Las Tunas, Cuba. Domingo 15 de Julio de 2018
Home > Salud > Alimento de Amor

Alimento de Amor

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
sala_neonatologia

Las Tunas cuenta con una sala de neonatología de primer mundo. (Fotos:autora)

Las Tunas.- Solanch ya tenía 25 semanas y de pronto se presentó el parto, pero las probabilidades apuntaban a que sería un aborto. Su pequeño era considerado un óbito fetal; sin embargo, nació, aún con sus 700 gramos.

Hoy recibe una atención esmerada en la sala de neonatología del Hospital General Docente Doctor Ernesto Guevara, de Las Tunas, servicio con tecnología y condiciones de primer mundo.

El doctor Rigoberto Rodríguez Arévalo, especialista de segundo grado en neonatología y máster en la atención integral al niño, asegura que el pequeño se salvará, así como ocurrió con casos similares, porque recibe un alimento básico que es la leche materna, la cual contribuye al aumento de peso; además de inmunizarlo ante enfermedades y nutre su piel, aún en proceso de fortalecimiento.

doctor_rigoberto

El doctor Rigo monitorea el estado de salud del bebé de Solanch, un logro de la medicina cubana.

«Gracias a la lactancia materna ese niño va a tener salud y algo importante en la vida que es el amor. También logrará el desarrollo psicomotor adecuado y va a ser un niño útil a la familia y a la sociedad. Por eso yo soy partidario de que la mamá amamante largo tiempo a su hijo, más de dos años, y de forma exclusiva los primeros seis meses”.

¿Qué propiedades tiene la leche materna que garantiza calidad de vida al niño?

La leche materna tiene muchas propiedades y le provoca una inmunidad, a veces permanente. Le va a evitar al niño enfermedades como el dengue, cólera, diabetes, obesidad, hipertensión, alergias, anemias, enfermedades gastrointestinales y respiratorias, la otitis media, la meningoencefalitis, las dermatitis y los problemas de conducta; y para la mamá menos cáncer de mama. La lactancia materna es un prodigio, es algo sagrado.

Madres que recién concibieron en Las Tunas, saben que la naturaleza las dotó de un alimento exclusivo y sin similares.

Mailén Leyva tiene 43 años y acaba de tener un bebé y valora que la lactancia materna permite a los niños crecer sanos. Yusmila Ayala, con su pequeño en los brazos, considera que es el momento más importante que tiene la mamá con su hijo, es pasión, amor; mientras Noris Mendoza ha sido sorprendida a sus 40 años con gemelos, y apunta que los beneficios de la lactancia es para toda la vida, porque aparte de los niños crecer con salud, aprenden más.

Yanay Cajides solo tiene 22 años y está súper feliz con su bebita Amanda. Ella aprecia que la lactancia materna es dar amor y vida.

Las madres son asistidas para un correcto amamantamiento.

Las madres son asistidas para un correcto amamantamiento.

En un instante, la vida

Luchan por su vida e impresiona verles rodeados de tantas atenciones. Justo en ese instante todos los claroscuros que pueda tener la salud pública en Las Tunas se olvidan y uno se siente afortunado de vivir en un país donde la vida de pequeños, que a penas despiertan al mundo, valga tanto y sin remuneraciones por medio.

Tienen todas las condiciones tecnológicas para sobrevivir, pero lo más importante es el amor y las esmeradas atenciones que les profesan el equipo de neonatólogos, enfermeros y asistentes.

Yusleydis Lago Carbonell, de la zona de Vista Alegre, en la carretera de Bayamo, después de un gran susto, sabe que su pequeña tiene muchas probabilidades de sobrevivir.

«Yo venía para el hospital porque sentía un dolorcito de un lado de la cadera. Y cuando llegué a la parada, ahí mismo parí. Yo misma me hice el parto. Eso fue llegar aquí y rápido. Las atenciones han sido muy buenas, más no puedo pedir».

En cuanto nota que sus mamas están listas, acude a la salita de ordeño del Banco de Leche Materna del Hospital Guevara, donde se procesa el alimento que fortalece a su bebé. Ella conoce bien el valor de la lactancia, porque su hija anterior nunca ha tenido problemas de salud gracias a que lactó hasta los tres años.

Desde el 2011 en el Hospital Provincial Ernesto Guevara de Las Tunas se creó un banco de leche materna, donde cada día se fiscaliza que este alimento natural llegue a los niños que lo necesitan y sin ningún riesgo.

La doctora Tamara muestra uno de los químicos empleados en la fiscalización de la calidad de la leche.

La doctora Tamara muestra uno de los químicos empleados en la fiscalización de la calidad de la leche.

La doctora Tamara Pérez Vázquez, especialista de primer grado en neonatología, máster en la atención integral al niño, y responsable del banco de leche materna de Las Tunas, explica los procesos que vive la leche.

«Es un centro especializado en la recolección, selección, clasificación, procesamiento y control de la calidad de la leche materna. Esa leche se almacena y se distribuye a la sala de neonatología, a los muy bajo peso, los niños ventilados, operados por malformaciones gastrointestinales, o alguna causa que impida tomar la leche de su mamá. La leche después que pasa el proceso y está apta, puede estar seis meses congelada.

«El control de la calidad es muy importante, siempre se realiza, y la leche que no está apta se desecha».

La especialista precisó los nuevos propósitos del banco de leche materna de Las Tunas.

«Tenemos como propósito recoger leche en las casas de las madres que amamantan. Contamos en estos momentos con alrededor de 15 madres que donan su leche de forma voluntaria. También sus bebés se siguen, porque si el niño no aumenta de peso, la mamá no puede donar. Como la leche materna no existe, no tiene similares. Es un equilibrio perfecto entre el agua y los nutrientes que necesita el bebé».

danelis_en_neonatologia

Danelis vela por su bebé.

Danelis Torres González es una de las mamás que recién concibió en el Hospital Guevara de Las Tunas, donde la encontramos con una tierna sonrisa dibujada en los labios y una alegría contagiosa por la llegada de su pequeño.

«Es mi primer bebé porque perdí una barriga de seis meses. Mi niño pesó 950 gramos, ahora tiene mil 450. Los médicos y enfermeras de las salas, sobre todo en neonatología, son un amor. No puedo pedir más.

«La sala de ordeño también es una ayuda, porque está segura la leche de los niños y nos enseñan cómo amamantarlos. Yo le daré el pecho hasta que el niño quiera y exhorto a las madres a que mantengan la lactancia porque la leche materna es lo principal para el bebé».

Las Tunas vive desde el primero y hasta el siete de agosto una semana dedicada a promover la importancia de la lactancia materna, un prodigio que concedió la naturaleza a las féminas para alimentar la vida.

/ymp/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− cuatro = 5