Salud

La seguridad del próximo paso

La seguridad del próximo paso
Odalys es muy cuidadosa con sus pacientes.

Las Tunas es una de las provincias más destacadas en la aplicación del Heberprot P, medicamento cubano que impide la amputación por lesiones de pie diabético. 

Las Tunas.- Eran los primeros días de agosto y Ángel se notó de pronto una pequeña burbuja de agua al costado de los dedos de su extremidad inferior derecha, pero no pasaron muchos días y aquella ínfima lesión se convirtió en una úlcera de pie diabético.

Después de 15 años era la primera vez que topaba de cerca con aquella realidad de la que tanto escuchaba. Pero para suerte de Ángel desde el 2009 comenzó en la provincia de Las Tunas la aplicación del Heberprot-P, un medicamento netamente cubano que devuelve la vitalidad a los pies diabéticos.

La seguridad del próximo paso
Jorge es uno de los privilegiados con el Heberprot-P.

Tras ayuda partió a la sala de rehabilitación del policlínico Pity Fajardo en la ciudad de Las Tunas y encontró un servicio especializado, en el que la base del tratamiento se sustenta en el interés y amor de las profesionales que aplican el Heberprot-P.

Como este tunero otros diabéticos descubren la magia de este fármaco cubano.

Miriam Hernández Gómez es diabética y va para la cuarta sesión de Heberprot-P, por una úlcera en el pie, y la mejoría es notable, ya puede caminar.

«Estoy muy agradecida porque aquí el trato es maravilloso. Siempre acudo en busca de ayuda y la verdad que me siento muy bien atendida».

La doctora Isabel García Fernández, coordinadora provincial del programa de pie diabético en Las Tunas, precisa que el tratamiento se realiza lunes,miércoles y viernes, en todas las áreas de salud del territorio, que cuentan con el personal capacitado para la aplicación del fármaco.

La seguridad del próximo paso
La doctora Isabel García Fernández, coordinadora provincial del programa de pie diabético en Las Tunas.

«Desde enero y hasta mediados de agosto de 2015 en Las Tunas se atendieron más de 450 casos con Heberprot-P, de ellos solo se realizaron 10 amputaciones mayores, que es un logro significativo porque antes se amputaban los casos por carecer de un medicamento para tratar las lesiones.

«En Las Tunas desde el inicio de la aplicación del Heberprot-P se han tratado más de dos mil pacientes y hasta ahora es el medicamento que más ha contribuido en la cicatrización y cierre de las lesiones”.

La enfermera Odalys López Reyes, responsable de la aplicación del Heberprot-P en la sala de rehabilitación del policlínico Pity Fajardo en Las Tunas, ama lo que hace y disfruta poder participar en la curación de los pacientes afectados por úlceras diabéticas.

«Es una experiencia muy bonita, en el sentido que el paciente viene un poco complicado y tenemos la satisfacción de que se va completamente recuperado. Ellos son muy especiales para mí».

A diario Odalys comparte su carisma para aliviar la dolencia de quienes llegan con lesiones debido a una de las enfermedades crónicas más sufridas en Cuba. Sin embargo, existen casos que no podrá olvidar jamás.

«Cada caso es especial, pero tuve una paciente que me marcó mucho. Elsa, una señora de 79 años, que tenía además de la diabetes otras enfermedades, y llegó muy mal al servicio, con una úlcera en el calcáneo, fiebre, y otros signos de infección.

«Tenía una lesión grande, necrótica, y el podólogo y yo le hicimos una cura profunda; retiramos el tejido muerto, y la dejamos lo más limpia posible. La remitimos al hospital provincial de Las Tunas pues tenía criterio de ingreso, pero el día de sección regresó y cuando la vimos nos sorprendimos, pero nos alegramos. Resulta que gracias al tratamiento que le dimos a su lesión, no tuvo que ingresar y mantuvo el seguimiento por la consulta.

«Elsa recibió 26 aplicaciones de Heberprot-P, pero se recuperó y su calcáneo quedó como si nunca hubiese tenido lesión».

En cada jornada las muestras de agradecimiento tras la aplicación del Heberprot o las curas a lesiones de pie diabético motivan a este colectivo.

Marlenys Cruz Batista ya tiene 61 años y apenas podía caminar. Hoy agradece el tratamiento en el hospital general docente Ernesto Guevara y la consulta en el Pity Fajardo, porque su pie recobra la salud.

Jorge de la Peña llegó nuevamente a este servicio. Hace dos años le aplicaron el fármaco cubano en una lesión; se recuperó, y ahora espontáneamente un dedo del pie se enfermó, pero ya evoluciona gracias al tratamiento. Para él este medicamento es magnífico y excelente la atención.

El Heberprot-P logra resultados relevantes en ocho tipos de lesiones en pacientes con úlceras  del pie diabético y con áreas totales de afectación; mejora significativamente las condiciones de vida de los enfermos y contribuye a evitar la amputación.

Más de 43 mil pacientes han sido beneficiados en Cuba con el medicamento Heberprot-P, desde el inicio de su aplicación en el 2007, y hasta la fecha más de dos mil 500 extremidades se han curado.

Las Tunas, unos 700 kilómetros al este de La Habana, es una de las provincias cubanas más destacadas en la aplicación del Heberprot-P, que devuelve la alegría a pacientes como Ángel, Miriam, Jorge y Marlenys, al recuperar la salud y vitalidad para próximos pasos.

/mdn/

 

 

Artículos relacionados

Medicina Natural y Tradicional en Cuba, en marcha

Redacción Tiempo21

Expertos de 15 países se actualizarán sobre resistencia antimicrobiana

Redacción Tiempo21

Cuba, expresión viva de la declaración de Alma-Ata

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


tres × = 15