Opinión

No a la homofobia

No a la homofobiaHace 100, 50 ó 20 años, en Cuba no se actuaba como ocurre en la actualidad.  La sociedad ha cambiado paulatinamente su modo de ser y aunque todavía persisten fuertes rasgos de machismo y falsa hombría, somos más liberales, más tolerantes y más respetuosos que nuestros abuelos y bisabuelos en lo que respecta a la homosexualidad y otras conductas de las personas.

Se nace hembra o varón.  Pero cada quien decide cómo comportarse en su intimidad, cómo vivir su sexualidad y a quién entregar el cariño, la pasión o la compañía porque los sentimientos son los que verdaderamente importan.

Muchos aceptamos esa realidad que no se ha multiplicado, como creen algunos. Solo que una parte importante de los protagonistas decidió no esconder ni sus deseos, ni los temblores de sus cuerpos, ni sus verdades en la oscuridad de la noche o entre cuatro paredes.

Cada cual vive como entiende y así debemos asumirlo porque lo realmente valedero es el comportamiento de cada quien ante las pequeñas y las grandes cosas de la vida. Basta con saber que esa persona es feliz o intenta serlo porque a veces los prejuicios limitan, dañan y duelen.

Cuba avanza a pasos agigantados hacia ese futuro de igualdad total que se quiere en nuestra sociedad, en la que no haya ni la más mínima señal de discriminación por la orientación sexual de cualquier persona, porque eso somos todos: seres humanos con valores, realidades y sueños.

Puede ser el médico que salva la vida de muchos, la maestra que enseña las primeras letras, el escritor que nos lleva a un mundo de ensueños, el chofer que se esfuerza por trasladarnos a un destino seguro. Pueden ser ellos u otros. Puede ser el vecino o los hijos, los hermanos, los padres…

Aceptar a los homosexuales, bisexuales o transexuales es aceptar a los heterosexuales.  A la luz del sol y en el desempeño de nuestras actividades cotidianas todos somos iguales. Por tanto, la aceptación y el respeto deben motivarnos a cada instante.

Lea más:

Comenzó ciclo de cine en Las Tunas por el respeto a la diversidad

 

 

Artículos relacionados

Por un bien común: erradiquemos el hambre

Adialim López Morales

Las niñas, por un espacio significativo

Yanely González Céspedes

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Enviar Comentario


× 9 = sesenta tres