Las Tunas, Cuba. Lunes 23 de Abril de 2018
Home > Especiales > Gente > Dos mujeres de Sol a Sol

Dos mujeres de Sol a Sol

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Milagro la morenaLas Tunas.- De sol a sol, día tras día y año tras año, Celia Nicolasa Palmero Reyes pone su granito de arena en el desarrollo ganadero de la provincia de Las Tunas.

Su cuerpo se mantiene joven aunque ya acumula 17 almanaques en la actividad agropecuaria y dos de ellos en la Unidad Empresarial de Base Veguitas, exactamente en la vaquería uno.

“Hago mis cosas en la casa muy temprano porque soy madrugadora y ya a las seis de la mañana estoy saliendo al trabajo.  Allá no paro, hasta las 11.30 am. Regreso a la casa, almuerzo y descanso un poco y otra vez a la vaquería, hasta las cinco de la tarde”.

Dicen sus compañeros de labor y del Sindicato Nacional de Trabajadores Agropecuarios y Forestales que es multifacética.  Se le ve por todos lados, siempre dispuesta y decidida a aportar un poco más.

“Yo no puedo estar tranquila.  Hago de todo.  Cuando termino mi limpieza paso a las corraletas con mi esposo y le ayudo a raspar o a lo que haga falta. Fíjate que también limpio las orillas de las naves, chapeo… Yo no tengo miedo al trabajo”.

Tanto es así que allá en su vaquería tiene Celia un trabajo especial con los terneros.

“En la unidad hay un Centro de Cría de terneros y cuando ellos nacen yo los enseño a coger las tetas de las vacas.  Y cuando los pasan para los cuneros les pongo delate su vasijita para que aprendan a tomar solos.  Es difícil pero me encanta hacerlo”.

En su esposo tiene esta integrante de la Federación de Mujeres Cubanas un soporte firme para el desarrollo de las actividades cotidianas tanto en el centro de trabajo como en el hogar.

“Claro que me ayuda, igual que yo lo ayudo a él.  En el trabajo siempre estamos juntos y cuando llegamos a la casa compartimos todas las labores entre los dos. Me ayuda a barrer, a desyerbar, a fregar y a otras obligaciones del hogar”.

Tras 17 años en el sector agropecuario, Celia Nicolasa Palmero Reyes no se amilana ante los rayos del sol ni los malos olores y no muestra arrepentimientos.  Al contrario, se enorgullece de estar siempre con escobas y azadones entre sus manos, agachada delante de un ternero recién nacido o en medio de las corraletas.

De igual manera siente Milagros Baillán Pátterson, dueña de una vida sencilla que se engrandece con pequeñas acciones y con las actividades cotidianas que marcan su existencia.

Dedicó casi toda la vida a las tareas agrícolas y aunque son difíciles, las disfrutó como quien hace realidad sus más importantes sueños.

Pero, un día su salud le puso una zancadilla.  No obstante, supo salir airosa de esas trampas y decidió seguir siendo útil, desde otro campo de batalla.

“Empecé a los 17 años, por Manatí, una zona cañera, en la que desyerbaba, regaba fertilizantes, sembraba… luego me mudé para Veguitas y trabajé directamente en la agricultura y hacía de todo. Especialmente sembrar yuca y limpiar los campos de malas hierbas”.

Nunca le tuvo miedo al sol, ni a los implementos agrícolas como el machete y el azadón que dejaban llagas en sus manos.  Y siguió sintiéndose atractiva.

“Es que eso no tiene nada que ver.  Yo me he mantenido, normal.  Tengo 49 años y sigo como si tuviera diecipico, me arreglo, me cuido y me siento muy bien”.

Hace pocos años, su corazón sufrió un infarto, una dura prueba para una mujer tan activa.

“Fue en el 2008.  Pensé que moriría pero me recuperé.  Sin embargo, los médicos decidieron que no podía seguir con el ritmo que llevaba.  Me peritaron y dejé de estar vinculada directamente a las tareas agrícolas.  Ahora soy auxiliar de limpieza pero hago alguna que otra actividad extra. Y hasta voy a los trabajos voluntarios. Así me siento bien”.

Celia Nicolasa y Milagros trabajan juntas en la actividad agropecuaria, renglón importante para el desarrollo socioeconómico del país y a pesar de la rudeza de lo que hacen se mantienen femeninas, alegres y entusiasmadas.

Son ellas dos buenos ejemplos de la grandeza que encierra la Federación de Mujeres Cubanas, organización que este 23 de agosto celebra su cumpleaños 55 como parte activa de la sociedad y en el frente de las batallas más significativas que libra el pueblo.

/edc/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera se destaca por su sensibilidad para las historias de vida a través de entrevistas. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. Ama por sobre todas las cosas a sus hijos Johana y Oscarito, le facsina el color verde y es amante de la naturaleza, la música. Para ella el amor abre cualquier puerta y la amistad es un puente para sustentar la vida. yenimadv@enet.cu Blog: http://www.soydelastunas.blogspot.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× 5 = diez