Las Tunas

Casa Insólita de Las Tunas por encima de las expectativas

lastunas-insolitaLa apertura de la Casa Insólita ha constituido para Las Tunas la gran novedad del verano a punto de concluir, pues desde su apertura el 28 de julio más de 15 mil personas han vivido momentos únicos al visitarla.

Varios años duró su construcción, por lo que los moradores de la provincia, y concretamente de la ciudad de Las Tunas,  estaban a la expectativa  de lo que podría revelar la obra del arquitecto Domingo Alás.

Al cabo de un mes  de su inauguración la aceptación  ha sido tal, que de martes a domingo, de nueve de la mañana  a 11 de la noche, se han mantenido largas colas para  recorrer el recinto, aun cuando la entrada cuesta 10 pesos para los mayores y cinco para los menores.

El paso por las cinco cámaras o salas del inmueble estaba concebido para que 10 personas recibieran la explicación de los fenómenos físicos que se experimentan y observan durante 20 minutos; pero la alta demanda  ha obligado a ampliar los grupos a 15.

No solo de Las Tunas, familias de otras provincias han venido a visitarnos, significó a la Agencia Cubana de Noticias   Eyelban Guzmán, director de la institución, que en su exterior dispone además, de una sala de proyección de películas en tercera dimensión, también muy acogida por los jóvenes.

En la Casa Insólita se viven sensaciones nunca antes  experimentadas en Cuba, porque es la única existente en la Isla y una de las 12 que funcionan en el mundo.

Danny Rubio Abreu, uno de sus guías, dijo  que han sido muchas las expectativas porque varias personas piensan que van a un parque de diversión, y esto más bien es comparable con un centro científico relacionado con la física y la matemática; pero la ilusión óptica que ahí se vive se disfruta  mucho por el público.

En las cámaras disponibles en la Casa Insólita, construida con una inclinación de 20 grados, se pueden observar, entre otros fenómenos, la mesa de un villar inclinada, donde las bolas no tienen un reposo estable, mientras en otro punto las pelotas suben una pendiente por su propio peso.

Lo que más asombra al público es un sofá en el cual quienes se sientan tienen que realizar un esfuerzo extra para poder levantarse, o de lo contrario solicitar ayuda de otra persona.

Cuando los visitantes terminan el recorrido salen asombrados por lo allí experimentado, pero se llevan una idea general  del porqué de los fenómenos físicos y matemáticos.

No en balde, las cámaras llevan el nombre de Galileo Galiley, Pitágoras de Samos, Isaac Newton, Arquímedes de Siracusa y Leonardo da Vinci.

/edc/

Artículos relacionados

Acoge Hotel Cadillac condición de colectivo líder de la calidad

Adalys Ray Haynes

Proteger la capa de ozono un imperativo en Las Tunas

Esnilda Romero Maña

Profesionales de Etecsa en Las Tunas desarrollan evento Interoficio

Claudia Pérez Navarro

Enviar Comentario


− siete = 2