Gente

Leonardo Chiu, moderno Quijote en pos de los molinos

Acorde con su política económica y social, y como parte de su estrategia frente al cambio climático, Cuba prioriza la utilización de las fuentes de energía renovables. (Foto del autor)
Acorde con su política económica y social, y como parte de su estrategia frente al cambio climático, Cuba prioriza la utilización de las fuentes de energía renovables. (Foto del autor)

Amancio, Las Tunas.- Mediante una sistemática labor de innovación y recuperación de piezas y equipos, los trabajadores agropecuarios de este municipio, al sur de Las Tunas, mantienen funcionando el 98 por ciento de los molinos de viento existentes en sus áreas.

Gracias a esa gestión, los ganaderos locales ayudan a mitigar la escasez de agua que sufren la población y el ganado por la prolongada e intensa sequía que azota a Cuba, y particularmente a la provincia de Las Tunas, situada a unos 700 kilómetros al este de La Habana.

El empleo de molinos resulta sumamente útil en este oriental territorio, por ser el de más bajo promedio de lluvias del país, y porque permite aprovechar el agua del subsuelo en zonas desprovistas de electricidad, lo cual favorece la economía y la salud del medio ambiente.

Convencido de esa realidad, Leonardo Chiu Molina no se da reposo mientras quede un solo molino por reparar o instalar. Integrante de la Brigada de Riego y Drenaje de la Empresa Agropecuaria local, él es una especie de Quijote, pero con suficiente cordura como para ver en dichos artefactos unos maravillosos aliados, y no los gigantes enemigos a quienes el Ingenioso Hidalgo de La Mancha les declaró una guerra a muerte.

También posee la fortaleza física necesaria y los conocimientos indispensables para doblegar a su antojo los metales y ponerlos al servicio de sus coterráneos y de la producción de carne y leche. Tanta es su familiaridad con esos ciclópeos aparatos, que hasta los tiene presentes en su segundo apellido.

Al conocer de su empeño, Tiempo21 voló a su encuentro como una racha de viento.

Tiempo21: ¿Con qué parque de molinos cuentan?

Leonardo Chiu Molina: En el municipio tenemos 148 equipos.

Tiempo21: ¿Cuántos se encuentran funcionando?

LChM: Actualmente estamos explotando 145. No hemos encontrado las piezas que se necesitan para reparar los tres restantes, ni nos ha sido posible fabricarlas, aunque seguimos empeñados en echarlos a andar.

Tiempo21: ¿Cómo has logrado mantener ese coeficiente de explotación técnica?

LChM: Trabajando cotidianamente, buscando por aquí y por allá y recuperando hasta un pequeño tornillo. Es una labor bastante incómoda, por las carencias conque tropezamos. Ahora mismo nos faltan tuberías, válvulas, zapatillas, mangueras y otros insumos. Vivimos innovando e inventando: preparamos las maquinarias, les hacemos los bujes, los sistemas de freno, cambiamos y adaptamos piezas a las torres…

Tiempo21: ¿Cómo aprendiste este oficio?

LChM: Hace alrededor de 20 o 25 años comencé en estos trabajos, obligado por la necesidad de hallar soluciones frente a la crisis que nos impuso el Período Especial. Recibí cursos, adquirí conocimientos con mecánicos más viejos y así fui aprendiendo acerca de cómo hacer las reparaciones, los mantenimientos… También me han ayudado mucho mis propias nociones de mecánica y la práctica: todos los días sigo superándome.

Tiempo21: ¿Cuántos trabajadores integran tu brigada?

LChM: Solamente somos dos trabajadores, con un tractor, que en estos momentos tiene problemas en el motor; pero contamos con el apoyo de los obreros de las unidades productivas. Si la tarea lo requiere, nos sitúan  ayudantes.

Tiempo21: ¿Qué sientes cuando te enfrentas a un molino fuera de servicio y lo dejas funcionando?

LChM: Un gran alivio y mucha alegría; porque dejamos resuelto el abasto de agua a determinada cantidad de animales y a veces también a los vecinos que habitan esa comunidad o a nuestros propios trabajadores. Es muy estimulante, sobre todo si se trata de un equipo instalado en época de otros gobiernos.

Tiempo21: ¿Te refieres a molinos que se utilizaban antes del triunfo de la Revolución, es decir hace más de medio siglo?

LChM: Sí, exactamente. Hemos recuperado unos cuantos de esos medios. Aquí revivimos muertos. No desistimos de aquel aparato que una vez existió, sino buscamos la forma para que siga existiendo y sea útil. Así contribuimos a disminuir las inversiones, a reducir compras de nuevos equipos, y, por tanto, a ahorrarle divisas al país.

«Al mismo tiempo ayudamos a ampliar la utilización de las fuentes de energía renovables, que resultan muy beneficiosas para el medio ambiente, ahora que el cambio climático nos afecta cada vez más».

/ymp/

 

Artículos relacionados

Ricardo Salgado Arias, un universo desde el dibujo

Yanetsy Palomares Pérez

Lisney y el idioma de los animales

Claudia Pérez Navarro

Panchón y su manía de construir

Edelmis Cruz Rodríguez

Enviar Comentario


tres × 5 =