Las Tunas, Cuba. Martes 21 de Agosto de 2018
Home > Salud > Hospital provincial de Las Tunas cambia su imagen

Hospital provincial de Las Tunas cambia su imagen

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Hospital provincial de Las Tunas cambia su imagen

El hospital Ernesto Guevara, símbolo de la salud en Las Tunas. (Periódico 26 /Foto Reynaldo López Peña)

Las Tunas.- Este 14 de junio la principal instalación hospitalaria de la oriental provincia de Las Tunas recibe su cumpleaños 35 con 56 servicios, un millón 118 mil 133 pacientes ingresados hasta la fecha, 384 mil 368 intervenciones quirúrgicas, 148 mil 942 nacimientos, una mortalidad infantil de 3,2 fallecidos menores de un año por cada mil nacidos vivos, y en medio de un proceso de restauración capital que debe concluir en el 2017.

El doctor Luis Rodríguez Pupo, especialista de segundo grado en Medicina Interna, profesor consultante, y primer director de la instalación hospitalaria, recuerda que los primeros meses de 1980 fueron de mucho trabajo constructivo y preparación.

Hospital provincial de Las Tunas cambia su imagen

Doctor Luis Rodríguez Pupo.

¿Por qué llamarlo Hospital Ernesto Guevara de la Serna?

«Se hicieron una serie de propuestas, pero prevaleció una que hizo el entonces secretario del Partido en Las Tunas, Luis Alfonso Zayas Ochoa, quien había combatido junto al Che y así el Comandante en Jefe Fidel Castro hizo la propuesta en el acto de inauguración».

¿Cómo comenzó a prestar servicios el Guevara?

«En el mes de abril de 1980 se acordó prestar servicios antes de su apertura oficial. A fines de mayo y principios de junio se abrieron los servicios externos con especialidades como Medicina interna, Ortopedia, Cirugía, Angiología, Oftalmología, Otorrinolaringología, entre otras, y en el mes de julio surgieron los servicios de hospitalización y urgencias. Después se decidió traer la maternidad, en octubre de ese año, y a partir de ese momento el centro comenzó a funcionar con sus 630 camas.

«Teníamos déficit de recursos humanos que entre 1980 y 1981 el Ministerio de Salud Pública reforzó con la llegada de un grupo de médicos de La Habana, así como enfermeras y técnicos de diferentes especialidades».

El hospital tiene 35 años, para el doctor Luis, ¿Qué debe superar el Guevara?

«Los servicios se han multiplicado en cuanto a especialidades, ya la población no tiene que viajar fuera de la provincia a recibirlos y creo que en eso ha influido la formación de especialistas en el centro, pero creo que la calidad en la preparación del profesional hay que perfeccionarla. El hospital está en un momento difícil en cuanto a algunas especialidades, considero que existe el empeño de superarlo».

Doctor Luis, 40 años dedicados a la Medicina. ¿Ha podido hacer realidad un sueño?

«Sí, quería ser médico, luché por eso y trato de mantenerme todavía. Pienso que voy a terminar cuando deje de existir».

Hospital provincial de Las Tunas cambia su imagen

Doctor Nolberto Campusano.

El principio de un médico tunero

Nolberto Pérez Campusano es un hombre admirable, miles de personas en Las Tunas lo reconocen como un excelente ginecobstetra, y con sus 73 años de vida rememora la etapa dura que le tocó dirigir el Hospital Ernesto Guevara, período especial en Cuba.

«Yo dirigí desde finales de 1981 hasta 1994; momentos muy duros, pero fuimos de excelencia tres años consecutivos y también vanguardia nacional. Recuerdo que cuando comenzamos a dirigir, la mortalidad infantil estaba en un indicador alto, nos propusimos reducirlo y llegamos por debajo de cuatro, como ahora. Para garantizar un servicio de excelencia el hospital necesita unión.

«Nosotros veíamos más de cien pacientes en el cuerpo de guardia, por ejemplo, de ginecobstetricia, y nunca recabamos en que eran demasiados o manifestábamos oposición porque el principio del médico debe ser una cuestión integral. Ser médico, pero médico bueno».

Hospital provincial de Las Tunas cambia su imagen

Doctor Enrique Millán Leyva, director del Hospital Guevara.

El hospital Guevara cambia su rostro

Desde hace aproximadamente seis años el hospital principal de Las Tunas comenzó un proceso de restauración, porque el paso de los años ya era notable en la mayoría de sus áreas.

