Salud

Por una vida libre de humo

Por una vida libre de humoEl tabaquismo constituye una adicción que preocupa en todo el mundo por las enfermedades que puede provocar tanto entre los consumidores directos, como en las personas que sin quererlo se convierten en fumadoras pasivas.

Generalmente el consumo del tabaco comienza en la adolescencia, marcado por conductas imitativas o por ceder a la presión del grupo.

Aunque quienes fuman conocen de los perjuicios para la salud y las implicaciones económicas para su bolsillo y la solvencia familiar, les resulta muy difícil abandonar por sí solos esta adicción. A este respecto abunda Kenia Rodríguez Maestre, Licenciada en Psicología que atiende Adicciones en el Departamento provincial de Educación y Promoción para la Salud:

“El tabaquismo pasa a ser una adicción porque cumple con tres criterios específicos: la tolerancia, la dependencia y el síndrome de abstinencia, que es cuando se deja de fumar todos aquellos síntomas que aparecen en el fumador y que duran una etapa promedio de un mes.”

Además expresa que los esfuerzos para combatir la adicción no son privativos de una provincia o territorio: “existe un programa nacional de prevención y control del tabaquismo, donde sus principales objetivos están en la creación de centros libres de humo, crear o fomentar las consultas o servicios de cesación tabáquica y hacer cumplir las resoluciones, leyes y circulares que hay para todos los organismos”.

Con la finalidad de ayudar a estas personas, en la oriental provincia de Las Tunas existen consultas de deshabituación tabáquica en cada área de salud. Allí quienes poseen la voluntad para renunciar al cigarro tienen a su disposición un equipo multidisciplinario, que con el respaldo de la psicología y la medicina natural y tradicional, ayudan a los pacientes a disminuir paulatinamente el consumo.

Sobre las características de estos servicios comenta a Tiempo21 Reynerio Camejo Lluch, responsable de la consulta que tiene lugar en la Sala de Rehabilitación del Policlínico Manuel Piti Fajardo.

“En los policlínicos docentes de todos los municipios existe una consulta antitabáquica, se encargan de deshabituar desde el punto de vista físico, psicológico y social. Está integrada por un médico de la familia, un especialista en Medicina Natural y Tradicional, un psicólogo, un profesor de educación física. Han ido muchas personas y la mayoría ha disminuido la cantidad de cigarrillos que consume y otras han eliminado la adicción como tal.”

Solo en el municipio de Las Tunas la prevalencia de fumadores es de casi 13 mil personas, y estudios recientes confirman que cada vez el inicio ocurre en edades más tempranas, por lo que la educación desde la familia y todas las instituciones sociales ha de ser una premisa en la lucha contra la adicción.

/mdn/

 

Artículos relacionados

Respuestas a las insidias: Salario, títulos, familia y el bien de los colaboradores cubanos en Brasil

Redacción Tiempo21

La llegada a casa

Darletis Leyva González

Reciben en Puerto Padre a primera colaboradora cubana procedente de Brasil

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


6 − = dos