Las Tunas, Cuba. Jueves 19 de Julio de 2018
Home > Especiales > Lecturas > Cuidar la salud desde la vida doméstica

Cuidar la salud desde la vida doméstica

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

guardado_alimentoLa etapa veraniega en Cuba trae siempre los mensajes preventivos de la proliferación de enfermedades transmitidas por la contaminación de los alimentos, pues uno de los retos del siglo XXI es el incremento de amenazas globales en el orden microbiológico, químico, toxicológico y físico de estos.

Durante los eslabones de la cadena alimentaria factores de riesgo y violaciones de las buenas prácticas contribuirán al consumo de alimentos sin las condiciones de inocuidad, e incluso, según especialistas del Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos (INHA), en las prácticas domésticas se identifican la mayoría de las contaminaciones y ocurrencia de enfermedades transmitidas a través de ellos.

Varios factores inciden directamente en que un alimento se contamine, entre ellos: sus propiedades, almacenamiento, manipulación durante el proceso de elaboración, conservación en frío o caliente y la exposición prolongada a temperatura ambiente.

Las frutas y verduras pueden ser portadoras de bacterias y parásitos adquiridas por el uso de aguas contaminadas durante su cultivo, como el Vibrio cholerae, la Escherichia coli, Ameba, Giardia, entre otros, o que estén además presentes en la tierra, como la Salmonella. También por sustancias tóxicas como algunos abonos inorgánicos y plaguicidas.

En el caso de las carnes, los ganados bobino, ovino, caprino y porcino se convierten en hospederos de numerosos parásitos (Ameba, Giardia), adquiridos mientas se alimentan, y estarán presentes bacterias como la Salmonella, que en el caso de las aves se extiende a los huevos.

Los productos elaborados o semielaborados, como los ahumados, embutidos, croquetas, dulces a base de harina, entre otros, pueden estar contaminados tanto por la utilización de materias primas ya infectadas como por una mala manipulación durante su elaboración y violaciones de normas de higiene. En este último caso, además de los organismos antes mencionados, también es frecuente la contaminación por Shigela y Estafilococos.

En cuanto a las normas higiénicas elementales debe tenerse en cuenta no usar prendas durante la manipulación de alimentos, mantener buen porte personal, las manos limpias, no tener lesiones de la piel en manos y antebrazos; tampoco toser, hablar, estornudar o fumar cerca de la comida.

Respecto a la higiene de los utensilios de trabajo debe utilizarse siempre detergente o jabón para la correcta eliminación de grasas y carga bacteriana, también mantener limpios los paños de cocina. Las tablas de picar deben ser de madera dura, pues de lo contrario estas podrían convertirse en un reservorio de microorganismos, residuos, suciedades y constituir un peligro físico por el desprendimiento de astillas punzantes que dañan el organismo humano.

La cocción es la técnica de procesamiento más protegida a emplear en los hogares, a una temperatura superior a los 70 grados, y en las carnes se debe velar porque estas se cocinen completamente, para eliminar parásitos y microorganismos; en tanto las verduras y frutas deben lavarse concienzudamente con agua corriente, como única vía para dejarlas libres de contaminantes (bacterias, parásitos y virus).

Respecto al almacenamiento y conservación, los alimentos deben refrigerarse a menos de 5 grados y congelarse a una temperatura de -18, y posterior a la cocción, las salsas, carnes, potajes y granos no deben permanecer más de dos horas sin refrigeración.

Si el eslabón de las materias primas y el del agua, ya sale con una carga bacteriana, inevitablemente al final de la contienda alguno de estos contaminantes llegarán al consumidor. Por ello, asumir desde casa una profilaxis e higiene consciente en lo referente a la alimentación contribuye a mejorar y preservar nuestra calidad de vida y la de nuestra familia.

Lea más:

http://www.saludvida.sld.cu/articulo/2014/02/19/la-alimentacion-sana-comienza-por-casa

/ymp/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Maira Castro Lora

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Oriunda de la provincia de Santiago de Cuba. Fue Jefa de Información y de Redacción. Es reportera de temas de la industria, la ciencia y la tecnología. Ahora se desarrolla como corresponsal de Radio Reloj en la provincia de Las Tunas y se mantiene colaborando para Tiempo21 y Radio Victoria. Es una profesional competente, que demuestra calidad en su labor diaria. @micelele

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


4 × = cuatro