009 por considerarlos el archivo documental más exhaustivo de la historia de la Revolución cubana.

Además, integran la memoria del mundo desde el 2005 el patrimonio documental conocido como Fondo José Martí y desde el 2013 la Colección Documental Vida y Obra de Ernesto Che Guevara: desde los manuscritos originales de la adolescencia y la juventud hasta el Diario de Campaña en Bolivia, en proyecto impulsado por Cuba y Bolivia.

El Archivo Nacional de Cuba, institución donde se atesora el texto original de la Constitución de Jimaguayú, del 16 de septiembre de 1895, recibió el certificado de inscripción en el Registro Nacional del Programa Memoria del Mundo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Este programa surgió en 1992 con el propósito de facilitar el acceso universal al patrimonio documental, y preservar y aumentar la conciencia mundial sobre la existencia y la importancia del patrimonio documental.

Este legado refleja la diversidad de los pueblos, las culturas y los idiomas, pertenece a todos y debe ser plenamente preservado, protegido y (permanecer) accesible en forma permanente y sin obstáculos, señala el sitio web oficial de este proyecto.

Asegura que el patrimonio documental enfrenta severas amenazas como el saqueo y la dispersión, el comercio ilícito, la destrucción, además de la frágil particularidad de su soporte, la obsolescencia del almacenamiento y la falta de financiamiento.

La presidenta del Comité Nacional del referido programa, Nuria Gregori, al entregar el título expresó sentirse muy feliz de otorgarlo el propio día en que se cumplían 120 años de sesionar la Asamblea de Jimaguayú, en la cual se aprobó la que sería una de las cartas magnas de la República de Cuba en Armas.

En la ceremonia de entrega se concedió al presidente Raúl Castro y a la Asamblea Nacional del Poder Popular dos copias facsimilares de dicha Constitución.

Esta fijó normas jurídicas durante la segunda guerra de independencia en Cuba, iniciada en 1895; y dotó a la República en Armas del gobierno para dirigir la guerra por la independencia de la isla.

Su nombre lo recibió por la localidad donde se aprobó, ubicada en la provincia de Camagüey, el texto que regiría en Cuba durante dos años, y establecía un gobierno centralizado, pues unía en un sólo organismo los poderes legislativo y ejecutivo.

Expertos cubanos intervinieron aquí en el programa radiotelevisado Mesa Redonda dedicado a este acontecimiento histórico y coincidieron en resaltar la trascendencia de la referida carta magna.

La especialista Elda Cento, de la Academia de Historia de Cuba, consideró este documento como una muestra de la vocación legalista y republicana de los líderes independentistas cubanos empeñados en dotar de una dirección institucional a la insurrección.

Apuntó que se sabe que organizar una Constituyente estaba en los objetivos de José Martí y Máximo Gómez, pero la muerte del primero trastocó los planes mediante los que pensaba depositar el liderazgo que él ejercía desde el Partido Revolucionario Cubano.

Los historiadores consideran que la Constitución de Jimaguayú responde a la tradición desde el punto de vista jurídico, en la historia de Cuba, de organizar el proceso constructivo de un gobierno provisional.

Destacan también que los delegados eran hombres jóvenes, agrupados bajo el principio de la separación de Cuba de España, para que fuera un Estado libre, independiente y soberano, sin dar lugar a opciones ajenas a la independencia.

Para lograr la inscripción en el Programa Memoria del Mundo hubo un proceso de reconstrucción, validación e investigación para demostrar la autenticidad del documento original, y fue necesario un estudio morfológico para demostrar que la tinta y el papel se corresponden con la época.

La Unesco intenta rescatar documentos de la historia de cada país, y especialistas afirmaron que Cuba trabajará por rescatar otros documentos que también podrían integrar este archivo.

/ymp/

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 2 = uno