Las Tunas, Cuba. Sábado 21 de Abril de 2018
Home > Especiales > Lecturas > Cubanos alertaron de tragedia en Estados Unidos

Cubanos alertaron de tragedia en Estados Unidos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Hace 115 años que meteorólogos en Cuba predijeron con exactitud trayectoria de un huracán que destruyó la ciudad de Galveston, Texas, pero las autoridades estadounidenses desconocieron los avisos.

Sin embargo, la Meteorología es un vínculo mutuamente ventajoso por el hecho que ambos países están amenazados por idénticos peligros naturales, algo clave en el mantenimiento de sistemáticos intercambios entre los meteorólogos de ambos países.

Según señala este martes el diario The New York Times al menos seis mil personas perdieron la vida en ese evento calificado de el peor desastre natural en la historia estadounidense,

En esa época los habitantes de la costa de Texas no estaban preparados para los fuertes vientos que acompañaban a la tormenta.

Se estima que sus vientos alcanzaron los 215 km/h en el momento de tocar tierra, o sea, de categoría 4 en la Escala de Huracanes de Saffir-Simpson.

Según la historia, ese ciclón tropical causó gran pérdida de vidas, con cifras estimadas de entre seis mil y 12 mil víctimas, aunque el número que se menciona en reportes oficiales es de unos ocho mil muertos.

Esto lo convierte en el tercer mayor huracán del Atlántico por su número de víctimas, después del de 1780 y el Mitch de 1998.

El meteoro que arrasó a Galveston en 1900 es hasta el día de hoy el desastre natural más mortal que azotó Estados Unidos, mientras que el segundo y tercero más mortales fueron el huracán Okeechobee de 1928, con aproximadamente dos mil 800 víctimas; y el Katrina de 2005, que causó la muerte de unas mil 800 personas.

Datos de la época indican que los expertos estadounidenses creían que el sistema se desplazaría hacia el noreste y que afectaría la costa atlántica central.

Para ellos, la tormenta parecía haber comenzado una recurvatura que la llevaría primero a Florida, luego al noreste, conduciéndola hacia la salida final al océano Atlántico.

Sin embargo, los cubanos discrepaban, argumentando que el huracán continuaría hacia el oeste. Uno de ellos incluso predijo que seguiría hacia el centro de Texas, cerca de San Antonio, pero nadie dio crédito a la información.

Pese al clima de confrontación predominante entre Cuba y Estados Unidos por más de cinco décadas hasta el restablecimiento de relaciones este año, la meteorología es uno de los campos en los cuales los intercambios bilaterales jamás se interrumpieron, ni siquiera en los momentos de máxima tensión.

Según el doctor José Rubiera, jefe del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba, la atmósfera no reconoce fronteras y un huracán que se dirija desde su país hacia el sur de la Florida o la costa norteamericana del Golfo de México, no pide visa para entrar allí.

El hecho de estar amenazados por idénticos  peligros naturales es clave en el mantenimiento de sistemáticos intercambios entre los meteorólogos de ambos países, incluso en etapas históricas bastante alejadas de la actual.

Pese a los intercambios entre científicos de ambos países, el bloqueo económico, comercial y financiero aún vigente hoy impide un mayor hermanamiento científico entre la isla y su vecino del norte.

Esta acción impide la adquisición de piezas y equipos para las estaciones meteorológicas cubanas en el mercado norteamericano, y el acceso a tecnologías más modernas en la recepción de imágenes satelitales.

Algo similar sucede con la red nacional de radares, cuyo mantenimiento en plenas condiciones operativas durante tantos años y posterior automatización, solo pudo lograrse gracias a la tenacidad y al ingenio creativo de los especialistas y técnicos del Centro Nacional de Radares, ubicado en la provincia de Camaguey.

El levantamiento del bloqueo abriría la posibilidad de emprender proyectos conjuntos de investigación en esta disciplina científica, y fortalecer la infraestructura tecnológica cubana para beneficio de ambas partes.

Según las autoridades meteorológicas cubanas de contar con mejores y más seguros sistemas de comunicación meteorológica, sus datos llegarían a Estados Unidos de manera más rápida, lo cual beneficiaría la eficiencia y confiabilidad de los pronósticos de huracanes.

A 115 años de los trágicos sucesos de Galveston, son muchos los que esperan que el Congreso estadounidense vote por levantar el bloqueo y así ayudar a preservar la vida de sus propios pobladores y también de los cubanos. (Luis Beaton, Prensa Latina)

/edc/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete × = 63