Lecturas

Santiago de Cuba, hasta el fin de los tiempos

Santiago de Cuba, hasta el fin de los tiempos
Calle Enramadas de mis sueños.

Santiago de Cuba, la ciudad de mis nostalgias, de mi adolescencia, de mis estudios, de las bellas muchachas que pasaron por mi vida en aquellos años en que solo me importaba la vida, y en algo, mis deberes en el aula.

No es Santiago solo una ciudad heroína; es una urbe hospitalaria, calurosa y acogedora, que te cautiva para siempre y ya no te suelta más, que te lleva por sus lomas arriba o abajo para meterse por tu piel en cada cuadra, en cada casa, en cada parque, en cada esquina.

Ha pasado tiempo de mi partida de la tierra santiaguera, donde viví los tres mejores años de mi adolescencia, estudiando y viviendo a plenitud, y nunca me he adaptado a la idea de su lejana belleza, de sus calles e inmuebles que incitan a caminar y caminar, a pesar de las distancias.

Calvario, San Jerónimo y Enramadas, Calle 6 y el Reparto Santa Bárbara, el preuniversitario Cuqui Bosch y la secundaria básica Rafael María de Mendive; el club 300 y El Baturro, parque Céspedes, el paseo de Martí y Trocha y Calle 100; el Parque San Juan y Vista Alegre, Sueño y el estadio Guillermón Moncada; Ferreiro, Avenida de Garzón, la Central y Plaza Marte; playas Siboney, Mar Verde, Ciudad Mar y Caletón, cine Cuba y teatro Oriente, San Pedro del Mar, la Loma de Quinteros y su Universidad, son lugares que siempre estaban conmigo y aún desandan mi vida en la distancia.

¿Y mis amigos? ¡Ah, mis amigos! Negros casi todos, blancos los menos: Joel Salas y Ángel Lemes Cuadra, negros casi guardaespaldas, que me llevaban al ferry que servía de club nocturno en la bahía o al Rancho Club buscando El Morro; Maritza Cisneros, amor de mis amores en la casa de la Señora de los perros, en Vista Alegre y en el Parque San Juan, por solo citar a la preferida; y muchos más que siempre llevo conmigo.

Santiago, bella y cautivante Santiago. Ciudad que añoro con el alma en la distancia y la esperanza; que dedicó tres años de sus 500 a mi etapa de crecimiento en todos los sentidos. Hoy la felicito y le recuerdo que la sigo amando como el primer día, cuando llegué sin conocer nada y me enamoró para siempre con su existencia paradisíaca, hasta el fin de los tiempos.

 

 

Artículos relacionados

Camilo, ¿solo sonrisa y sombrero?

Adialim López Morales

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


nueve × 5 =