Las Tunas, Cuba. Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Home > Las Tunas > Proteger la autoría de sus creadores, un reto de la ANIR

Proteger la autoría de sus creadores, un reto de la ANIR

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Proteger la autoría de sus creadores, un reto de la ANIRLas Tunas.- Casi cuatro décadas después de creada, la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR) mantiene un sostenido aporte de sus miembros en la solución de disímiles problemas de la producción y los servicios en el país.

Esta constituye la organización profesional de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y sus sindicatos para contribuir al avance y perfeccionamiento de los logros científico – técnicos en el sistema empresarial cubano.

La asociación está amparada por la Ley Número 38 de la Asamblea Nacional del Poder popular, de diciembre de 1982, que norma la retribución monetaria de las innovaciones con mayor impacto en los procesos productivos y de servicios.

A pesar de tener respaldo legal y constitucional ese documento todavía se viola en muchas de las entidades con actividad innovadora en la provincia de Las Tunas, lo que limita los aportes de los aniristas a la economía del territorio.

Las causas fundamentales son la poca exigencia y voluntad política de algunas administraciones, máximas responsables del pago de aquellas soluciones que contribuyen a la eficiencia de los procesos tecnológicos.

El asunto tampoco ha sido gestionado debidamente por los sindicatos que representan a estos afiliados, quienes siempre están dispuestos a contribuir a la sustitución de importaciones, el ahorro y la introducción de tecnologías de punta.

En la provincia de Las Tunas, al cierre del 2014 de un total de 84 entidades previstas a evaluar, tramitar y pagar por concepto de innovaciones solamente lo hicieron 40, lo que evidencia falta de una mejor estrategia de trabajo entre la asociación, el sindicato y la administración.

Aún así la contribución a la economía del territorio el pasado año sobrepasó los nueve millones de pesos, según las innovaciones evaluadas, cifra que pudo haber sido mayor si se tuviera más en cuenta la trascendencia de los aportes de los aniristas, que además de generar valores a sus entidades contribuyen al cumplimiento del objeto social del centro.

Estas razones son más que suficientes para que en las entidades de Las Tunas con actividad innovadora se logre la correcta aplicación de la Ley 38, que norma el sistema de estimulación al trabajador por el resultado de sus creaciones.

Aunque se alega que esta legislación es desconocida en muchas instituciones, ello no exonera a los infractores de su incumplimiento.

También es cierto que requiere de atemperarla a la actualización del nuevo modelo cubano y de lograr correspondencia entre el efecto económico y la remuneración que se otorga por las inventivas realizadas.

Las Tunas tiene todavía mucho camino por andar en la aplicación de la Ley 38, para que la ANIR cumpla con el objetivo de proteger la autoría de sus creadores.

/mdn/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Edelmis Cruz Rodríguez

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Como reportera atiende los temas de la Construcción y las organizaciones sociales, fundamentalmente. Es constante en el trabajo diario como una de sus características principales. Le gusta trabajar los temas de la mujer y los colectivos laborales en la base. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @EdelmisCruz

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


dos × = 18