Las Tunas, Cuba. Lunes 20 de Noviembre de 2017
Home > El mundo > Llama Raúl Castro a democratizar Naciones Unidas

Llama Raúl Castro a democratizar Naciones Unidas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Llama Raúl Castro a democratizar Naciones Unidas

La Habana.- El presidente de Cuba, Raúl Castro, llamó en Nueva York a defender a la Organización de Naciones Unidas del unilateralismo y reclamó una profunda reforma para democratizarla y acercarla a los pueblos.

Al hablar ante la Asamblea General, el mandatario cubano saludó las siete décadas de la ONU, creada, dijo, para preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra y edificar una nueva forma de relaciones con propósitos y principios que debían augurar una época de paz, justicia y desarrollo para toda la humanidad, reportó Prensa Latina.

Sin embargo, apuntó que desde entonces han sido constantes las guerras de agresión, la intervención en los asuntos internos de los Estados, el derrocamiento por la fuerza de gobiernos soberanos y los denominados «golpes suaves».

Raúl Castro calificó de inaceptable la militarización del ciberespacio y el empleo encubierto e ilegal de las tecnologías de la información y las comunicaciones para agredir a otros estados.

En la misma línea denunció las acciones que distorsionan la promoción y protección de los derechos humanos, «utilizándolos de forma selectiva y discriminatoria para validar e imponer decisiones políticas».

Acotó que «es en la pobreza y la desigualdad donde deben buscarse las causas de los conflictos, generados por el colonialismo y el despojo de las poblaciones autóctonas, primero, y más tarde por el imperialismo y el reparto de esferas de influencia«.

Enfatizó que el compromiso asumido en 1945 de promover el progreso social y elevar el nivel de vida de los pueblos y su desarrollo económico y social, sigue siendo una quimera.

Al respecto, señaló la existencia actual de 795 millones de personas que sufren hambre, 781 millones de adultos analfabetos y 17 mil niños que mueren cada día de enfermedades curables, mientras que los gastos militares anuales en todo el mundo ascienden a más de 1,7 millones de millones de dólares.

Más adelante, alertó que el cambio climático pone en peligro la existencia de la especie humana y llamó a los Estados a asumir «responsabilidades comunes pero diferenciadas, ante la inobjetable realidad de que no todos los países somos responsables por igual, ni despilfarramos los recursos naturales y humanos en un consumismo irracional e insostenible».

Por otro lado, el presidente de Cuba destacó la importancia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y de la firma de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

Se trata de la demostración de que «por encima de nuestras diferencias, podemos avanzar hacia la unidad y la consecución de objetivos comunes».

Al analizar los principales aspectos de la actualidad internacional, Raúl Castro afirmó que la República Bolivariana de Venezuela contará siempre con la solidaridad de Cuba frente a los intentos de desestabilizar y subvertir el ordenamiento constitucional.

Asimismo, ratificó la solidaridad de la isla caribeña con Ecuador, su Revolución Ciudadana y su líder, Rafael Correa, quien «se ha convertido en el blanco del mismo guión de desestabilización aplicado contra otros gobiernos progresistas de la región».

También respaldó los reclamos de las naciones del Caribe que solicitan justas reparaciones por los horrores de la esclavitud y la trata de esclavos, sobre todo en un mundo en el que la discriminación racial y la represión de las comunidades afrodescendientes han ido en ascenso.

Igualmente, reiteró la solidaridad con el pueblo de Puerto Rico, el cual, subrayó, merece ser libre e independiente, luego de más de una centuria sometido a la dominación colonial, y con Argentina en su reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas, Sandwich del Sur y Georgias del Sur.

Más adelante, ratificó el apoyo de Cuba a la Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y al pueblo de ese país en la defensa de sus importantes logros sociales y de la estabilidad del país.

Al referirse a la situación en Europa, Raúl Castro rechazó la intención de extender la presencia de la OTAN hasta las fronteras de Rusia y la imposición de sanciones unilaterales e injustas contra esa nación.

Además aseguró que las oleadas migratorias hacia Europa constituyen una consecuencia directa de las acciones de desestabilización que la OTAN promovió y ejecuta en países del Medio Oriente y África del Norte, así como del subdesarrollo y la pobreza imperante en países del continente africano.

«La Unión Europea debe asumir de manera plena e inmediata sus responsabilidades con la crisis humanitaria que ayudó a generar», sentenció.

El Presidente cubano saludó el denominado acuerdo nuclear con la República Islámica de Irán, como demostración de que el diálogo y la negociación son la única herramienta efectiva para solventar las diferencias entre los Estados.

En su discurso, también reiteró su confianza en «el pueblo sirio es capaz de resolver por sí mismo sus diferencias» y demandó el cese de la injerencia externa en ese país y reclamó el ejercicio real del derecho inalienable del pueblo palestino a construir su propio Estado.

Finalmente, Raúl Castro, agradeció el respaldo casi unánime de la comunidad internacional al cese del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a la Isla desde hace más de medio siglo.

En ese sentido, destacó que 188 gobiernos y pueblos han apoyado en el seno de la organización y en diversos foros internacionales y regionales el reclamo de levantamiento del unilateral cerco.

Y ratificó que la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos se alcanzará cuando se ponga fin al bloqueo, se devuelva el territorio ocupado por la Base Naval de Guantánamo, cesen las transmisiones ilegales de radio y televisión y los planes desestabilizadores, así como se compense a la isla por los daños humanos y económicos que aún sufre.

Mientras persista ese cerco «continuaremos presentando el proyecto de resolución titulado Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba».

Desde 1992, la Asamblea General ha apoyado de manera contundente el texto, que en la votación del pasado año contó con 188 seguidores de 193 posibles (países miembros de Naciones Unidas), con el aislado rechazo de Estados Unidos e Israel.  (Agencia Cubana de Noticias)

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− tres = 1