Las Tunas

Lluvia de mangos

Lluvia de mangosLas Tunas.- Aunque en la provincia de Las Tunas, como en toda Cuba, la época de lluvias siempre ha estado enmarcada de mayo a octubre e, indefectiblemente, ha traído aparejado el inicio de la cosecha de mangos, el cambio climático viene trastocando esa regularidad, y este año en abril “llovieron” frutos de ese tipo.

Tanto es así, que al cerrar el mes anterior los agricultores tuneros ya habían recolectado casi 100 toneladas de ese delicioso y nutritivo alimento, hecho completamente inusual, máxime en medio de una de las más fuertes sequías sufridas en el territorio, cuya capital es esta ciudad de igual nombre, a unos 700 kilómetros al este de La Habana.

Ese anómalo suceso tomó por sorpresa a los trabajadores de la industria conservera, que no habían preparado suficientemente las plantas procesadoras.

Sin embargo, según informó a Tiempo21 la Delegación Provincial del Ministerio de la Agricultura (Minag), en pocos días se adoptaron las medidas pertinentes, y las industrias pudieron recibir más del 70 por ciento de la producción acopiada.

Pero todavía es temprano para cantar victoria; porque, si en medio de un abril extremadamente seco los mangos maduraron bien, ¿qué sucedería si mayo se comportara muy lluvioso y, como pudiera esperarse, la maduración de los frutos aumentara aún mucho más? ¿Podrán los fruticultores, los comercializadores y el personal de las plantas conserveras evitar la pérdida de grandes volúmenes de frutas a lo largo de la cadena productiva?

De hecho, ya el quinto mes del año se anunció con escasos aguaceros, pero algunos particularmente intensos.

Como medida preventiva, el Minag orientó a sus empresas acopiadoras, y solicitó a los productores e industriales, concertar precios razonables, a fin de aprovechar todo el mago que aparezca y poder, al mismo tiempo, hacer mayores y más económicas ofertas a la población.

Este año los fruticultores tuneros tienen el compromiso de vender unas mil 100 toneladas de mango a las plantas conserveras locales; la gastronomía, el turismo, las instituciones escolares y de salud, otros centros de consumo social, y a la industria nacional.

Además de sus exquisitos sabores y olores, el mango contiene diversas sustancias capaces de prevenir o ayudar a combatir numerosas enfermedades.

Tanto el fruto como las hojas y la cáscara del árbol, sirven para el tratamiento de los trastornos menopáusicos, la diarrea, la sífilis, la diabetes, la anemia y otras afecciones.

Igualmente, estudios científicos realizados en varias partes del mundo le atribuyen a esta especie vegetal propiedades antioxidantes, por lo que puede contribuir a la prevención de ciertos tipos de cáncer.

Al tanto de esos detalles y de la situación que hoy vive su provincia, los tuneros prefieren que sigan “lloviendo” mangos; pero que también mayo le ponga fin a la agobiante sequía.

/mdn/

 

Artículos relacionados

Amancio, tercer ingenio de Las Tunas que produce en la presente zafra

Yaimara Cruz García

Consejo de la Administración de Las Tunas debate sobre problemática de envejecimiento poblacional

Claudia Pérez Navarro

Mejoran condiciones de trabajo en Central Colombia

Redacción Tiempo21

1 comentario

César 8 mayo, 2015 at 14:59

Vivo en Cabo Rojo, Puerto Rico. Eso mismo está pasando aquí. Los árboles, están florecidos pero con una producción temprana.

Respuesta

Enviar Comentario


6 − uno =