Las Tunas, Cuba. Martes 12 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Como pasto en primavera

Como pasto en primavera

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Como pasto en primavera

Rafael Aveleira Nápoles, usufructuario de tierras estatales y delegado dircto al XI Congreso Campesino.

Las Tunas.- En La Habana se desarrolla en onceno Congreso de la Asociación nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) y allá está Rafael Aveleira Nápoles fresco y alegre como el pasto de su finca en primavera.

Y es que este hombre de 71 años de edad tiene el mérito de ser uno de los cuatro delegados elegidos directamente para representar a Las Tunas en el más importante evento del campesinado cubano.

“Yo he recibido muchos reconocimientos en mi vida, pero le puedo asegurar que ninguno me ha llenado de tanto orgullo como este. Me siento muy feliz de representar a mi provincia, a mi municipio (Manatí) y a mi Cooperativa de Créditos y Servicios (Valle de Dumañuecos) en una reunión en la cual se debatirán asuntos de gran trascendencia para el futuro de Cuba”.

Así dijo el laborioso campesino a Tiempo21 poco antes de partir para el encuentro, desde esta ciudad, cabecera de la provincia de igual nombre, a unos 700 kilómetros al este de la capital cubana.

Tan apegado vive Aveleira a su familia y a sus reses y sembrados, que aunque su elección al Congreso llenó de alegría a todos en casa, no faltó un reproche.

“Es que La Vieja (así llama a su esposa) anda medio ´repinchá´ (enfadada), porque en los últimos días he tenido varias reuniones y homenajes, y dice que estoy saliendo mucho”, explicó y, casi sin terminar la frase, rio de muy buena gana.

Aveleira es un irrefutable ejemplo de que la tierra es de quien la trabaja. Los terrenos que ocupa son del Estado, pero la finca es suya, hecha por él y su gente a fuerza de amor, inteligencia y laboriosidad.

Según dijo, hace alrededor de seis años le entregaron en usufructo gratuito poco más de 13 hectáreas invadidas de marabú, arbusto que constituye una verdadera plaga vegetal. A brazo partido, él y los suyos  lograron acondicionar el terreno, crearon la infraestructura necesaria y los frutos fueron llegando poco a poco.

“Disponemos de naves para la protección y el descanso del ganado, de tanques de agua donde las reses pueden beber día y noche, y de una base alimentaria que ahora mismo nos permitió enfrentar sin mayores consecuencias, durante casi tres meses, la última sequía, una de las más fuertes sufridas aquí”.

El cooperativista también informó que hoy poseen cinco caballos, 200 ovejas, decenas de aves y 25 vacas; diariamente entregan a la industria unos 25 litros de leche, y también venden al Estado carne y viandas, de acuerdo con un contrato que cumplen rigurosamente, pues –aseguró– “sabemos que esos alimentos van finalmente a manos de la población”.

Pero no todo es tan hermoso como el valle donde Aveleira ha vivido desde la remota infancia.

“Los campesinos necesitamos más respeto, más apoyo para trabajar. Los insumos son deficitarios, y aunque últimamente nos llegan con mayor abundancia y prontitud, aún resultan demasiado caros: muchos agricultores no podemos adquirir los fertilizantes y demás productos químicos necesarios. Yo mismo necesito eliminar una gran cantidad de marabú rebrotado, pero ni tengo el suficiente dinero, ni el Banco me otorga un crédito para ese tipo de labor”.

Teniendo en cuenta esa situación, Tiempo21 preguntó a Rafael Aveleira si ese sería uno de los planteamientos que haría en el Congreso Campesino, que sesionará hasta mañana. El delegado respondió.

“En realidad el Congreso empezó hace mucho rato, desde las bases productivas. Hemos discutido ampliamente ese y otros temas; se han ido adoptando medidas sobre la marcha, y ya lo llevamos todo bien molido, como decimos los guajiros. Los que deben decidir saben con exactitud cuáles son nuestros problemas y nuestras aspiraciones. Personalmente, yo me siento optimista”.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Raúl Estrada Zamora

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Ha trabajado en todos los medios y fue director de la revista Transporte, de La Habana. Se inició en el diario 26 y trabajó como Jefe de Información en la Televisión. Fue editor de Tiempo21. Como reportero atiende los temas del programa alimentario y la agricultura, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @Raulezdecuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


7 − tres =