Las Tunas, Cuba. Miércoles 22 de Noviembre de 2017
Home > Cultura > Influencias de inmigraciones en la cultura cubana

Influencias de inmigraciones en la cultura cubana

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Eduardo Luis Martín
Agencia Cubana de Noticias

Santa Clara.- Con el decursar del tiempo muchas de las festividades que disfrutaban los españoles y sus descendientes devinieron tradiciones culturales en Cuba, aunque con variaciones en algunas de sus características.

Un estudio realizado por un grupo de investigadoras de temas socioculturales sobre las influencias de las inmigraciones hispánicas, africanas y asiáticas a escala local en el municipio de Placetas, permite confirmar que es un fenómeno bastante generalizado en el país.

Tal es el caso de los carnavales, presentación de comparsas, bailes de salón en fechas señaladas, veladas conmemorativas en efemérides históricas y otras.

La presencia hispana ha llegado hasta nuestros días con gran fuerza en diferentes manifestaciones de la cultura popular tradicional, como fiestas, guateques y torneos campesinos, verbenas y serenatas.

En música las rondas y cantos infantiles, tonadas y controversias campesinas, en literatura oral ha sobrevivido gran cantidad de décimas, refranes y supersticiones, mientras en artesanía, la cestería tiene una influencia hispánica, al igual que las labores de aguja y los bordados.

Por otro lado la abolición real de la esclavitud en 1886 hace cesar la introducción masiva de negros en Cuba, aunque las huellas e influencias de su cultura en el país, han trascendido hasta la actualidad, afirma el ensayo de referencia publicado por ediciones Capiro en 2002.

Muchos pueblos en la Isla cuentan con un rico legado cultural de raíz africana que hoy forma parte indisoluble de la cultura popular tradicional, con gran predominio en las fiestas, música, bailes, artesanía y comidas relacionadas con los cultos populares sincréticos, de gran fuerza en localidades cubanas.

Sin embargo las huellas que dejó la inmigración china en la cultura local son muy pobres, al decir de Fernando Ortiz: «la raza amarilla supo concentrarse, aislarse en tal forma, que significó sicológicamente poco en la sociedad cubana», sus fiestas más representativas se fueron perdiendo, aunque algunos de sus elementos estuvieron presentes en algunos territorios por varias décadas.

En las parrandas del territorio central de la Isla sobresalían con sus artísticas carrozas, fuegos artificiales y gigantescos dragones dotados de rítmicos giros y contorsiones que despertaban la admiración de los asistentes a esas fiestas.

La mayor influencia de la tradición de esos inmigrantes se aprecia en las comidas, algunos de sus platos han llegado hasta nuestros días, tal como el arroz frito, la mariposita china, el chop suei y el bistecito chino, recoge la obra de María Julia Martínez, Lourdes Sánchez y Maibelin Carrasco.

También se consume una gran variedad de verduras, acelga, anchoi, apio y otros ingredientes en las comidas, tal como el sillao (salsa china), jengibre, cilantro, cebollinos, frijolitos chinos, ajo porro, entre otros, muestra de la presencia asiática en el archipiélago.

Deportes entre los que figuran las disciplinas marciales, juegos de mesa, confección y empinar papalotes y otras prácticas asimismo tienen origen en la cultura asiática que dejó sus huellas en muchos territorios del país.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


9 × ocho =