Las Tunas, Cuba. Viernes 18 de Agosto de 2017
Home > Las Tunas > Metamorfosis y encanto de la ciudad de Las Tunas

Metamorfosis y encanto de la ciudad de Las Tunas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Centro Histórico de la ciudad de Las Tunas. (Foto:Tiempo21/Angeluis)

Centro Histórico de la ciudad de Las Tunas. (Foto:Tiempo21/Angeluis)

Medio siglo atrás, el paso de la Carretera Central  por su mismo corazón era, quizás, el principal atractivo de Victoria de las Tunas, una pequeña ciudad oriental identificada por sus leyendas, modestas edificaciones y calles  polvorientas.

No eran pocos los que la bautizaban como aldea dividida en dos. Y cuando se le echaba una ojeada a los mapas, era comparable con  Baracoa, Banes, Mayarí, Palma Soriano.

Es una urbe que en el censo de población de 1953 registraba algo más de 20 mil habitantes, pero ya en la década del 80 del siglo XX alcanzó la categoría de Ciudad de Primer Orden, por contar con más de 100 mil personas.

Lejos de abandonarla, sus hijos han preferido mantenerse en ella y les abren las puertas a foráneos que desean establecerse. Ello fue clave para que del 2002 al 2012 resultara la localidad cubana de mayor crecimiento, con el 13,5 por ciento.

Las Tunas es ahora  la séptima ciudad cubana -en población-, con más de 165 mil habitantes, solo superada por La Habana, Santiago de Cuba, Camagüey, Holguín, Santa Clara y Guantánamo. Y está por encima de reconocidas metrópolis como Pinar del Río, Cienfuegos, Bayamo, Ciego de Ávila y Sancti Spíritus.

A partir de 1977, las esculturas  monumentales, entre ellas La Fuente de Las Antillas, de la afamada Rita Longa, comenzaron a imprimirle un sello ambiental a tales dominios, que ya disponían de centros para la formación de profesionales como el Instituto Pedagógico  Pepito Tey y  una filial universitaria. A esas instituciones se incorporó después la Facultad de Ciencias Médicas Zoilo Marinello.

A tal ambiente urbanístico se le sumaron el combinado de la salud (hospital Ernesto Guevara, hogar de ancianos Carlos Font, el de Impedidos físico, psiquiátrico Clodomira Acosta, centro de electromedicina y banco de sangre), el hotel Tunas, la Sala Polivalente y Plaza de la Revolución.

Todo ello custodiado por las avenidas Carlos Juan Finlay, Dos de Diciembre y 30 de Noviembre, la que desde hace poco muestra un sello de cubanía con la siembra de palmas reales.

También la ampliación de las vías de entrada desde el occidente de la Isla y salida hacia el oriente cubano,  la avenida Camilo Cienfuegos y las rotondas,  le imprimieron nuevos aires a la Capital de la Escultura en Cuba.
Mientras en el noroeste, con la apertura de las Empresas de Estructuras Metálicas y ACINOX, y la planta procesadora de barras corrugadas, se dio un paso sólido en el  desarrollo industrial de una ciudad que hasta la década del 60 del siglo XX, solo disponía de una fábrica de fideos.

No hace tanto, 10 años atrás, el “1876”  era el restaurante de referencia , pero en un santiamén surgieron el “2007”, Nuevo Mundo, La Avenida y La Parrillada, y paralelamente la atractiva cremería Las Copas, el Café Bohemio, el Centro Cultural Huellas, el Piano Bar y el boulevard de la calle Francisco Vega.

Para no quedarse detenida en el tiempo, otra metamorfosis se adueña de la urbe. En la calle Francisco Varona  funciona un nuevo bulevard con variadas ofertas y locales bien definidos. Y para continuar con esa armonía otro espacio público se gestó en un lateral del parque Vicente García, que une el bulevard de Francisco Vega con la arteria denominada Francisco Varona.

El Reymar -unidad gastronómica emblemática transformada en restaurante en su totalidad-, viste sus mejores atuendos, igual que el remozado Hotel Cadillac, convertido en un emporio de lugareños y extranjeros.

En el oeste se construye  una Casa Insólita o casa antigravedad, única  en el país y que será de gran atracción por su singularidad y la aplicación de la ciencia  a la arquitectura.

Se edifica una Casa de la Música, un Parque Temático cerca del  la Plaza de la Revolución, una plaza cultural alrededor del Tanque de Buena Vista y una Chocolatera Bombonera.

Estos atractivos lugares, más las singulares Plaza Cultural y Plaza Martiana, hacen que las personas se vean atraídas por la capital de la provincia que, con un promedio de edad de 79,28 años, es la de mayor esperanza de vida al nacer en la ínsula.

El Balcón de Oriente continúa viaje al futuro y se armoniza en distintos puntos de su geografía para consolidar su infraestructura. Así, el Parque Vicente García deja de ser el único punto de encuentros  de amigos, amistades y parejas.

Ahora , gratamente más populosa,  no solo es admirada por sus hijos, sino también por forasteros que comparan la urbe actual con la que ellos conocieron  décadas atrás. (Agencia Cubana de Noticias)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Roger Aguilera

Periodista. Graduado de Español y Literatura del Instituto Superior Pedagógico. Fue reportero del periódico Sierra Maestra, en la antigua provincia de Oriente. Fue reportero y jefe de Información en el diario 26. Es una de las cátedras del Periodismo en Las Tunas por su alta profesionalidad en el sector. Es el Corresponsal-Jefe de la Agencia Cubana de Noticias en Las Tunas.

Un comentario

  1. Que bueno que Las Tunas avanza. Nací en esa provincia y aunque ya no vivo allá me regocija ver lo bonita que está quedando la ciudad. Ahora, si las principales industrias y empresas que posee le pertenecieran a ella y no a sus poderosas vecinas el desarrollo sería más acelerado. No concibo que la cerveza (por poner un ejemplo) que se fabrica en territorio tunero, deba ir primero a Camagüey, para que esta nos asigne luego la parte que nos toca…y así con Etecsa, Acinox, bases de transporte, etc. Las Tunas necesita un impulso económico.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× 5 = treinta