Las Tunas, Cuba. Martes 21 de Agosto de 2018
Home > Especiales > Gente > El que nace para ginecobstetra…

El que nace para ginecobstetra…

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Antonio Eduardo Guerrero Vecino

Antonio Eduardo Guerrero Vecino

Las Tunas.- Reza un viejo refrán del pueblo cubano que el que nace pá tamal del cielo le caen las hojas, y cuando conocí la historia del doctor Guerrero, como le llaman todos, con la ginecobstetricia, entendí que él es uno de los sentenciados en el proverbio.

Este habanero de nacimiento hace 40 años consagra su vida a la medicina, aunque confiesa que pudo ser matemático, porque le encanta esa ciencia.

Antonio Eduardo Guerrero Vecino llegó a Las Tunas en esos andares de la medicina y se quedó para siempre, pues aquí ya está su vida.

«Trabajé en la antigua Maternidad, hoy hospital psiquiátrico Clodomira Acosta Ferrals, luego me trasladé al hospital provincial Ernesto Guevara, cuando se inauguró la institución en 1980».

Pero no quería ser ginecobstetra, ¿porqué?

«No quería ser ginecobstetra. Qué sucede, el primer parto que yo vi, estaba en tercero o cuarto año de la carrera, fue haciendo un asistencial en La Habana, y la obstétrica que estaba ese día de guardia se demoró en llegar y vi aquella compañera pariendo. Cuando vi aquel muchacho nacer, con tanto sangramiento, dije: Qué va, a mí no hay quien me vea aquí haciendo parto, y menos en obstetricia.

«Pero bueno, ya ve, el destino me llevó e hice el internado en ginecobstetricia, vine a Las Tunas a hacer mi posgraduado. A los dos años me mandaron el relevo, pero decidí quedarme aquí.

«Fui a cumplir misión en Angola en 1980 y hasta el Sol de hoy estoy en Las Tunas».

Miles de partos ha hecho Guerrero, ¿Se siente realizado 40 años después?

«Sí, me siento bien en obstetricia. Me siento cómodo en todas las áreas que trabajo; lo mismo en salón de parto, puerperio o ginecobstetricia, y también  ahora que estoy al frente del servicio de legrado».

¿Qué se exige todos los días?

«Yo estudio casi todos los días y trato de ser mejor».

Para usted ¿Cuál es el principio fundamental que debe defender un médico?

«Sobre todo la ética médica; ser revolucionario y dedicarse con amor a la especialidad. Cuando uno hace las cosas con amor y deseo, y sin que medie el mercantilismo, todo marcha».

¿Cuál ha sido el momento que más ha disfrutado Guerrero en estos años?

«El nacimiento de mis hijas y de mis cuatro nietos. Todos los he hecho yo».

¿En estos años, algún momento que lo ha estremecido en particular?

«Hay una cosa que siempre lo marcan a uno y son las muertes maternas. Por más que uno no quiera y aunque no tenga que ver con uno, le llega mucho».

¿Y la mayor satisfacción?

«El nacimiento de un niño».

Guerrero es un médico callado, serio, pequeño en estatura, pero muy respetado y buscado por su sabiduría y experiencia. Hoy está al frente de un servicio muy delicado y al que llegan muchas mujeres cada día. Por eso, de pronto una preocupación se dibuja en su rostro y siente la necesidad de hacer un llamado.

«Cada vez vemos más niñas y adolescentes embarazadas legrándose y yo creo que es algo que la familia puede evitar, porque nuestra juventud necesita conducción y límites. Como médico cada día doy charlas a las pacientes de lo que implica hacerse un legrado, porque al final la naturaleza se lo cobra».

Doctor Guerrero, ya 65 años de vida, la edad de la jubilación llegó, pero ¿Se queda trabajando en el Hospital Guevara?

«Pienso que sí. No me ha dado todavía por jubilarme. Aquí seguiré como ginecobstetra».

Cuando va por la calle muchos lo detienen y le saludan, él quizás no recuerda sus rostros, pero sí descubre el agradecimiento porque aunque nunca se imaginó como ginecobstetra, ha dedicado los mejores años de su vida a esta especialidad de la medicina y lo ha hecho bien.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 6 = dos