Historia

De Dos Ríos a la eternidad

jose-marti_arteLas Tunas.- Cuando Vuelta Grande  lo vio partir, con su traje oscuro, sobre su blanco corcel, revólver en mano, el aire se enrareció. Bien cerca, en las proximidades de Dos Ríos, un vaho caliente anunciaba que los minutos por llegar serían trágicos.

Como truenos, los disparos iban y venían de un lado a otro. No tenían nombre, ni apellidos, llevaban solo una carga mortal; los salidos de la escasa armería mambisa buscaban luz, los de enfrente sumaban odios y mezquindades.

Y uno de ellos, rasgó el cuello del menudo hombre que agigantado por las ideas no lo pensó más y se lanzó al combate.

De súbito, un segundo disparo alcanzó su pierna. No pudo entonces sostenerse sobre la cabalgadura, y con el enemigo casi al alcance de la mano, se desplomó.

Nubarrones negros cubrieron aquel trozo de cielo; el tiempo se detuvo. Otros fogonazos traicioneros quebraron por completo la existencia física de quien días antes, en Rancho Tavera, había sido ascendido a Mayor General del Ejército Libertador.

Atónitos, mambises y españoles, no lo podían creer. Uno de los más dignos cubanos dejaba su sangre y su vida en el campo de batalla.

¡Han matado a Martí! La noticia se esparció como el viento, las lágrimas se multiplicaban hasta en los rostros más duros; el dolor inundaba la nación.

Vuelta Grande, aquel, su último campamento, predecía que algo fatal podía ocurrir.
Y allí está Dos Ríos, que no es precisamente el sitió donde el maestro, el apóstol, dejó de existir aquel 19 de mayo. Dos Ríos marcó el punto de partida para la eternidad.

/ymp/

Artículos relacionados

Comandancia del Cuarto Frente en la memoria de San Joaquín

Tania Ramirez

La Historia me absolverá: 65 años después con plena vigencia

Redacción Tiempo21

Potrero Hormiguero, símbolo de Las Tunas

Tania Ramirez

Enviar Comentario


nueve × 1 =