Cuba

La inseminación artificial en Cuba

Para toda Cuba fue un gran desafío construir una moderna ganadería sobre bases tecnológicas solo al alcance del llamado Primer Mundo. Pero se hizo.

El 12 de diciembre de 1959, a menos de un año de haber triunfado la
Revolución, el máximo líder cubano Fidel Castro Ruz, al hablar en un
encuentro en el cual participaron 200 campesinos, se refirió a los
fundamentos científicos, las ventajas y beneficios de la inseminación
artificial, y anunció los pasos que se daban para introducirla en el
país.

Tuvo lugar ese acto en la finca El Dique, perteneciente al municipio
de Cotorro, La Habana, y en él Fidel informó que para comenzar ese
programa se adquiriría un semental de pura raza Holstein, Campeón de
la Feria Anual de Canadá, denominado Rosafé Signet.

Así ocurrió, y Rosafé, considerado el padre de la ganadería moderna en
Cuba, tuvo una prolija descendencia, hasta marzo de 1966, fecha en que
falleció.

Con la llegada del llamado Período Especial, a principios de los años
90, caracterizado por la caída del socialismo en Europa Oriental, la
desintegración de la Unión Soviética y el recrudecimiento del genocida
bloqueo estadounidense contra Cuba, la inseminación artificial se
deprimió considerablemente a causa de la falta de recursos.

Por eso hoy el gobierno cubano trabaja en el rescate de esa valiosa tecnología.

Artículos relacionados

El primer encuentro de Chávez con Fidel abrió caminos al ALBA

Redacción Tiempo21

Miguel Díaz-Canel: Cumbre ALBA-TCP en La Habana ratifica voluntad cubana con la integración

Redacción Tiempo21

Pleno del Partido Comunista analiza proyecto de Constitución de Cuba

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


3 − = uno