Las Tunas

Cuidan el entorno en las áreas protegidas de Las Tunas

Cuidan el entorno en las áreas protegidas de Las TunasLas Tunas.- Varios proyectos investigativos se desarrollan en tres áreas protegidas de la provincia de Las Tunas para preservar las diferentes poblaciones de especies de la flora y la fauna amenazadas o en peligro de extinción, además de la conservación de otros recursos naturales.

La de mayor significación para el territorio tunero es el Refugio de Fauna Monte Cabaniguán-Ojo de Agua, en el que se protegen siete aves endémicas o en riesgo de desaparecer: los carpinteros verde, jabao y churroso, los sijúes cotunto y platanero, el catey y el cernícalo.

También se realizan acciones para cuidar los extensos palmares que sirven para la anidación de esas y otras variedades de pájaros, además del estudio de especies acuáticas como las sevillas y los flamencos, y la protección de una amplia muestra del cocodrilo Acutus americano.

En la Reserva Ecológica Bahía de Nuevas Grandes – La Isleta, del municipio de Manatí, también manejada por la Empresa para la Conservación de la Flora y la Fauna, se trabaja en la preservación de los diferentes atributos naturales, como las playas, los arrecifes, las dunas costeras y la paisajística.

En ella se fortalece la educación ambiental en los residentes en la zona, a la vez que se preservan algunas aves como el negrito, el cabrero y la yaguasa y se estudian las poblaciones de lagartos, perros jíbaros y pez león, además del  romerillo de costa.

Por su parte, el Refugio de Fauna de Bahía de Malagueta, administrado por la Empresa Forestal, prioriza el cuidado de sus barreras de coral negro y del caracol cobo, cangrejos, jaibas y peces, entre otras especies.

Además, se reportan las áreas protegidas Guayacán, Sabana de Zarandico, Cayo Rabihorcado, Arenas Blancas, Cayo Puerco, San Miguel del Junco, Las Nuevas y Monte Naranjito, todas con valores florísticos y faunísticos de significativa importancia.

Esas zonas juegan un importante papel en la continuidad de los procesos ecológicos esenciales para la vida, la preservación de la biodiversidad y la conservación de los ecosistemas, a favor de las poblaciones que residen en sus alrededores.

Las áreas protegidas cubanas abarcan casi el 20 por ciento de la superficie del país y la primera de ellas fue declarada el 12 de abril de 1930 en la Sierra de Cristal, en la actual provincia de Holguín, por el grado de conservación de los bosques de pinares presentes en el lugar.

/mdn/

Artículos relacionados

Encuentran en Las Tunas otros 92 ejemplares del Caracol gigante africano

Julián Velázquez

Especialistas de la Agricultura debaten ideas para acercarse más a la población

Exhortan a un mayor protagonismo de la juventud comunista en sus organizaciones de base

Yami Montoya

Enviar Comentario


7 − = dos