Las Tunas

El futuro nace en el vivero tecnificado de Vázquez

El futuro nace en el vivero tecnificado de VázquezVázquez, (Puerto Padre).- En los alrededores de este poblado del municipio de Puerto Padre, el vivero tecnificado Camilo Torres se presenta a los visitantes como una esperanza segura para elevar las áreas forestadas de la región norte de la provincia de Las Tunas.

A menos de un año de su inauguración, el 29 de octubre de 2014, la entidad despunta por su capacidad de producir unas 750 mil posturas en cada calendario, especialmente de casuarina, algarrobo de la India, caoba, cedro, acacia, yana, eucalipto y majagua, hasta llegar a 16 especies.

Entre bandejas y cubetes pasa una buena parte de su tiempo Mercedes Sorí Cruz, quien dirige al colectivo de trabajadores y es, además, parte activa de la siembra del futuro.

¿Cuál es la función fundamental que realizan ustedes en el vivero?

«La producción de posturas para diferentes municipios pues desde aquí garantizamos lo que se va a sembrar en toda la zona norte; o sea, en Manatí, Puerto Padre y Jesús Menéndez».

¿Cuáles son las condiciones que tiene el vivero?

«Es un vivero tecnificado totalmente,  casi estamos iniciando con él pero sus condiciones son avanzadas, mucha tecnología, humaniza el trabajo y es totalmente diferente».

¿Qué disposición tiene el colectivo?

«Nuestros trabajadores saben la importancia de la reforestación.  El colectivo es aplicado y educado.  Su disposición es la mejor del mundo, avanzar y sembrar para que las posturas salgan lo más pronto posible».

Rogelio Jaén Rojas es un trabajador silvícola que desarrolla varios oficios y se siente útil por lo que hace pues «lo mismo siembro que limpio las plantaciones o las apodo. Ahora tengo un mejor salario y estimulación en divisas. Me siento más útil porque aporto un poquito a la reforestación».

Igual sentir manifiesta Ofelia Briñones Peña, una de las trabajadoras del vivero para quien «no es solo el alto salario que recibo. Aquí pueden faltar algunas condiciones; pero, casi todo el trabajo lo hago a la sombra.  Y me siento útil para ayudar a mi familia. Mientras me quieran aquí, aquí estaré».

La humanización del trabajo y el ahorro de varios recursos son dos elementos importantes que se unen al esfuerzo sistemático de los trabajadores y a su satisfacción porque ahora los bolsillos ganan por el sudor que corre por el cuerpo de quienes siembran, riegan, apodan y comercializan posturas.

Ese es el día a día en el vivero tecnificado Camilo Torres, donde inicia la vida de miles de árboles que un día darán sombra, oxígeno, madera y mucho más.

/mdn/

 

Artículos relacionados

Central Majibacoa muele con estabilidad en la presente zafra

Yaimara Cruz García

Delegado de la Agricultura pondera avances de la provincia en autoabastecimiento de productos agropecuarios

Adialim López Morales

Trabajadores de todos los sectores representarán a Las Tunas en el Congreso obrero

Edelmis Cruz Rodríguez

Enviar Comentario


7 − = uno