Campesinos de Las Tunas contra especies exóticas invasoras

Las Tunas.- Varias acciones acometen los campesinos y los trabajadores de las formas estatales de producción agropecuaria en la provincia de Las Tunas para disminuir los efectos que provocan las especies exóticas invasoras en la ganadería y los cultivos varios.
El ejemplo más concreto está en el marabú, la planta que mayores daños ha ocasionado en el desarrollo socioeconómico del territorio tunero, donde se reporta infestación ligera, media o pesada, especialmente en el cinturón agropecuario del centro.
Para su control y manejo se han invertido cuantiosos recursos materiales que incluyen limas, machetes, hachas y productos químicos, a lo que se añade el esfuerzo de miles de personas que, poco a poco, eliminan esa perjudicial especie para transformar el entorno en sembrados y áreas de pastoreo.
Las formas productivas aplican diferentes alternativas para su erradicación; por ejemplo, el empleo de cabras, animales que comen ese arbusto tanto en su adultez como en las nuevas ramas que brotan de los tocones recién cortados.
Para impulsar el control del marabú, en el territorio tunero se ejecuta una estrategia que implica a los Ministerios de la Agricultura y de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, además de la Empresa Forestal Integral y la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños.
Ese proyecto contempla en primer lugar la voluntad de los productores e incluye la rápida explotación de las áreas ya liberadas de dicha maleza, la cual es muy resistente a la sequía, las plagas y las enfermedades y se adapta con facilidad a todos los tipos de suelos.
En Las Tunas también se combate la malva de caballo, especie exótica invasora que ha infestado más de 20 mil 100 hectáreas, fundamentalmente en los alrededores de la comunidad de Villanueva y en zonas de la Cuenca Lechera del municipio cabecera.
Esa planta afecta fundamentalmente a los carneros pues crea dependencia en ellos y luego de la ingestión sistemática les ocasiona variados trastornos digestivos con la absorción de los nutrientes, lo que provoca la paulatina pérdida de peso, el rechazo a otros alimentos y la muerte de los animales.
El marabú y la malva de caballo se extendieron en el territorio tunero por la no realización de labores culturales adecuadas como la chapea de malezas y la rehabilitación de los cultivos.
/mdn/
 

 
 
 

Artículos relacionados

Afectarán entrega de agua a la ciudad de Las Tunas

Esnilda Romero Mañas

Anuncian mejores servicios en el complejo recreativo zoológico-parque de diversiones de Las Tunas

Esnilda Romero Mañas

Tabaqueros de Puerto Padre producen más de un millón 460 mil unidades para la exportación

Miguel Díaz Nápoles

Escribir Comentario