Sin dejar de prestar servicios se han rehabilitado siete de los 10 bloques de salas; se creó un área para pacientes con enfermedades transmisibles, tres nuevos salones quirúrgicos para urgencia, una sala con condiciones de primer mundo para la neonatología, una sala de turismo de salud, y en estos momentos reparan una de las áreas más complejas: ocho salones de operación y dos de ellos aparecen para la cirugía endoscópica.

La inversión está valorada en más de un millón de pesos y se instala tecnología moderna. Las acciones de restauración proseguirán este año en las salas de terapia y el salón de parto, donde el flujo de pacientes es constante.

Antes de que concluya el 2017 la instalación asistencial dispondrá de mejores condiciones para la prestación de servicios.

El doctor Enrique Millán Leyva, director del Hospital Guevara, precisa que hoy la instalación tiene 704 camas y enfrentan el envejecimiento de la población tunera, notificado en el ascenso del número de ingresos.

Entre los problemas que deben resolver señala cuestiones de comunicación, la ética médica, perfeccionar la preparación del personal e incrementar el número de especialistas, para una atención médica superior y seguir aportando a las misiones internacionalistas en las que tienen 272 colaboradores. Pero entre las prioridades terminar la recuperación de salas y servicios muy dañados por el paso del tiempo y la ausencia de acciones de restauración.

doctor Enrique Millán Leyva, director del Hospital Guevara

Doctor Rigo.

Un médico de amor

El doctor Rigoberto Rodríguez Arévalo, cariñosamente llamado Rigo, se hace querer con solo escucharlo. Cuando recorre los pasillos del Guevara se reconoce a una personalidad del centro y de la medicina del país.

Siempre quiso ser médico, y lo logró, amén de haber nacido en una época compleja. Se fue a Santiago de Cuba y estudió Medicina. La ternura y devoción que le inspiran los niños lo convirtió en especialista en segundo grado en Pediatría y Neonatología y es uno de los fundadores del hospital.

«Veía en los niños esa sonrisa y delicadeza, pero también los veía frágiles, y consideré que uno podía ayudarlos a que fueran hombres sanos para el futuro. Para mí una de las cosas más grandes es ser médico y saber que estoy delante de un ser humano que puede estar sufriendo, que tiene familia, y que necesita mi ayuda, por eso lo doy todo para su bienestar».

Ya tiene 72 años de vida, doctor. Pudo haberse jubilado, ¿Qué lo ata al Guevara?

«Yo amo mucho esto. Esta es mi segunda casa. Yo tengo el privilegio de haber formado miles de estudiantes de Medicina y casi todos los neonatólogos. Siento gran orgullo por eso y al poder cada día contribuir con mis conocimientos y salvar vidas».

¿Qué le falta por lograr al doctor Rigo?

«Creo que los sueños del ser humano son infinitos y yo quisiera ver este hospital todo remozado, que todo el personal esté bien formado, pero bien humanizado, para darle el servicio al que lo necesite, porque para mí una de las cosas más valiosas del ser humano es la salud. Muchos necesitamos salud física y espiritual y eso se consigue con la ayuda de todos: médicos, enfermeros, técnicos, auxiliares y la familia. Espero que pronto el padre pueda estar en el salón de parto junto a su esposa, cuidando a su bebé, para la continuidad del amor y la vida».

Hospital provincial de Las Tunas cambia su imagen

El área de cocina es vital para un buen servicio.

Ternuras con cuerpo de mujer

La obra del hospital Guevara también se construye cada día gracias a la labor de mujeres como Elda y Marcia que desde la cocina se entregan con dedicación para elaborar los alimentos de los más de 700 pacientes, más de 600 médicos y el resto del personal de la unidad asistencial. Son fundadoras del centro y aunque la edad de jubilación toca a su puerta, piensan seguir porque sienten que en el hospital está su vida.

Hospital provincial de Las Tunas cambia su imagen

Enfermera Ada.

Ada, desde el área quirúrgica de urgencia y con 40 años de vida laboral como enfermera, asegura que ama su labor y su centro. Allí ha dejado la vida y cada día cuando llega se exige profesionalidad, mayor consagración y mucho humanismo.

Edith, saluda desde hace 35 años en el área de comunicaciones, y aunque pudo haberse ido a otro lugar, porque se convirtió en operadora internacional, prefirió el hospital porque se siente bien, ama su puesto de trabajo y considera que esta es su segunda casa.

La principal instalación hospitalaria de Las Tunas vive su aniversario 35 y los dos mil 785 trabajadores tienen ahora la responsabilidad de conquistar una atención de excelencia como espera y merece la población de la provincia.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 2 = siete