Un puro cubano para Charles Lindbergh, héroe de la aviación mundial

Este tabaco  sería entregado a Lindbergh junto a otros más. (Tiempo21/Fotos Angeluis)
Este tabaco sería entregado a Lindbergh junto a otros más. (Tiempo21/Fotos Angeluis)

El primer vuelo en el mundo sin escalas se realizó  entre las ciudades de Nueva York y París por el coronel del ejército norteamericano, Charles August Lindbergh, en su monoplano de un solo motor tipo Ryan, bautizado con el nombre de Spirit of St. Louis.
Lindbergh despegó del aeródromo Roosevelt, de Long Island,  el 20 de mayo de 1927 y tras un vuelo de 33 horas y 32 minutos, aterrizó en el aeropuerto de Le Bourget, cercano a París.
Esa hazaña lo lanzó a la fama y recorrió el mundo para recibir condecoraciones y otros halagos.
Charles August Lindbergh
Charles August Lindbergh

El 8 de febrero de 1928, coincidiendo con la Conferencia de Cancilleres de La Habana, llegó el aviador en su célebre avión Spirit of St. Louis a la capital cubana.
Ese día fue declarado El día de Lindbergh y comenzaron  jornadas de homenajes y festejos en su honor, siendo aclamado por nuestro pueblo en la Terraza Norte del Palacio, condecorado por el Presidente e invitado de honor de numerosas instituciones culturales y científicas.
Múltiples regalos se hicieron al héroe de las alturas en ese recinto y un tío-abuelo del redactor de esta curiosidad,  quien  se encontraba en el lugar, guardó un souvenir  para el patrimonio familiar y es este tabaco que aparece en la foto, el cual sería entregado a Lindbergh junto a otros más.
Al día siguiente, Charles August Lindbergh, en su monoplano  nombrado  Spirit of St. Louis, partió para su país, pero poco antes pintó la bandera cubana en el fuselaje de la nave.
Actualmente el Spirit of St. Louis  se exhibe en el Museo del Aire y el Espacio, de la ciudad de Washington, en Estados Unidos.
/edc/
 
 
 

Artículos relacionados

Las Tunas, ciudad que desafía el tiempo

Tania Ramirez

Señora de 98 años recorre su país y el mundo con vitalidad: la Radio Cubana

redigital

Fidel, en la guía del triunfo

Raudel Rodríguez Aguilar

Escribir Comentario