Lecturas

¡Le zumba la berenjena!

La berenjena (Solanum melongena) es una planta de fruto comestible generalmente anual del género Solanum dentro de la familia de las solanáceas.
La berenjena (Solanum melongena) es una planta de fruto comestible generalmente anual del género Solanum dentro de la familia de las solanáceas.

Las Tunas.- Gleidys Cortiña bajó de su bicicleta, se pasó un extremo de la camisa por el sudoroso rostro, abandonó la avenida y tomó el trillo que conduce al organopónico semiprotegido ubicado en Los Pinos, en la zona norte de esta ciudad, capital de la provincia de igual nombre, a unos 700 kilómetros al este de La Habana.

–Mi amor –dijo en el más dulce tono al llegar al mostrador del punto de venta situado a la entrada de unidad hortícola–, ¿no tienen berenjenas por ahí?

–¡Ay, mi ángel, te pusiste fatal! –le respondió la dependienta, visiblemente apenada–. Ahora mismo se acabaron.

–¡Le zumba la berenjena! He recorrido media ciudad, ¡y nada! –reaccionó la clienta; y de momento no comprendió por qué todos los presentes empezamos a reír a limpia carcajada.

–Sí, es verdad: ¡no tengo suerte! –dijo al percatarse de la frase popular que había expresado, la repitió: ¡Le zumba la berenjena!, y soltó una risotada.

Al verla con esa presencia de ánimo, este reportero de Tiempo21 se dispuso a dialogar con ella, y así supo que ese producto agrícola es plato predilecto en su casa, aunque no conocen sus valores nutritivos y medicinales.

A partir de esa conversación, nuestro diario realizó indagaciones y conoció que productores de hortalizas, comerciantes y consumidores coinciden al destacar que, a diferencia de épocas anteriores, en Las Tunas existe una creciente demanda de berenjena, fruto capaz de desarrollarse bajo altas temperaturas, como las registradas hoy en Cuba.

De la misma familia que el tomate, el pimiento y la papa, la berenjena se considera originaria de la India, y se supone introducida en Europa desde España por los árabes, en tiempos medievales.

Aunque durante varios siglos se empleó como un adorno exótico, porque su consumo se creía dañino para la salud humana, su cultivo se extendió por los países templados bañados por el Mar Mediterráneo, y desde allí llegó a América.

Hoy los principales productores y consumidores de berenjena son China y la India, pero también tiene mucha demanda en Japón y otras naciones asiáticas.

Por su alto contenido de agua, es muy recomendable comer esta especie en los meses calurosos. Baja en calorías y proteínas, facilita la digestión, y además es rica en fibra vegetal y le aporta al organismo potasio, fósforo, calcio, magnesio, zinc, hierro y otros minerales.

Se utiliza en la medicina popular en forma de compresas para tratar inflamaciones de la piel y se considera un fruto afrodisíaco. También se le confieren propiedades diuréticas, capacidad para reducir el nivel de colesterol en la sangre y curar enfermedades reumáticas, pues tiene efecto de bálsamo y alivia el dolor.

Igualmente, se asegura que consumir jugo de berenjena inhibe el crecimiento de las células cancerígenas en el estómago y otros sistemas orgánicos.

A la hora de elegir cada fruto, usted debe buscar que sea tierno, pesado, preferiblemente de color morado oscuro, de piel lisa y brillante, sin machas, arrugas ni zonas blandas.

Tenga en cuenta, además, que la berenjena es un alimento perecedero, y tras la cosecha dura apenas 10 días como promedio.

Es por eso que debe de consumirse fresca o guardarse en el refrigerador, alejada de otras frutas y verduras, cuya transpiración le trasmite etileno y ayuda a descomponerla.

Los especialistas recomiendan que antes de cocinarla debe lavarse muy bien, cortarla en rebanadas, sumergirla en agua con sal o jugo de limón, para reducirle el amargor. Después de ese proceso, si el propósito es freírla, se enjuaga y se seca con un paño, y así absorberá menos grasa.

Para no dejarlo en la expectativa, comience por esta sencilla y deliciosa receta: mezcle un poco de mantequilla y aceite, agréguele sal a gusto, cebollas, tomates y perejil bien picados, y con esos ingredientes conforme un sofrito.

A continuación, tome una berenjena grande que reúna los requisitos antes apuntados, córtela en trocitos, añádale unos huevos a medio batir, únalo todo y manténgalo a fuego lento hasta que seque. Puede servirlo con cualquier plato o guarnición. ¡Qué le aproveche!

Lea más:
La mesa está servida
Refuerzan en Las Tunas siembra de alimentos para paliar la sequía
Hortalizas y vegetales frescos contra el calor

/ymp/

 

 

 

 

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


3 × cinco =