Las Tunas, Cuba. Domingo 19 de Agosto de 2018
Home > Las Tunas > Estación de trenes de Manatí: una deuda con la historia

Estación de trenes de Manatí: una deuda con la historia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Estación de trenes de Manatí: una deuda con la historia Las Tunas.- Años atrás, el visitante foráneo al arribar por tren al municipio de Manatí, quedaba agradablemente sorprendido por la majestuosa Terminal ferroviaria, la cual deviene uno de los lugares más importantes para lo pobladores de la localidad y una joya arquitectónica del patrimonio de la oriental provincia de Las Tunas.

Indisolublemente ligado a la historia y al desarrollo socio-económico del lugar, muchos pobladores lamentan, hoy, el deplorable estado constructivo en el que se encuentra este inmueble, único de su tipo en el país.

Estación de trenes de Manatí: una deuda con la historia Parte del edificio alberga al Museo Municipal Jesús Suárez Gayol. La museóloga y estudiosa de la historia local, Odalis Pérez Rodríguez, accedió a conversar con Tiempo21 sobre el original edificio.

«El origen se remonta a 1912 con la construcción del central Manatí, pues a la par se realizaron labores de construcción de otras dependencias de apoyo a la industria azucarera. Entre ellas, el puerto y el ferrocarril. Es así como inicialmente comienza el desmonte para hacer la vía férrea de vía estrecha. El ferrocarril no solo se empleaba para el tiro de caña a la industria, sino también para el traslado de pasajeros hasta el entronque de Levanón, punto que se comunica con la vía central, o Vía Cuba, como también se le llama. Así podían dirigirse lo mismo hacía el oriente que al occidente del país».

¿De esa fecha data la estación actual?

«No, la primera se construyó de madera y tejas, en esta misma calle José Alguer, donde está la actual. Fue en el año mil 926, cuando con la ampliación del ferrocarril de vía ancha, todo el parque de trasporte también resultó modernizado. En ese momento, la Manatí Sugar Company en coordinación con la Empresa de Ferrocarriles Tunas S.A. construye la actual terminal. El proyecto estuvo a cargo de un arquitecto de apellido Canabal».

¿Se usaba solo con fines de la industria azucarera?

«No, precisamente desde ese año, también comienza a prestar servicio de trasportación de pasajeros. Además, allí se controlaba todo el tiro de caña que entraba al central, la salida de los coches motores hacía el puerto o las colonias cañeras».

¿Cuál es el estado constructivo actual del inmueble?

«Lo que es la parte ocupada por el museo municipal, está en buen estado. El edificio resultó fuertemente dañado por el ciclón Ike en el año 2008. Por eso, parte de la cubierta de tejas tuvo que ser sustituida por planchas de zinc. Y en estos momentos se ultiman los detalles de la restauración, para el próximo montaje de las colecciones museales. Sin embargo, la parte de la estación ferroviaria está muy deteriorada. La cubierta del techo está francamente en fase de derrumbe y la parte más dañada está cerrada al público para evitar accidentes fatales ante la caída de tejas».

¿Qué valor considera tiene la terminal de ferrocarril para los manatienses?

«Se trata de una joya arquitectónica, como probablemente no hay otra en Cuba. Por ello, tiene un gran valor patrimonial. Además, refleja el desarrollo económico y social de la localidad. Considero que además marcó la idiosincrasia de este pueblo. Aquí el ferrocarril incluso rige la vida de la gente que desde allí pueden trasladarse hacia cualquier punto del municipio o del país. Muchas personas tienen inculcados los horarios de salida de tal modo, que cuando escuchan el pito del tren dicen -es la una, ya el tren salió para Las Tunas-. Es decir, el ferrocarril está enraizado en la mentalidad de los manatienses y les duele mucho el lamentable estado constructivo en el que está la terminal. Incluso, recuerdan con cariño la época en la que la estación y sus jardines eran uno de los lugares más visitados y acogedores del municipio».

La estación del ferrocarril de Manatí se caracteriza por su fachada monumental, simétrica, orgánica y recubierta de piedras, a la altura de medio metro, en los muros exteriores. Su carpintería es estilo francés. La cubierta es inclinada a dos aguas, originalmente cubierta de tejas francesas, y caracterizada por el alto puntal. Consta de un nivel en ambas alas y dos en el volumen central, donde los arcos delimitan el túnel que acoge a los viajeros y da paso al área de espera.

/ymp/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Tania Ramirez

Periodista. Graduada de Ingeniería Química. Reportera de Radio Victoria, en temas de la ciencia, la tecnología y el medio ambiente y la historia local. En una etapa se desarrolló como Jefa de Información de esta emisora. Le gustan los temas sociales y la polémicas sobre asuntos de la vida diaria. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @TaniaRamirezR

2 comentarios

  1. No se de que año es la estación de Manatí en Las Tunas, está en peligro de derrumbe y la población tunera no ve que se haga algo al respecto, además de la fealdad y mala imagen que da a los pobladores y transeuntes. Hay que hacer algo que recupere esta estación.

  2. El patrimonio siempre está de prisa, quienes deben anaimarle la vida, caminan de espaldas, sin mirar hacie el frente

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


3 × cinco =