Gente

El sonido de Yusdel

El sonido de Yusdel
Yusdel Rojas. (Tiempo21 /Foto MiguelDN).

Aunque Yusdel Rojas siempre decía desde pequeño que no le gustaba la radio, el crecer en ese medio detrás de su papá y su mamá le fueron inculcando el amor por el sonido, y quizás sin saberlo, comenzó a formarse como artista desde los primeros años de su infancia.

En Radio Victoria, emisora provincial de Las Tunas, los de más edad lo recuerdan corriendo por los pasillos o dormido recostado en una mesa de trabajo, a la espera de que su mamá, Laraine Ortiz, concluyera con la realización de los infantiles para irse a casa, y ya en la adolescencia, recorría la emisora completa con más tino, pero siempre iba a dar donde Raúl Ugarte y Carlos Alberto Montero, realizadores de sonido, hasta el día de Carlos le dio una cinta para que la recogiera en la máquina, y aquello le gustó tanto que no pudo sustraerse más de los estudios de grabación y edición.

Así dio inicio a su vida como futuro profesional de la radio, y de la mano de Carlos Alberto y su tío Javier Ortiz, hizo sus primeros pininos, hasta el día que lo pusieron a grabar un programa con el consagrado locutor Oraldo Solís de la Peña, que imponía respeto no solo por su forma sino por su dominio integral del medio, pero salió airoso de aquel momento que él recuerda como trascendental.

Entonces comenzó una carrera meteórica, en espiral, hacia la cúspide del sonido, y después de 20 años de labor se erige como uno de los mejores profesionales de la realización del sonido radial en Las Tunas, dueño absoluto de una buena parte de los informativos para la revista Hablemos de, con una etiqueta de calidad en cada producto que pasa por sus manos.

Integrante de las filas de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba por la calidad indiscutible de su obra, Yusdel es hoy de los imprescindibles en la radio en Las Tunas, y no solo por su talento, sino por sus ansias por lograr productos comunicativos de alta factura, con los que el oyente se sienta identificado, parabién de la propia radio.

 

 

Artículos relacionados

Lisney y el idioma de los animales

Claudia Pérez Navarro

Panchón y su manía de construir

Edelmis Cruz Rodríguez

Yendris Velázquez: la medicina familiar una vocación de total amor

Yami Montoya

Enviar Comentario


uno × = 6