Las Tunas, un onomástico más

Las Tunas.- Fundada hace más de dos siglos, Las Tunas es hoy una ciudad de historia. Su nombre proviene del cactus de igual nombre que actualmente incrementan sus pobladores en jardines, techos y patios.
Su calificativo consta según la historia oral en los corrales de San Gregorio; estaba ubicada la gran hacienda ganadera de Jesús Gamboa, un jerarca local a cuyas fincas llegaban comerciantes de Camagüey, Bayamo y Manzanillo, quienes al referirse a la hacienda dejaron marcada la frase «voy para la hacienda de Las Tunas».
Hoy esta urbe celebra un aniversario más de su fundación, una conmemoración que coincide con el día de San Jerónimo, patrón de esta ciudad, que muestra un desarrollo comercial y económico, floreciente desde épocas tempranas, y un variado paisaje urbano.
«Esta ciudad tiene toda una historia consagrada en si misma desde su origen hasta la actualidad, dentro de esos períodos hay momentos álgidos en la historia regional y local, las propias guerras por las luchas independentistas, en que Las Tunas fue asaltada en cinco ocasiones y quemada en tres, son elementos que le dan una prestancia entre los pueblos heroicos del país», así rememora su historiador el Máster Víctor Marrero Zaldívar, miembro de la Academia de Historia de Cuba.
El camino de nuevas investigaciones corroboran cambios trascendentales en el origen de su fecha fundacional, así lo afirma el historiador de la ciudad de Las Tunas quien según estudios le permiten afirmar que «la fecha más adecuada para la fundación de la ciudad es el año 1690, luego de establecerse una Iglesia católica y las familias del poblado donaran tierras para el fomento de la Alcaldía».
«Cuando tu vas a ver la ciudad de Las Tunas tiene una cara distinta, nos hemos ocupado nuevo colores al ciudad, sin embargo esta restauración que se hace no hace que cambie su identidad se respeta la arquitectura, sigue con sus portales corridos, columnatas en diferentes tipos, capiteles, balaustradas, es una ciudad que se identifica por sí misma, indistintamente a todos los cambios que puedan hacerse.
«Ahora se le ha incorporado un elemento nuevo a Las Tunas que es la Casa Insólita, y Las Tunas se identificará en cualquier momento por esta construcción única en su tipo en Cuba. Las Tunas es una ciudad que va progresando cada día, que tiene todo un alborear importante, y que consolida el espíritu del tunero, un habitante identificado con su pueblo, con un alto sentido de patri-localidad a la ciudad en que se vive».
Las Tunas hoy se abre a sus moradores y visitantes para regalar nuevas apreciaciones de modernidad y embellecimiento con valores escultóricos como murales y obras ambientales (esculturas) que la hacen única, «A ojos vistas no hay que ser ciego para decir desde ya que Las Tunas es una ciudad que levanta su rostro y va embelleciéndose, es un espacio que ya se convierte en referencia por la huella que dejamos algunos artistas», calificó el Premio Nacional de Artes Plásticas 2009, Nelson Domínguez,
Su cultura identificada por personalidades como Juan Cristóbal Nápoles (El Cucalambé), un atractivo que anualmente atrae a cultores e investigadores de la décima de Cuba e Iberoamérica, a los festejos por su onomástico en la Jornada Cucalambeana y el Coloquio Iberoamericano de la Poesía y el Verso Improvisado. Además de mantener certámenes únicos como los Festivales de Apreciación Cinematográfica Cinemazul, y de Magia Ánfora, los Concursos Cucalambé en Décima Escrita y Nacional de Narrativa Guillermo Vidal, entre otros.
Denominada también Capital de la Escultura en Cuba, es un título que renace con las celebraciones de las bienales de escultura Rita Longa, un espacio que aporta al mapa visual de corrientes y perspectivas estéticas donadas por diversas generaciones de escultores, y brotadas cual bellas expresiones de las manos de cultores como la propia Rita Longa, José A. Díaz Peláez, Pedro Vega, Manuel Chiong, Sergio Martínez Sopeña, José Miguel Díaz Pérez, Sergio Ángel Fernández Borges y Guillermo Ramírez Malberti, entre otros.
Se identifican como sus máximas condecoraciones la Réplica del Machete del Mayor General Vicente García González, insigne combatiente tunero del Ejército Libertador durante la Guerra de los Diez Años (1868-1878), y la Réplica del Escudo de la ciudad de Las Tunas.
El arraigo de sus habitantes a la memoria retrospectiva y contemporánea, resaltará por siempre en Las Tunas, donde la huella de su histórica perdurará con vitalidad por siglos en una ciudad que crece y se transforma.
/mdn/

 

Artículos relacionados

Para celebrar en Cuba el arte del sonido: 4 de diciembre

Sheyla Arteaga Rodriguez

Barbarito Diez: la voz del danzón desde la nostalgia

Yanetsy Palomares Pérez

Sucederá en el Centro Cultural Teatro Tuyo concierto del cantautor Andrés Alejandro Sedeño

Sheyla Arteaga Rodriguez

Escribir Comentario