Lecturas

S.O.S por el cocodrilo Acutus americano

Cocodrilo acutus americano.
Cocodrilo acutus americano.

Existe la expresión española “lágrimas de cocodrilo”, para personas que fingen estar tristes u otras que lloran para que se les perdone, pero no son de sufrimiento ni de pesadumbre real, sino más bien fingidas.

Parece ser que esos reptiles necesitan la hidratación de sus ojos cuando están fuera del agua y por eso segregan un líquido acuoso que les mantiene la mirada en perfecto estado; es una respuesta natural para evitar la deshidratación de sus ojos.

Entre Morón y Bolivia, en Ciego de Ávila, un colectivo de trabajadores de la Empresa Flora y Fauna se esmera tanto en el cuidado de los cuadrúpedos que no hay tiempo para fijarse si los animales están o no sollozando.

Allí radica un centro de desarrollo y protección del cocodrilo acutus americano, con 700 nacimientos en cautiverio,  tras varios años de esfuerzo y dedicación en aras de preservar una raza que pasó de la categoría de peligro de extinción a vulnerable en 1987 del siglo anterior.

La unidad se denomina Zoo Criadero de Codrilo pegada a la Loma de Cunagua, donde los cuidadores reciben a vacacionistas del destino turístico Jardines del Rey, del norte de Ciego de Ávila, fundamentalmente canadienses, franceses, italianos y alemanes.

Esta iniciativa comenzó a principios de la pasada década, pero no tuvieron éxito porque los machos no poseían la talla necesaria, indica la bióloga Ana Mary Miranda Pino, directora de la instalación.

Posteriormente adquirieron una incubadora, más 10 machos con el tamaño y peso adecuados, lo  cual permitió progresar en la crianza y actualmente los trabajadores se sienten satisfechos y estimulados para proseguir incrementando la cifra de  individuos.

En Cuba hay otras cinco instalaciones en las cuales se desarrollan esos anfibios con esmeradas atenciones conservacionistas, de acuerdo con las fuentes.

El cocodrilo americano vive en el estado de la Florida, algunas islas del Caribe, Golfo de México, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia y Venezuela, pero la caza implacable para obtener su piel ha reducido el crecimiento en algunas regiones, según expertos.

Se alimenta de toda clase de vertebrados, la reproducción es estacional; y tras el apareamiento cada hembra suele poner decenas de huevos que cuida hasta que estos eclosionan para después desenterrar a los pequeños y conducirlos al agua.

Su nombre científico es Crocodylus acutus y la longitud total de los adultos asciende a unos cinco metros, con peso medio de 500 kilogramos, los mayores de América. Pueden vivir lo mismo en aguas dulces que salobres, e incluso adentrarse en el mar para colonizar nuevos territorios.

Debido a su metabolismo, son capaces de pasar largos períodos de tiempo sin comer y hasta dos horas sin respirar.

El ejemplar más grande en cautiverio de que se tenga noticia fue uno llamado Papillón, que vivió casi 80 años, la mitad de ellos en Tabasco, México; medía 4,2 metros y pesaba 450 kilogramos.

Algunos pescadores le dañaron la visión y lo dejaron casi ciego; murió el 21 de enero de 2014 y fue disecado y expuesto en una sala especial de esa ciudad mexicana.  (Julio Juan Leandro, Agencia Cubana de Noticias).

/edc/

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


+ 6 = siete