Las Tunas

Más productivos, mejores salarios: experiencia en Las Tunas

Más productivos, mejores salarios: experiencia en Las TunasPara Daciel Cobas, un segundo alejado de su prensa hidráulica es un segundo que deja de fabricar mosaicos. Por eso cuando tiene que ausentarse por alguna necesidad o imponderable, acelera su traslado de un lugar a otro para regresar lo más pronto posible a su añejo equipo.

Claro -dice- todo ello tiene su recompensa por el reconocimiento a mi labor y los ingresos económicos, como resultado de la calidad y la productividad, según quienes me evalúan.

Este mes de mayo pienso cobrar alrededor de 800 pesos, porque estuvimos cuatro días sin recibir cemento, pero el anterior me monté en mil 100, dice el joven operario de la fábrica de mosaicos  del Combinado de Hormigón y Carpintería Guillermo Tejas, de la Empresa de Materiales de la Construcción de la provincia de Las Tunas.

Es cierto que soy uno de los más productivos -explica-,  pero  todos los operarios cobramos un buen salario porque cada uno sabe que a más productividad,  más ingresos. Además, mensualmente recibimos 13 ó 14 pesos convertibles para el almuerzo  y otros cinco si cumplimos con  la producción física.

Sin embargo, Nelson Lorenzo Frías, almacenero de la industria,  significa que los no  vinculados directamente a la producción se ven perjudicados cuando falla un mecanismo ajeno a la voluntad del colectivo.

Ahora mismo -amplía- tenemos la fábrica abarrotada  de mosaicos, haciendo tanta falta en los  municipios. La producción está ahí, pero   falta gestión en la comercialización.

Es esa una razón por  la cual unos ganan más de mil pesos y otros menos, para un promedio  de 588 pesos por trabajador mensualmente, en el período enero- abril de este año, explica José Miguel Santana, director de Capital Humano de la Empresa.

Obreros de distintas unidades  piensan que  hay posibilidades de elevar la productividad y    el salario, perfeccionando algunos detalles en el proceso de producción y gestión de venta, aunque reconocen que la Empresa ha dado un cambio sustancial para bien, sobre todo por haberle dado cumplimiento  a la Resolución 17 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, en cuanto al pago por rendimiento.

Claro -dice Omar Gallar, de la Arenera El Rincón-previamente se discutieron en cada colectivo las capacidades tecnológicas, las posibilidades de mercado y la respuesta que debían dar los recursos humanos.

Pedro Pérez Leyva, director de la Empresa -en perfeccionamiento desde el 2006–, explica que   la entidad cuenta con 494 trabajadores, quienes  en el cuatrimestre  tuvieron una productividad del 112,9 por ciento y  un salario medio del 112,4.

Es un avance haber tenido  estos resultados en esta etapa, pues en los últimos tres años no había correspondencia entre ambos indicadores, sobre todo por incumplimientos en las producciones, señala.

Por ejemplo -añade-de las seis producciones básicas (piedra triturada, arena beneficiada, mosaicos, baldosas, bloques de hormigón y cemento cola) se incumplieron en todas en el 2012, tres en el 2013 y dos el pasado año.

Este año vamos por buen camino, cumplimos en todas  –subraya–, pero ha sido un proceso constante  con la participación de los trabajadores, quienes son los primeros en buscarle solución a los problemas a una tecnología obsoleta.

No se puede desconocer que hemos recibido ayuda material para darle de alta a algunos equipos, pero para explotar todas nuestras posibilidades necesitamos más equipamiento, como buldóceres para excavar en las minas y  camiones  para transportar materiales , pues sólo disponemos de uno diseñado para realizar esa función en las plantas beneficiadoras de arena y piedra, aclara Pérez Leyva.

No obstante la empresa no ha detenido su marcha, le ha ido dando solución a problemas presentados.

De las tres areneras  existentes,  la de La Canoa dejó de funcionar por agotamiento de la fuente de agua que se utilizaba para lavar el árido y sin perder tiempo el personal  fue ubicado en la de El Rincón para unirse a ese colectivo,  laborar doble turno y suplir el déficit.

También, como parte del programa de aprovechamiento de los recursos, las losas defectuosas o rotas en la fábrica de baldosas, no se desechan,  son convertidas en rodapiés; es un proceso que atrasa el ritmo de producción, pero necesario para  ahorrar materiales.

Yoile Acosta , operador  de cargador frontal, significa: “Hace tres años la empresa solo disponía de un buldócer,  que se trasladaba en rastra de  la trituradora de piedra del municipio de Amancio   hasta la de Las Parras, a una distancia cerca de 100 kilómetros, y después  lo transportaban hacia las areneras de Las Tunas. Era la única forma de producir áridos.

“Cuando recordamos esa realidad y la comparamos con el equipamiento actual — un buldócer en cada mina-, tenemos que reconocer en ello un  cambio notable que  beneficia a todos y la necesidad de que pongamos todo el empeño para avanzar aún más”.

Gallar, dijo sobre Yoile: “Gracias a él su equipo se mantiene de alta, es muy cuidadoso, siempre le está “pasando” la mano, para el bien de él y de los demás”.

El Director de la Empresa de Materiales de la Construcción  pondera que en la medida en que la entidad ha ido recuperándose,  ha    decrecido la sustracción de materiales y el personal ha tenido mayor orgullo de sentirse parte de ella.

Sin embargo, reconoce como talón de Aquiles, la irregularidad en el mantenimiento a los equipos, para prolongarle la vida a la vieja técnica y como una fórmula eficaz para  cumplir con el plan anual: 67 mil 500 metros cúbicos de arena beneficiada y 125 mil de piedra triturada; 69 mil metros cuadrados de mosaicos y 35 mil 500 de baldosas, un millón 800 mil bloques de hormigón, 300 toneladas de cemento cola y un millón de ladrillos de barro.

Pérez Leyva   explica que la Empresa tiene que ajustarse a la realidad constructiva de la provincia: si hay grandes inversiones, las proyecciones deben ser  superiores, pero en estos momentos  los mayores compromisos son con Comercio Interior para la venta a la población y algunas obras que se ejecutan en  el territorio, aunque también se le da respuesta a solicitudes de Camagüey, Granma y Holguín.

La Empresa de Materiales de la Construcción de Las Tunas dejó atrás el camino tortuoso de otros años, para que los trabajadores se identifiquen cada vez más con su centro, una fórmula necesaria para que  la productividad y el salario sigan hermanados. (Agencia  Cubana de Noticias)

/mdn/

 

Artículos relacionados

Dona organización estadounidense sillas de ruedas en Las Tunas

Adalys Ray Haynes

Recuerdan aniversario de la Comandancia de San Joaquín

Yeisnel Vázquez

Modernizarán tecnología para la producción industrial del Combinado 25 de Diciembre en Puerto Padre

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


9 − = dos